1. El terremoto pasó y el riesgo ha terminado

Visitar la Ciudad de México es totalmente seguro. La mayoría de los museos y atractivos turísticos alrededor de la ciudad han reabierto sus puertas después de inspecciones de seguridad que garantizan el estado de las edificaciones. Los hoteles también se encuentran en operación y todos ellos deberían tener oficios que garanticen una inspección por parte de las autoridades correspondientes.

Si tenías tus planes de visita avanzados y contabas con reservaciones en algún hostal o AirBnB de las colonias Roma o Condesa, ponte en contacto con los administradores del lugar y verifica que se encuentre en buen estado y que cuente con alguna forma de verificarlo. Ten en cuenta que zonas turísticas como el Centro Histórico, Polanco, la Juárez y Coyoacán no resultaron tan afectadas por el sismo y pueden ser buenas alternativas de hospedaje.  

La movilidad en la ciudad también está recuperada. Aunque algunas calles pueden permanecer cerradas, las avenidas y diferentes accesos a la Ciudad de México ya se encuentran operando normalmente. Las corridas de autobuses y vuelos desde el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México también han regresado a la normalidad.  

 

2. Tu visita ayuda a reactivar el turismo

La mejor forma de ayudar a la Ciudad de México es haciendo que las cosas vuelvan a la normalidad. El turismo es uno de los grandes motores de la economía local (tan sólo el año pasado el turismo dejó una derrama de más de 84 mil millones de pesos) y es una de las industrias más resilientes del país. Los servicios turísticos locales ya se encuentran operando normalmente y una vuelta por la ciudad de los palacios es tan atractiva como siempre lo ha sido.   

 

3. Es más fácil ayudar desde aquí

Es fácil perderse en el mar de opciones que existen para aportar recursos a la reconstrucción de las zonas afectadas por el terremoto. Aunque toda ayuda es buena, siempre es mejor ayudar de primera mano. Esto no sólo garantiza que tus donaciones llegarán a las manos correctas, sino que te dará mucha más satisfacción que hacer clic en una página de internet.

La Ciudad de México está llena de centros de acopio que ofrecen llevar ayuda de forma directa a los damnificados. Acercarte a estos lugares te dará un panorama mucho más complejo de la situación que está viviendo el país en este momento y también te contagiará la esperanza que se manifiesta de múltiples formas por toda la ciudad.  

Por cierto, si, independientemente de tu visita, estás buscando una forma efectiva de hacer una donación para ayudar a México, en este artículo puedes encontrar buenas y diversas opciones.

 

4. Ayuda a que la ciudad recupere su ritmo

Tal vez te invada ese sentimiento de que no es el mejor momento para visitar la ciudad. Trata de quitártelo de la cabeza. Nosotros también estamos tratando de superar lo sucedido y no hay mejor manera de hacerlo que regresar a nuestro ritmo normal. Las calles de la ciudad siguen presentando señales de lo acontecido, pero también están llenas de la vida y el color que siempre las ha caracterizado.

No lo pienses dos veces, nunca ha habido mejor momento para visitar la Ciudad de México.

 

5. Ayuda a correr la voz

Es fácil quedarse con las imágenes de los noticieros y las notas que han invadido las redes sociales. Estas imágenes son reflejo de un momento trágico, pero puntual. Visitar la Ciudad de México ayudará a que te quites esas imágenes de la cabeza y a que corras la voz de la realidad que se está viviendo actualmente. Estamos en labor de reconstrucción a muchos niveles, y eso sólo lo experimentarás de primera mano. Ayúdanos a decirle al mundo que seguimos de pie y que estamos listos para recibirlos.

Ayúdanos compartiendo este mensaje con aquellos que estén considerando posponer o cancelar su viaje a la Ciudad de México. ¡Aquí seguimos y más vivos que nunca! #FuerzaMéxico