Crédito: Thomassin Mickaël

1. Traes pegado el cantadito.

“Que sí, sabeeeeee…”

 

2. Te ha enseñado el mejor  remedio contra la cruda.

¡La torta ahogada! Y sabes que es la única torta que de verdad vale la pena

 

3. Has aprendido el valor del mariachi como cierre de toda fiesta.

Porque cuando le dan a escoger entre banda o mariachi para cerrar la fiesta de graduación, un tapatío sabe que sólo hay una respuesta correcta.

 

4. Tiene más aguante que tú para beber tequila.

Atribuimos el mérito a años de práctica con cazuelitas y jarritos.

 

5. Lo has acompañado a echarse unos vinos.

No importa si son chelas, vodka o, por supuesto, tequila. Un tapatío siempre se referirá a todo el alcohol como “vinos”.

 

6. Probablemente vive en un coto.

También conocido como privada o fraccionamiento. Al parecer a nosotros los tapatíos nos gusta vivir en comunidades cerradas y con guardias de seguridad en las entradas.

 

7. Has aprendido a ponerle limón a los tacos al pastor.

Para algunos quizás sea un sacrilegio, pero ¿qué les puedo decir? ¡En Guadalajara nos gusta ponerle limón a todo!

 

8. Sabes que Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque y Tlajomulco son uno mismo.

A veces es un lío saber exactamente en qué municipio estás. Puedes poner un pie a cada lado de la calle y estar en dos sitios a la vez… Es más fácil referirnos a toda el área simplemente como “Guadalajara”.

 

9. Te ha invitado a cerrar una noche de copas en Las Papas o los tacos de la Minerva.

Porque no hay nada mejor para terminar la borrachera que una bomba calórica de dudosa calidad que te causará más arrepentimiento al día siguiente que los recuerdos borrosos después del sexto caballito de tequila.

 

10. Prefieres manejar tú.

Cuando maneja no cede el paso a otros carros ni pone la direccional. Tenemos muchas cualidades, nosotros los tapatíos, pero a nuestra educación vial le falta pulirse.

 

11. Probablemente sea un sentido.

La verdad es que somos muy fáciles de ofender. No tenemos el mismo aguante que nuestros amigos norteños para que nos hablen fuerte.

 

12. Ocupa cosas todo el tiempo.

No soy particularmente fan de este punto, pero parece que los tapatíos han hecho su misión en la vida el continuar usando “ocupar” como sinónimo de “necesitar” hasta que la RAE lo reconozca como válido.

 

13. Sabes que sólo hay de dos: Chivas o Atlas.

Y no importa a cuál de los dos clubs pertenezca, siempre, SIEMPRE va a encontrar razones para burlarse del equipo contrario. Ah, y del América mejor no hablamos.

 

14. Seguramente envidias sus ojazos.

No creían que iba a terminar este artículo sin mencionar a los ojos tapatíos, ¿cierto?