Una de las definiciones de la RAE para la palabra jerga es: «lenguaje especial utilizado originariamente con propósitos crípticos por determinados grupos, que a veces se extiende al uso general». ¿Podríamos decir entonces que los almerienses en nuestra jerga queremos hablar en clave para que sólo lo entiendan unos pocos y así no desvelar nuestros secretos? Bromas aparte, la jerga almeriense a veces a los de fuera les puede sonar un tanto extraña. Si es tu caso no te preocupes, con este listado de verbos almerienses estoy segura de que te será mucho más fácil descifrar lo que te estamos diciendo. Esto es como cuando empiezas a estudiar un idioma nuevo, has de empezar por los verbos.

1. Arrejuntar

Los almerienses lo utilizamos para cuando queremos hablar de dos personas que viven juntas pero sin ser matrimonio. Ejemplo: María y Luis primero se arrejuntaron y años más tarde se casaron.

2. Arranar

La RAE recoge arranarse, que viene de rana y cuyas acepciones son «caer abriéndose de piernas», y «sentarse en el suelo con las piernas entrecruzadas, ponerse en cuclillas». Pero los almerienses también lo utilizamos para decir que algo va muy cargado de cosas. Ejemplo: llevo el coche arranao con tantas maletas que llevo.

3. Atacar

Un verbo que tiene multitud de significados y que se usa generalmente cuando queremos decir que alguien se abalanza sobre algo o sobre alguien con la intención de hacer daño. Pero claro, los almerienses, con nuestro entusiasmo por darles a las palabras otros significados, este verbo lo utilizamos mucho también cuando queremos decir que alguien está muy nervioso. Ejemplo: el día que me casé estaba atacá.

4. Atrochar

La RAE habla de trocha, cuya primera acepción es «vereda o camino angosto y escusado, o que sirve de atajo para ir a una parte». Pero es que a los almerienses no nos gusta esta palabra como sustantivo por lo que preferimos utilizarla como verbo. Así pues, aun teniendo un significado muy parecido, atrochar lo utilizamos para decir «coger un atajo». Ejemplo: lo que tienes que hacer para llegar antes es atrochar por la carretera de la universidad.

5. Berrear

Su significado es dar berridos para los animales y llorar o gritar con ímpetu para las personas, pero los almerienses también lo utilizamos cuando queremos decir que algo está muy caliente. Ejemplo: esto no hay quien se lo coma, ¡está berreando!

6. Cuchar

El verbo predilecto para los almerienses. La RAE reconoce la palabra cucha como sustantivo para denominar a una cama de perro o como interjección para ordenar a un perro que se acueste, pero los almerienses lo utilizamos con fines bien distintos. Lo usamos para llamar la atención de alguien para que mire cierta cosa o también cuando estamos sorprendidos. Ejemplo: ¡Cucha! Y, ¿por qué te enfadas?

7. Embarcar

Verbo al que la RAE otorga diferentes significados, como «introducir personas, objetos, animales, etc. en una embarcación, tren, avión u otro medio de transporte», pero no la interpretación almeriense. Usamos el verbo embarcar para decir que una pelota u otro objeto ha sido lanzado hacia arriba y ha quedado atrapado sin volver de regreso. Ejemplo: los niños jugando han embarcao la pelota en el árbol.

8. Emperchar

Verbo sencillo cuyo significado no es otro que colgar de una percha. Pero si un almeriense te está diciendo que te va a emperchar, ten por seguro que generalmente no es para algo bueno. Este verbo lo utilizamos cuando queremos hablar con alguien muy seriamente. Ejemplo: ¡Ten cuidado que como Juan te emperche te va a decir cuatro cosas!

9. Enlomar

Aunque la RAE define enlomarse como «dicho de un caballo, cuando arquea el lomo para prepararse para dar un bote», no tiene nada que ver con los significados que los almerienses le damos. Y es que nosotros lo utilizamos para dos cosas: para decir que se está haciendo un trabajo con sobreesfuerzo y para decir que alguien ha sido golpeado por otra persona con fuerza. Ejemplo: vengo enlomao de trabajar en el invernadero; o lo enlomaron en la puerta de la discoteca cuatro delincuentes.

10. Enjannatar

Verbo autóctono cien por cien almeriense y que se utiliza para cuando queremos decir que alguien llora a moco tendido. Ejemplo: el niño de la María se puso enjannatao porque su madre lo castigó sin videojuegos. Además, también somos muy dados a añadirle el sufijo -ico, – ica para darle más énfasis. Otro ejemplo: me encontré a mi amiga enjannataíca porque la había dejado el novio.

11. Enjarinar

Viene de enharinar y los almerienses lo utilizamos tanto para hablar de espolvorear o cubrir algo con harina —su significado original— como para decir que algo está sucio o tiene mucho polvo. Ejemplo: tengo el coche enjarinao de tierra.

12. Escalabrar

Viene de descalabrar y significa ‘herir en la cabeza’. Pero los almerienses preferimos decir escalabrar, ya sabes, por esto del lenguaje encriptado. Ejemplo: dos niños se pelearon en el parque y uno escalabró al otro con una piedra.

13. Escocer

Además de usarlo para cuando una parte del cuerpo se pone enrojecida o inflamada y con una sensación parecida a una quemadura, los almerienses lo utilizamos también cuando queremos decir que alguien está molesto o enfadado por algo. Ejemplo: a ver si Paco ahora se va a escocer porque no lo hemos invitado a la boda.

14. Esfaratar

Viene de desbaratar y su significado en origen es el mismo para el verbo almeriense, es decir, se usa para decir deshacer o desordenar algo. Ejemplo: mi hija tiene siempre la habitación esfaratá y nunca la recoge.

15. Goler

Otro verbo autóctono que se utiliza en lugar de cotillear. Ejemplo: a mi vecina lo que más le gustar es goler por la mirilla de la puerta. También has de saber que las personas que hacen esta acción son denominadas goleoras.

16. Jalar

Verbo que según la RAE tiene un gran número de significados, como emborrachar, esnifar o realizar el coito, entre otros. Pero la que es utilizada por los almerienses es la de comer con mucho apetito. Ejemplo: si te pasas el día jalando ya verás como te vas a poner. Ya si eso, los vicios los dejamos para otra ocasión.

17. Lampar

La RAE lo define como «afectar la boca con una sensación de ardor o picor» o «tener ansiedad por el logro de algo». Aunque con la primera acepción van más o menos los tiros, la verdad es que los almerienses lo utilizamos para hablar de comer en abundancia, es decir, es sinónimo para nosotros del verbo jalar. Ejemplo: en la boda de Manuel estuvimos lampando toda la noche.

18. Papear

Otro verbo para hablar de comer —no con ansias—. Según la RAE, esta sería la forma vulgar para describir esta acción, aunque a los almerienses nos importa bien poco lo que diga la institución. Ejemplo: ¡Vamos al papeo niños!

19. Petar

Este verbo para la RAE tiene tres significados. El primero es ‘agradar, complacer’; el segundo es ‘estallar o explotar’, y el tercero es ‘golpear en el suelo, llamar a la puerta’. Aunque los almerienses sí es verdad que lo utilizamos para la segunda aclaración, también le damos nuestro propio significado cuando queremos decir que un lugar está abarrotado de gente o algo muy lleno. Ejemplo: fui a la playa del Zapillo y estaba petá de medusas.

20. Rejumbrear

Verbo oriundo almeriense que se utiliza cuando queremos decir que alguna carne, especialmente las de caza, tienen un sabor fuerte no muy agradable. Ejemplo: el arroz con conejo que hizo la Lola no me gustó porque rejumbreaba mucho.