1. Góngora

Estudiamos su rivalidad con Quevedo en el Siglo de Oro en nuestras clases de literatura, nuestros profesores se aseguran de que nos sintamos orgullosos de él allá donde vayamos y ciertas personas incluso lo usan como nombre para sus discotecas. ¿Cuántos hemos leído su obra en detalle? Permanece un misterio. ¿Cuántos universitarios salen de fiesta y van a Góngora? Una pechá.

2. Nuestros artistas más mediáticos

India Martínez, Antonio José, Fernando Tejero… Canten con una voz única, ganen La Voz o los conozca toda España como “Emilio, el de Aquí no hay quién viva”, nuestros artistas lo valen y son de lo más apañaos.

3. Julio Romero de Torres

Pintor de la mujer cordobesa y conocido por obras como “La chiquita piconera”, sus cuadros rezuman un estilo único. Y es que los cuadros del pintor son tan únicos, tan del sur y tan folclóricos que las bodegas Cruz Conde no dudaron ni un segundo en usar una de sus obras para las etiquetas de su anís dulce.

4. Nuestro Montilla-Moriles

Donde se ponga un buen vino de denominación Montilla-Moriles, que se quiten las tonterías.

5. Nuestro aceite de oliva y nuestras aceitunas (u olivas para los sofisticados)

Foto: ulleo

Si tenemos algo en Córdoba, es olivos y aceitunas. Shh, Jaén no existe. Como en muchos sitios de Andalucía, utilizamos el aceite de oliva para todo. Freímos con él, lo ponemos en nuestras ensaladas y hasta en el pan. A los extranjeros les parece raro, pero una vez lo prueban, no hay dios que los pare.

6. Nuestro salmorejo

Porque os recuerdo que el salmorejo es originario de Córdoba.

7. Nuestro pasado islámico y romano

Desde las calles de la judería hasta los pueblos blanquitos de la subbética cordobesa, respiramos multiculturalidad histórica por las esquinas. La Mezquita, Medina Azahara, el puente romano y la multitud de villas romanas distribuidas por la geografía de la provincia nos respaldan. Y si no me creéis, dad una vuelta por el Museo Arqueológico de Córdoba. Está todo muy bien explicado, y eso de tener un pasado multicultural es con seguridad motivo de orgullo cordobés.

8. Nuestros patios

Las eternas colas de turistas esperando para ver los patios de Córdoba hablan por sí solas. Nuestra feria puede no ser la de Sevilla, nuestros artistas pueden no ser tantos como los de Cádiz y puede que tengamos menos olivos que Jaén. Ahora, que en lo que viene siendo patios bonitos, ganamos nosotros porque nuestros patios son únicos.

9. Ser los primeros en trasplantar un corazón en Andalucía

El año 1986 vio el primer transplante de corazón de Andalucía. ¿Adivináis donde se realizó o lo cuento yo? Va, os lo cuento. Fue en Córdoba, en el hospital Reina Sofía. Nosotros, ¿orgullosos? No, ni ná.

10. Córdoba CF

Puede que suban y bajen de división de forma irregular, pero ni por esas se desmotivan sus fanáticos… cosas de orgullo futbolero cordobés.

11. Nuestras temperaturas veraniegas

Una publicación compartida de Cristina (@crissasa) el


Termómetros callejeros que se rompen y marcan 50 grados, temperaturas realistas de 45ºC. No es algo que hayamos elegido, pero eso de poder chulearse de casi siempre tener las temperaturas más altas del país y en ocasiones Europa está muy bien.