El barrio de Coyoacán es uno de los sitios turísticos más importantes de la Ciudad de México y la gente que labora en sus parques, plazas y calles contribuye en gran medida a darle ese toque de barrio antiguo que lo caracteriza. Con este ensayo fotográfico queremos mostrar las caras y un poco de la historia detrás de esas personas que contribuyen a que Coyoacán sea un lugar donde el tiempo se detuvo una tarde de domingo.

1

Alicia Martínez Bonilla

Soy de Hueyapán, en la Sierra Oriental de Puebla. Tejo en telar de cintura y de pedal. Hago cotones, jorongos, rebozos, huipiles, bolsitas, chalecos... Un jorongo adornado en punto antiguo lo hago hasta en un año o medio año. Me gusta hacer la artesanía, pero también me gusta salir a vender y conocer otros lados.

2

Carmen Cabello

Soy parte del equipo de la Pastorela de Coyoacán. Soy la asistente del Diablo, una diabla bastante tonta que siempre echa a perder todo lo que el Diablo hace para que los pastores caigan en la tentación y no lleguen a Belén. Una diabla involuntariamente buena.

3

Isauro

El organillo no es mío, lo rento… todos los que ves tocando también lo rentan. Ando aquí en Coyoacán y en semáforos, depende del día. Empecé hace dieciocho años, salía regularmente con mi papá, pero ahora ando acompañado de un tío. Ya es como una tradición familiar.

4

Gloria

Vengo de Tejupilco, adelante de Toluca. En hacer uno de estos manteles se tarda uno como dos días porque da mucho trabajo hacerlo, hay que irle deshilando de a poquito. Pido ciento veinte, pero la gente no lo quiere dar, dicen que está bien fácil y que no se qué. A veces me dan cien, cuando me va bien.

5

Benjamín Romero

Aquí con el puestito de papas llevo como diez años, siempre aquí en Coyoacán. Trabajo todos los días, menos los lunes. Me gusta atender a la gente y conocer a la gente que viene de fuera.

6

Raúl Domínguez

Vendo frutitas de dulce desde que tenía diez años. Mis abuelos ya lo hacían, pero yo aprendí con mis tíos. Todas saben igual, pero las que más se venden son plátano, mamey, sandía y fresa, porque son las que los niños más conocen. También tengo mandarina, lima, tejocote, caña y guayaba para el ponche y para la piñata… son las de temporada.

7

Marilú y Raúl

Ya tenemos como diez años en Coyoacán y nos identifican como los de la combi. No compramos la combi precisamente para el negocio, la compramos por caprichito, pero ha servido para transportar la mercancía y para que la gente nos ubique. Los ponchos y las bufandas los fabricamos nosotros mismos.

8

Flor Liliana Raya Galindo

Este negocio lo comenzó mi abuelita hace cincuenta años. Vendemos gorditas de maíz cacahuazintle, que es el maíz que se utiliza para el pozole y es el que le da el sabor característico a las gorditas. Nosotros traemos la harina de un pueblito cerca de Toluca porque en los molinos de la ciudad ya no se encuentra. Muchos usan harina de maíz comercial porque es más barata y fácil de conseguir, pero no es lo mismo.

9

Gloria Landón Sánchez

Este pan de pulque es muy mexicano, es el pan de los aztecas. Ellos lo hacían nada más en día de muertos, pero nosotros lo vendemos cada ocho días. Le ponemos nombrecitos para regalárselo a la suegra, a la reina de la casa, a los abuelitos… Mis papás ya lo hacían y sus papás también. Ellos y yo somos de Texcoco.

10

Víctor Aguilar y familia.

El puesto es de mis abuelos, pero nosotros llevamos trabajando en esto apenas un año. Andamos en todas las ferias de Coyoacán y de otras delegaciones. ¿El secreto de los esquites? Hay que ponerle amor para que salgan bien chéveres.

11

Crisóforo

Somos cuatro generaciones los que hemos trabajado en este puesto. Vendemos pambazos, flautas, tostadas, quesadillas, enchiladas, gorditas, pozolito rojo, pozolito blanco… Aquí trabajamos ocho personas y cada quién tiene su labor. Nuestra especialidad es la tlayuda, la tenemos con tasajo, carne enchilada, chorizo, chapulines...

12

Ignacia Mejía Flores

Siempre he vendido elotes, antes los vendía en Toluca, pero hace seis meses me vine para Coyoacán. A la gente le gusta el elote así tostadito al carbón con limón y sal. También tengo esquites y elotes hervidos por si gusta.

13

Emilio Hipólito

Soy churrero desde hace cuatro años. Empecé de ayudante en general, pero rápido aprendí a hacer churros. El secreto del churro está en batirlo a mano. Mi favorito es el de Nutella con queso crema, pero después de cuatro años ya le perdí un poco el gusto, la verdad.

14

Raymundo Villegas

La mayoría de los dulces los elaboro yo en Tulyehualco, como el dulce de leche, el macarrón, las cocadas, el amaranto, los tamarindos y las pipitorias. ¿Lo que más le gusta a la gente? El amaranto y las pipitorias… a mi también me gusta el amaranto.

15

Cuauhtémoc Aparicio

¿De qué me ves cara? Yo también soy un diablo. Llevamos veintiún años presentando la Pastorela de Coyoacán en el Instituto Juárez. Es teatro de comedia y nosotros salimos a hacerle promoción aquí en la plaza cada época navideña.

Todas las imágenes por Hanna Quevedo.