Tan pronto me mudé a México, empecé a soñar con viajar a través de las Barrancas del Cobre a borde del Chepe —el único tren de pasajeros que opera en el país— y poder conocer a los tarahumara, una comunidad indígena reconocida por su estilo de vida aislado, en lo más apartado de la Sierra Madre Occidental.

Casi cinco años después, mi sueño se hizo realidad. Abordé el tren en la ciudad de Chihuahua, fui testigo de las vistas más espectaculares de México y conocí no una, sino dos de las comunidades más misteriosas del país: los tarahumara y los menonitas.

La ruta

Foto: Chepe.com

El tren conecta la ciudad de Chihuahua con Los Mochis, en la costa del Pacífico Mexicano, y atraviesa las Barrancas del Cobre, un grupo de seis cañones que son cinco veces más grandes que el Gran Cañón. El recorrido se extiende por 673 kilómetros y puede tomar menos de un día; sin embargo, conviene hacer varias paradas a lo largo de esta maravillosa ruta.

Foto propiedad de la autora

Planea tu viaje

El tren ofrece dos tipos de boletos; primera clase y económico.

El tren con carros de primera clase sale todos los días de Chihuahua a Los Mochis y de Los Mochis a Chihuahua a las seis de la mañana, llegando a su destino final a las nueve de la noche. Se detiene a recoger pasajeros en Cuauhtémoc, Creel, Divisadero, Posada Barrancas, Bahuichivo/Cerocahui, Témoris, El Fuerte y Los Mochis. En este tren hay dos o tres carros con aire acondicionado, asientos reclinables, baños ecológicos, carro comedor y hasta un bar. La tarifa para la ruta completa es de aproximadamente $3200 pesos, pero ten en cuenta que este boleto solo te permite bajar del tren en tres ocasiones. Si planeas pasar un día en cada una de las paradas para ir a explorar, te recomiendo comprar boletos por separado para ir de una estación a la otra.

Los carros de clase económica se encuentran en el mismo tren, pero solo los lunes, jueves y sábados de Chihuahua a Los Mochis, y los martes, viernes y domingos de Los Mochis a Chihuahua. Los servicios de la clase económica son prácticamente los mismos que en primera, pero el boleto cuesta $1900 pesos. Ten en cuenta que eventualmente tendrás que hacer uso de la primera clase si no quieres esperar dos noches a que llegue la opción más económica.

Foto propiedad de la autora

El mejor momento para viajar es en el otoño. En el verano, el clima es húmedo y el tren se llena demasiado, así que es posible que no puedas abordar la clase económica ya que los asientos no están numerados. Las temperaturas durante el invierno descienden por debajo de los cero grados y aunque los carros tienen calefacción, muchos cuartos de hotel no la tienen. La temperatura en primavera es bastante cómoda, pero el paisaje puede estar bastante seco después de cuatro meses sin lluvias.

Chihuahua

La ciudad de Chihuahua es muy agradable para caminar y tiene una arquitectura espectacular, como en el caso de la catedral o la Casa de Juárez. Date tiempo de visitar el Museo Histórico de la Revolución, donde habitó el General Francisco Villa, una de las figuras más prominentes de la Revolución Mexicana. El museo conserva documentos, fotografías, armas y muchos otros objetos de la época revolucionaria.

Cuauhtémoc

Foto propiedad de la autora

La mayoría de los pasajeros del tren se van directamente a Creel, pero Cuauhtemoc no es una ciudad que debas pasar por alto, tan solo por su gran comunidad menonita. La mayoría de los menonitas viven en campos, pequeños asentamientos sin nombre caracterizados por una calle principal, casas de estilo europeo, granjas y grandes extensiones de campos y huertos. Si planeas hacer una visita, te recomiendo que agendes un tour que te permite visitar las granjas de queso, el Museo Menonita, la escuela, la iglesia y participar de una comida tradicional en un hogar menonita. Incluso puedes comprar una bolsa de manzanas recién cosechadas o un paquete de galletas caseras.

Creel

Foto propiedad de la autora

La primera parada turística dentro de la Sierra Madre Occidental es Creel , una población llena de hoteles y turistas. Su principal atractivo está en los viajes de un día que puedes tomar para descubrir los bosques, cascadas, lagos, ríos y cañadas de los alrededores, además de tener la oportunidad de conocer los hogares de los tarahumara. Aunque es posible explorar los alrededores por tu cuenta, lo más recomendable es agendar un tour a través de algún hotel por cuestiones de seguridad y por la falta de transporte público. También te recomiendo tomar el tour que incluye la visita al Valle de los Hongos, el Valle de las Ranas, Misión San Ignacio, las cascadas de Cusarare y las cuevas en donde habitan algunas familias tarahumara. Otro lugar muy recomendable es el spa de aguas termales de Recowata. Si decides visitar Batopilas, una ciudad minera a varias horas de Creel, lo puedes hacer a través de autobuses locales; sin embargo, tendrás que pasar la noche en dicha ciudad y regresar a Creel al día siguiente.

Divisadero

Foto propiedad de la autora

Divisadero se encuentra frente a las Barrancas del Cobre, por lo que la vista es espectacular. Hay un funicular para 60 personas que te llevará de un extremo a otro del cañón en solo diez minutos, dejándote oportunidad de apreciar la vista por otros veinte, para finalmente regresar al punto de partida. Para los más aventureros, existe una tirolesa que hace el mismo recorrido. También hay muchos senderos dignos de ser recorridos, así que asegúrate de llevar unos buenos zapatos, sombrero, y mantenerte hidratado. En la estación del tren hay varios puestos donde los tarahumara venden artesanías y comida. Prueba las gorditas de masa azul rellenas de carne, flor de calabaza y champiñones.

El tren se detiene en Divisadero por 15 o 20 minutos, tiempo insuficiente para sacarle todo el provecho a este punto. Te recomiendo hospedarte en Creel y hacer el viaje a Divisadero en autobús. Otra opción puede ser contratar un tour en tu hotel para visitar Divisadero por la mañana, quedarte ahí unas horas, y abordar el tren de las dos de la tarde hacia Bahuichivo. La opción más cara es quedarse en el Hotel Posada Barrancas, a 4 kilómetros de Divisadero.

Bahuichivo

Esta parada se encuentra a 45 kilómetros del pueblo de Cerocahui, así que si pretendes bajar del tren para pasar la noche, asegúrate de tener reservación en alguno de los hoteles. Los hoteles se encargan de mandar autos a recoger a sus huéspedes, ya que no hay transporte público entre el pueblo y la estación.

Cerocahui es una pequeña comunidad en el corazón de la Sierra Tarahumara. La vista desde Mirador Cerro Del Gallego Chihuahua es impresionante y justifica quedarte aquí una noche. Desde aquí se puede observar la Barranca de Urique, la más profunda en toda la ruta. Revisa las opciones de tours que hay en tu hotel y toma el que más te convenga. Si quieres visitar la cascada de Cerocahui, estas se encuentra a una hora y media del poblado. Si decides ir por tu cuenta, sigue el camino de la izquierda.

Foto propiedad de la autora

Al salir de Cerocahui, asegúrate de llevar tu cámara a la mano y reservar un buen lugar junto a la ventana. Esta parte de la ruta es la más impresionante. El tren cruza por 686 túneles, varios puentes, cascadas y cañones.

El Fuerte

Foto propiedad de la autora

El Fuerte Centro es la primera parada del tren en Sinaloa y se trata de un pequeño pueblo de origen minero junto al río del mismo nombre. Visita el Museo El Mirador y agenda un tour a través del río (ya sea en tu hotel o en la oficina de turismo), pero ten en cuenta que el clima es muy caluroso y húmedo, la temperatura rara vez baja de los 30 grados y puede haber muchos mosquitos.

Conviene que tengas una reservación de hotel y transporte asegurado para llegar al centro. Algunas veces encontrarás taxis esperando a los viajeros más despistados, pero se llenan bastante rápido y es posible quedarse varado.

Los Mochis

Lo mejor de Los Mochis son las playas cercanas. Puedes ir directamente a Topolobambo y pasar ahí la noche o quedarte en Los Mochis y tomar un autobús a la costa. En Topolobambo encontrarás tours a la isla El Farrallón, donde podrás observar lobos marinos. Pregunta por el tour en tu hotel o camina hasta el muelle, donde encontrarás muchas opciones para visitar la isla.

Si prefieres quedarte en la playa y degustar los mejores mariscos de la región, ve a Playa El Maviri . Puedes llegar en transporte público desde Los Mochis, pero ten en cuenta que el último autobús de regreso sale a las seis de la tarde. Después de eso, tendrás que regresar en taxi. Este es el lugar para probar el famoso pescado zarandeado, un pescado a la parrilla marinado en una exquisita salsa.