El español (o castellano) es uno de los idiomas más hablados en el mundo: es la lengua oficial en 21 países y no oficial en otros tantos. De hecho, el Instituto Cervantes calcula que para 2050 será el idioma más hablado en Estados Unidos (¡más que el inglés!). La cantidad de variantes con las que cuenta lo vuelve un idioma muy rico, hace que a veces ni siquiera entendamos las conversaciones de otros hispanohablantes, y también que haya muchos vocablos intraducibles.

Un artículo de Matador sobre palabras sin traducción incluyó a “tingo” y “duende” en la lista. Sobremesa, estrenar, pena ajena, anteayer, desvelado, tuerto, friolento, te quiero, merendar y tutear fueron los 10 términos del español que Huffington Post encontró sin traducción exacta al inglés. Ahora nosotros agregamos otras 11 palabras. ¡Revisa la lista y dinos si se te ocurren más!

 

Chiva

También se la conoce como ranchera. Es un medio de transporte muy común en los pueblos de América, sobre todo en los costeros, pues es muy cómodo andar en un bus que no tiene ventanas ni puertas cuando el calor te está matando. Además, en la chiva cabe todo: gente, animales, compras, máquinas, etc. (muchos etc.). En varios países, como Ecuador, las chivas también se usan como discotecas ambulantes o como vehículos turísticos en los que se recorre la ciudad mientras una banda entona canciones típicas.

Foto tomada desde el techo de una chiva que iba igual de llena, según el autor, Dawn Paley

 

Chicha

La chicha es una bebida que resulta de la fermentación de algunos alimentos como el arroz o la yuca. En los países andinos hay diversas variantes de la chicha, pero siempre está presente en las fiestas tradicionales, con su sabor fuerte y algo agrio. En la Amazonía ecuatoriana la preparan con yuca masticada (sí, masticada, y luego devuelta al balde).

En Perú, por ejemplo, la chicha es una institución, encontrarás chicherías donde puedes tomarte una chicha mientras escuchas música popular. Y esta música es conocida también como música chicha o música chichera.

 

Guacamole

El guacamole es el guacamole, punto y aparte. Es una institución de la comida mexicana. Aunque el inglés intente traducir esta palabra como “advocado dip”, no logra trasmitir lo que el guacamole significa. No es solo una triste salsa de aguacate machacado: el tomate, el chile, la cebolla y otros ingredientes más nos regalan una fiesta para los sentidos. Además, los platos a los que acompaña el guacamole, como los nachos, los chilaquiles, las quesadillas, los tacos… tampoco tienen traducción.

 

Mate

El mate es otra de esas experiencias intraducibles, porque el mate es mucho más que un té, es una experiencia de vida, es la marca de uruguayos y argentinos. El mate es el ritual (“¿tomamos unos matecitos?”), es la hierba y es el recipiente (“el mate se cura así”).

 

Tarabita

¿Alguna vez has subido en una tarabita? Es una experiencia excepcional. Estar dentro de una cesta o de un pequeño cajón, colgado de un cable que une las orillas de un río o las paredes de un precipicio, suspendido a metros del suelo, te deja sin palabras (y sin aliento). Cuando estás a la mitad del camino y miras el río torrentoso debajo solo quieres llegar vivo al otro lado. Cuando llegas al otro lado, quieres repetir la experiencia.

Tarabita por Médéric

 

Milonga

Ir a una milonga a escuchar milonga y bailar milonga con un milonguero viejo. ¡¿En qué milonga te metiste?! Las experiencias no pueden traducirse, punto.

 

Ahorita

En muchos países de habla hispana somos fanáticos de los diminutivos. Decir ahorita no es lo mismo que right now, no. Cuando vas a hacer algo ahorita, en Ecuador, lo vas a hacer ese mismo instante (sí, en este caso right now es perfecto); pero cuando el ahorita es colombiano, quiere decir que lo harás en, digamos, la siguiente hora. Hay lugares donde “ahorita se lo traigo” significa “espera sentado”.

 

Chilena

Si te gusta el fútbol, seguro identificarás una chilena: esa maniobra dificilísima en la que el futbolista patea la pelota en el aire, mientras hace una especie de ‘mortal’ hacia atrás. Esta maniobra lleva ese nombre porque nació en Chile, hace un siglo.

 

Pucha

Esta es una interjección que usamos cuando tenemos dudas: “Pucha, ¿cómo te explico?”. O cuando algo nos sorprende mucho: “Pucha, qué guapo es”. También tiene sus variantes: puchas o púchicas. Héctor Alterio, en la película “Caballos Salvajes”, usa una versión menos políticamente correcta cuando dice:

 

Achachay

Aunque procede del quichua, en Ecuador se usa esta expresión para indicar que se tiene mucho frío. Es muy útil para expresar esa sensación desesperante en la que nada, ni siquiera una cobija con orejas, puede abrigarte.

 

Ser/estar

El español tiene estos dos verbos para explicar dos situaciones distintas, que en otros idiomas son una sola (en inglés, por ejemplo, es el verbo to be). Para alguien que aprende español es muy complicado entender la diferencia que para nosotros es tan obvia. “I’m a student, I’m 22 years old and I’m single” termina siendo “soy un estudiante, tengo 22 años y estoy soltero”. Clarísimo.

 

¿Qué otras palabras agregarías? Seguramente aquellas que hablan de realidades o de cosas únicas en tu país. Deja tu comentario a continuación. 

3 Comentarios