Foto: Kiko Alario Salom

1.

Un amigo normal te invitará a comer cualquier especialidad que cocine su familia.
Un amigo valenciano siempre te invitará a comer paella, a ser posible un domingo y cocinada a leña.

2.

Un amigo normal te dirá que eres un blandengue o un flojo.
Un amigo valenciano en cambio afirmará que tienes “sangre de horchata”.

3.

Un amigo normal cocina barbacoas con hamburguesas y perritos calientes.
Un amigo valenciano no hace barbacoas, hace “torràs” con chuletas y embutido.

4.

De hecho, un amigo normal evitará estar cerca del fuego para no volver a casa oliendo a humo.
En cambio un amigo valenciano rápidamente se pondrá cerca del fuego para controlarlo y darle vidilla.

5.

Un amigo normal se toma un chupito de licor después de cenar.
Un amigo valenciano se toma un chupito de cazalla antes de cenar.

6.

Cuando un amigo normal escucha un petardeo, mira alrededor para comprobar de dónde viene.
El amigo valenciano seguramente sea el que ha provocado ese sonido lanzando algún petardo.

7.

De hecho, un amigo normal acudirá a una boda sin más munición que un puñado de arroz.
Mientras que un amigo valenciano, además de mucho arroz, llevará siempre preparada una buena traca para festejar la boda, el bautizo o la comunión de cualquier amigo o familiar.

8.

Los amigos normales cuando ven el fútbol suelen ser apasionados pero objetivos con su equipo.
Los amigos valencianos en cambio hablan de manera bipolar de su equipo: o es el mejor del planeta o está a punto de bajar de categoría.

9.

Un amigo normal puede comer arroz dos o tres veces por semana.
Un amigo valenciano, al igual que un amigo asiático, es capaz de tomar arroz los siete días de la semana cocinado cada día de forma diferente.

10.

Un amigo normal puede que tenga apodo o puede que no.
Un amigo valenciano siempre tendrá algún apodo como el chino, el rata, el indio, el pibe, el negro, el piraña o el pelos.

11.

Un amigo normal planifica con antelación una cena o una comida.
Un amigo valenciano es capaz de improvisar una cena para 20 en 10 minutos.

12.

Un amigo normal puede que se pague una ronda o que organice un bote.
Un amigo valenciano también, pero de vez en cuando tendrá un momento “capità moro” en el que dirá “això ho pague jo!” e invitará a todo lo que se os pase por la cabeza.

13.

Un amigo normal te invitará a su casa a cenar sin esperar que lleves más que una botella de vino o algo de postre.
Un amigo valenciano te invita a su casa a cenar “de sobaquillo”, lo que implica que cada uno de los comensales lleve su propia cena ya hecha desde casa.

14.

Un amigo normal te dirá un martes tras tomar una cerveza que vuelve a casa a cenar porque trabaja al día siguiente.
Un amigo valenciano te dirá un martes ¿Pedimos otra? y acabaréis cerrando todos los bares que os encontréis por el camino.

15.

Un amigo normal a las 10 de la manaña se toma un café y unas tostadas o algo de bollería.
Un amigo valenciano a las 10 de la mañana se toma un bocadillo de tortilla, un chivito o una brascada acompañado de cacahuetes, olivas y un “cremaet”.