1. MUSA – Museo de las Artes de la Universidad de Guadalajara

Aunque muchos sólo conocen este edificio por ser el lugar donde los de la UdG se gradúan, lo cierto es que el MUSA tiene las exposiciones artísticas de mayor calidad en toda la ciudad. Para empezar, el lugar cuenta con dos murales de José Clemente Orozco que puedes visitar de martes a domingo. Además, constantemente puedes encontrar exposiciones de grandes artistas nacionales como Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros. Incluso, puedes encontrar exposiciones de talla internacional donde se exhibe el trabajo de artistas como Henri Matisse, Pablo Picasso y hasta David LaChapelle.

Sus eventos suelen ser bastante accesibles (incluso gratuitos) y siempre están cambiando el programa, por lo que no te olvides de echarle un ojo para ver sus más recientes exposiciones.

 

2. MAZ – Museo de Arte de Zapopan

Si te inclinas más por el arte contemporáneo, quizás el MAZ sea la mejor opción para ti. Aunque no está precisamente en Guadalajara, el museo aún está en el corazón de la ZMG, pues se encuentra justo frente a la Basílica de Zapopan. El MAZ exhibe piezas nacionales e internacionales. La última exposición a la que fui incluía espejos giratorios y cascos de realidad virtual. Además de las exposiciones, puedes encontrar ciclos de cine y conferencias con creadores locales.

Si eres un purista amante del arte clásico, quizás este no sea tu museo, pero si te gusta experimentar un poco con los conceptos del arte moderno, vale la pena darse una vuelta y fotografiar la pieza que más te saque de onda.

 

3. Museo Regional de Guadalajara

A post shared by INAH (@inahmx) on

Si lo que buscas es un acercamiento más científico a la historia de Jalisco, no te puedes perder el Museo Regional de Guadalajara. Sus salas se enfocan en los descubrimientos arqueológicos e históricos de la zona, pero la verdad es que casi todo el mundo va por el esqueleto gigante del mamut que se exhibe permanentemente.

Aunque este esqueleto es bastante impresionante, también hay otras piezas que valen la pena. Vas a encontrar varios fósiles en exposición y también una muestra permanente de pintura de los últimos 400 años. Además, el Museo Regional de Guadalajara se encuentra en pleno centro de la ciudad, así que es la oportunidad perfecta para incrementar tu bagaje cultural y luego rematar con un tejuino.

 

4. Museo Nacional del Tequila

A post shared by Gabrielle (@gabrielle_kigal) on

Si el arte no es lo tuyo, pero aún así quieres sentirte culto y decir que fuiste al museo en vez de al bar, ¡el Museo del Tequila es para ti!

El museo ofrece información muy completa acerca del proceso de producción del tequila. Pero también exhibe una impresionante colección de botellas e incluso habla del papel del tequila en la cultura popular. Este museo no está en Guadalajara, sino que está ubicado en el pueblo de Tequila (¿se te ocurre un mejor lugar?). Pero la mejor parte es que después del recorrido cultural siempre puedes ir a pasearte por una destilería para poner a prueba todos los conocimientos tequileros que acabas de adquirir.

 

5. Ex Convento del Carmen

El Ex Convento del Carmen es uno de mis sitios favoritos en Guadalajara. Tiene un ambiente mucho más relajado que otros museos y cuenta con cinco salas con exposiciones de fotografía, pintura y escultura. También ofrece talleres y actividades permanentes relacionadas con la música y la literatura. Lo mejor es que todos los viernes presentan un Callejón del Libro donde puedes encontrar todo tipo de volúmenes por precios que no existen en la Gonvill.

 

6. Casa Clavigero

A post shared by Carlos Fonseca (@charlsguy) on

La Casa Clavigero o Casa González Luna es más conocida por su mérito arquitectónico que por su oferta cultural. Después de todo, fue construida por Luis Barragán. Sin embargo, la casa/museo ofrece visitas guiadas a las instalaciones, exposiciones de pintura y fotografía y homenajes a diferentes creadores artísticos. Si quieres aún más incentivos, debes saber que el café del museo es de lo mejor.

 

7. Centro Cultural El Refugio

El Centro Cultural El Refugio ofrece un poco de todo: exposiciones de artistas plásticos, talleres abiertos al público y obras de teatro. El centro también es la sede del festival TlaquepArte y del Premio Nacional de Cerámica. Su programa siempre está cambiando, así que es difícil aburrirse en este espacio.

Si el concepto de museo es muy calmado para ti y prefieres un poco de adrenalina, El Refugio ofrece recorridos nocturnos, donde un grupo de actores representa las leyendas que rodean al edificio. No saldrás del paseo sin unos cuantos sustos, lo prometo.

 

8. Instituto Cultural Cabañas

A post shared by Jesús Ramirez (@jrfromptc) on

Es difícil hablar de museos en Guadalajara y no mencionar al Cabañas. La entrada te va a costar unos $70 pesos, pero te aseguro que valdrá la pena. De entrada, el edificio es en sí mismo una obra de arte. Añádele la Orquesta Sinfónica de Guadalajara rodeada de luces tocando un homenaje a Bach en el patio central y tienes magia pura.

El Cabañas no se dedica únicamente a exponer arte clásico, sino que tiene unas de las propuestas artísticas más interesantes de la ciudad. Actualmente cuenta con una exhibición de esculturas hiperrealistas que retratan a la perfección el rostro de José Clemente Orozco, así como una escultura monumental que representa dos dedos gigantes —perfecta para tomarte una foto y subirla a Instagram.

 

9. Trompo Mágico

Dudé en incluir al Trompo Mágico porque su audiencia va dirigida más hacia los niños. Sin embargo, la verdad es que aunque ya hayamos dejado la infancia hace unos cuantos ayeres, no se puede negar que la calidad de este museo es bastante buena. No sólo hay actividades para los más peques, sino que dan talleres, conferencias e incluso traen a países invitados para montar exposiciones en sus salas.

Yo me he topado con un poco de todo, desde proyecciones de películas de Bollywood hasta firmas de libros con autores alemanes. Échenle un ojo a su programa de actividades y pasen un sábado diferente sin salir de la ciudad.

 

10. Museo de Arte Huichol Wixárica

A post shared by Felipe (@gar_gam) on

Este museo se creó con la finalidad de promover el trabajo artesanal del pueblo huichol. La exhibición cuenta con muestras de joyería, máscaras talladas en madera, ropa típica y, además, una muestra fotográfica que retrata las escenas cotidianas de la vida de este grupo étnico. Mi parte favorita es que al final de tu visita puedes adquirir algunos de estos productos. No importa lo que digan, una nunca podrá tener suficientes pulseras de chaquira.