Foto: Eneas de Troya

1. “Hablas muy buen inglés.”

Ésta es una clásica. Muchos “White Americans” asumen que por venir de una familia mexicana, automáticamente te convierte en un mal angloparlante. Sin considerar, por supuesto, que muchos México-americanos son primera o segunda generación y crecen hablando inglés como lengua materna. Oh y, además, son bilingües. You’re welcome.

 

2. “¿Eres mojado?”

Sí, es verdad que un gran número de familias mexicanas se han visto en la necesidad de cruzar la frontera de manera ilegal, forzados por las circunstancias de su país de origen. Sin embargo, eso no significa que todos los mexicanos que residen en Estados Unidos lo hacen como indocumentados. Muchas familias son residentes perfectamente legales del país y contribuyen como cualquier otro ciudadano americano.

 

3. “Mexicana… ¡Muy caliente!” (léase con acento gringo)

Disculpa, pero ser mexicana no me compromete a poner mi libido al servicio de nadie.

 

4. “Debes ver muchas telenovelas.”

Lamento desilusionarte, pero dejé esa fase de mi vida después de “Amigos por Siempre”. No la extraño.

 

5. “No te ves como mexicana.”

Ésta abarca muchos rubros. Desde el color de piel, los ojos o el cabello, pero todas se resumen a que no encajas en la imagen morena, baja y de cabello negro y lacio que muchos americanos esperan al pensar en un mexicano. Lo sentimos, amigos. Venimos de ancestros europeos e indígenas. Y aunque hay mexicanos que sí tienen estas características, existen muchas combinaciones que pueden resultar de esa mezcla hereditaria, no sólo su estereotipo.

 

6. “No eres una/un mexicano de esos.”

Aún estoy explorando todas las connotaciones de esta frase, pero usualmente “de esos” se refiere a pandillas, grupos criminales y, en general, cualquier agrupación que utilice paliacates en la cabeza y navajas. Puede que la expresión sea extremadamente racista, pero al menos es de gran utilidad para identificar a los seguidores de Trump.

 

7. “¡¡Feliz 5 de mayo!!”

Déjenme ponerlo claro de una vez. El 5 de mayo para los mexicanos en Estados Unidos es sólo una buena excusa para tener el día libre en el trabajo. En México no se le presta tanta atención a la fecha. Muchos mexicanos ni siquiera saben qué se celebra ese día.
No digo que esté bien, estoy segura de que La Batalla de Puebla tiene su mérito, pero no tiene gran peso a nivel nacional comparada con otras fechas. Si quieren felicitarnos por un día más relevante, intenten el 16 de septiembre.

 

8. “Mi trabajadora doméstica/jardinero/empleado de cualquier tipo es mexicano.”

¿Felicidades?

 

9. “¿Limpias casas o cuidas niños?”

“No… Estudio un doctorado”. No me la han aplicado directamente a mí, pero otras amigas me han comentado que muchas personas asumen que ésa es la única ocupación que un mexicano puede tener del otro lado de la frontera.

 

10. “Dime algo en español.”

No.

 

11. “¿Y qué haces aquí?”

Cuando eres un mexicano que reside en Estados Unidos, en ocasiones la gente espera que justifiques tu estadía en el país. No basta a veces que hayas nacido ahí o que residas por cuestiones de trabajo o que quieras conocer Disneylandia, por dios. Esperan el drama detrás de la historia, la pobreza extrema, la persecución política. No digo que no haya casos así, por supuesto. Sin embargo, las razones por las que los mexicanos residen en Estados Unidos tienen trasfondos muy variados y únicos.