Son las 15:11. Mientras escribo este artículo la prensa anuncia el inicio de una ola de calor en Madrid: “Se superarán los 40 grados en el centro de la capital. Alerta naranja”. Los que ya llevamos unos cuantos veranos aquí sabemos que esta será la tónica predominante durante todo el estío… Si es tu primer verano en Madrid, toca mentalizarse. Y para que el aclimatamiento no sea tan duro, aquí tienes una lista de planes asequibles con los que casi no echarás de menos la brisa marina.

1. Cómprate un abanico

Cualquier tienda de baratijas puede servir, pero si quieres mover el aire a ritmo castizo visita Casa de Diego: abanicos artesanales, con puntillas y motivos taurinos inundan la emblemática esquina de Sol en la que se ubica desde 1823.

2. Conciertos en las alturas

Todos los domingos, el centro cultural La Casa Encendida celebra en su azotea, la Terraza Magnética, una serie de conciertos. Artistas experimentales que juegan con la vanguardia y la electrónica componen esta propuesta que se repite cada verano. ¿No te suena ningún nombre? No importa, su trayectoria y sus precios populares son sello de garantía.

3. Aprovecha ese título universitario en desuso

Eso o tu matrícula son todo lo que necesitas para entrar en la piscina de la Universidad Complutense: olímpica, limpia, con mucho césped y hasta con chiringuito a precios de estudiante. ¿Eres amante de la tranquilidad? Aquí nunca hay niños.

4. Chapotea a ritmo de electrónica

Madrid Suena se llama la propuesta que aúna piscinas públicas y cultura de club. Este año, el emplazamiento escogido es el Centro Deportivo Municipal Cerro Almodóvar en Vallecas. Dos escenarios para bailar la selección musical de lo más granado de la escena local, con nombres como Avalora o Abu Sou.

¿Cuándo? Sábado 3 de agosto.

5. Refúgiate en el Jardín del Príncipe de Anglona

¿Domingo en La Latina y ni una sombra entre caña y caña? Aprovecha para descansar en este pequeño vergel neoclásico con toques árabes. Grandes árboles, setos y parterres enmarcados en ladrillo componen este espacio diseñado en 1761.

6. Jeff Mills por la cara

¡No es broma! El famoso dj de tecno levantará al público en la Plaza de Matadero acompañado del rey del afrobeat Tony Allen con nocturnidad y alevosía. ¡Baile desenfrenado con entrada gratuita! Alerta spoiler: cuidado con la resaca, es un miércoles.

¿Cuándo? 7 de agosto.

7. Báilate un chotis

O una batucada. Las fiestas populares de Lavapiés son el espacio donde la multiculturalidad y la tradición se unen. Súbete a las atracciones de feria, come pinchos morunos y disfruta de las barras que los bares de la zona sacan a la calle sin moverte de la plaza homónima.

¿Cuándo? Del 8 al 11 de agosto.

8. Saca el traje de chulapo

Sí, eso da calor. Pero un madrileño de adopción a veces tiene que sacrificarse. Por mucho que digan que Madrid se vacía en agosto existen pocas cosas más castizas que las fiestas de La Paloma. Los alrededores de San Francisco El Grande se convierten en un bar ambulante. El escenario perfecto para atemperarse a base de cerveza.

¿Cuándo? Del 12 al 15 de agosto.

9. Busca tu chiringuito urbano

¿Sueñas con comerte un churrasco a la brasa? Yo también. Pero a falta de pan de buenas son tortas. En el quiosco del Parque del Casino de la Reina podrás tomarte tus tapitas a la parrilla sin salir del centro. ¿Dónde está? Entre las paradas de metro de Embajadores y Acacias.

10. Ponte a remojo

Y sin necesidad de ir a la piscina. Los chorros de Madrid Río son una buena solución para combatir el bochorno. Culmina tu paseo por la ribera del Manzanares y su frondosa vegetación en chanclas y salpicando a tus amigos.

11. Practica la “staycation”

¿Qué dice, señora? Sí, staycation, la palabra que resume la idea de viajar sin salir de casa. Prueba con un barrio periférico y residencial, como la Alameda de Osuna. Allí puedes disfrutar de lunes a viernes del menú del día del Hotel Osuna. Y pasarte la tarde chapoteando en su piscina por el mismo precio. Su arquitectura de bungalows a lo Melrose Place te transportará a California.

12. Fescinal: la gran pantalla al aire libre

Fescinal es el festival de cine nocturno que se celebra en el Parque de la Bombilla, ubicado en la zona de Príncipe Pío. Películas para toda la familia, como Dumbo; cine indie español premiado, como Ana de día; o westerns como Los hermanos Sisters son solo algunos ejemplos que hablan de la heterogeneidad de esta propuesta.

¿Cuándo? De julio a septiembre. Consulta la programación aquí.

13. Sotomontes, el club de campo que necesitabas

Sobre todo, porque para entrar no necesitas ser socio. Eso sí, para llegar necesitas vehículo privado ya que se encuentra un poco más allá del Pardo. Por 13 euros puedes disfrutar de un día sol, tumbona y refrigerio.

14. Refréscate con horchata (y helado)

Dicen que la de la heladería italiana Los Alpes ocupa un puesto privilegiado en el pódium de las mejores de la ciudad. Y aquí corroboramos. Elaboran sus productos de forma artesanal desde 1950. Un templo del frescor en la zona de Moncloa.

Bonus track: el antídoto final contra la morriña

Esta es una recomendación para gallegos emigrados, pero puede valer para cualquier amante del buen yantar. Pásate por la marisquería La Paloma, en la zona de La Latina y pide un ribeiro, —lo sirven en “cunca”— y una ostra. Te transportarás a A Pedra en Vigo.