1. Visita Chapultepec un sábado por la noche.

Chapultepec se ha vuelto un punto de referencia tapatío desde hace varios años. No sólo tienes un tianguis de productores locales, sino que siempre hay exposiciones fotográficas, muestras de baile y hasta talleres de hula-hula. Además, no podemos olvidar los cientos de restaurantes y bares en los alrededores, perfectos para terminar cualquier velada.

A photo posted by Carlos Chávez (@drkch) on

2. Ver alguna obra en el Teatro Degollado.

No importa qué estén exhibiendo, la pura vista del interior del Teatro Degollado hace que valga la inversión la visita. Además de que uno siempre se pregunta si ésa será la ocasión en la que el águila suelte la cadena y el teatro se derrumbe.

3. Da un paseo por Los Colomos un domingo por la mañana.

El Bosque Los Colomos tiene un bellísimo jardín japonés. Si te gusta, puedes dar un recorrido a caballo, o simplemente hacer un picnic en familia.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Sanja Theresa (@sanjamtheresa) on

4. Y si quieres estar aún más en contacto con la naturaleza, siempre está el Bosque de la Primavera y sus famosas aguas termales.

El Área de Protección de Flora y Fauna la Primavera es una reserva que cuenta con 30,500 hectáreas, que son disfrutadas día a días por los habitantes de la ciudad de Guadalajara. Hay balnearios, senderos y un sinfín de actividades para disfrutar en familia.

A post shared by Nicho (@nicholimon) on

 

5. Y aunque no esté propiamente en Guadalajara…

Ninguna salida a la capital tapatía está completa sin una escapada a la laguna de Chapala. Tienes que probar los mariscos del malecón y rematar con una nieve de garrafa y unos cuantos dulces típicos para el camino.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Jeniffer Monserrat López Peña (@jeniffermonserratlopez) on

6. Si presumes de valiente, no te puedes perder el recorrido de leyendas por el Panteón de Belén.

Aunque existen las visitas diurnas, las únicas que verdaderamente cuentan para ponerle palomita a este punto son las visitas de media noche.

A photo posted by Mariana Varela (@marianavare) on

 

7. Visita el Museo de las Artes.

Si quieres pasar una tarde cultural, el MUSA es la mejor opción para ver una exposición de primer nivel.

8. Date una vuelta por la Basílica de Zapopan.

Este es un lugar que nunca defrauda. Con una explanada repleta de antojitos mexicanos y artesanías, también suele sorprender con presentaciones de danzas típicas y ferias gastronómicas.

A photo posted by Karlos Juch (@karlos_juch) on

9. Vive una semana literaria en la FIL.

Solo es una vez al año, pero si estás en Guadalajara a principios de diciembre, la Feria Internacional del Libro es indispensable. La semana de la FIL siempre está repleta de actividades y talleres para los amantes de la lectura, firmas de libros e incluso conciertos gratis en el foro de la Expo.

10. Cultiva tu cinefilia.

Tenemos muchos cines en la ciudad, pero si estás buscando una experiencia alternativa, no te puedes perder el Cineforo Universidad. Con proyecciones de cine de arte y películas extranjeras, este espacio también es sede del Festival Internacional de Cine de Guadalajara cada año. O también está el Autocinema Méliès, el cual ofrece películas a la antigüita, desde la comodidad de tu auto o incluso al aire libre.

A photo posted by Perla Sainz (@perla.sainz) on

11. Pasa una tarde de chacharas en Tonalá.

Si andas en busca de unos cuantos souvenirs o sólo quieres perderte y curiosear entre innumerables puestos, el tianguis de Tonalá no te defraudará. Está repleto de artesanías típicas y tiene una selección de comida local deliciosa.

12. Conoce una de las tradiciones más icónicas de Guadalajara.

Si estás en Guadalajara a finales de agosto, el Encuentro Internacional del Mariachi y la Charrería debe estar en tu lista. El desfile de carros alegóricos, las muestras en el Pabellón Cultural y los campeonatos charros te harán sentir como todo un tapatío. Después de todo, Guadalajara es la cuna del mariachi.

A photo posted by Edgar Quintanilla (@edgquin) on

 

13. Viaja en el Tequila Express o en el José Cuervo Express.

El Tequila Express y el José Cuervo Express son dos de los cuatro trayectos en tren que puedes hacer en México. No sólo te dan tequila desde el momento en el que pones un pie sobre el tren, sino que puedes disfrutar del paisaje agavero que es patrimonio de la humanidad y puedes visitar las destilerías más importantes de la zona.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Tequila Express (@tequilaexpress) on

14. Visita el Instituto Cultural Cabañas.

Conocido como “la Capilla Sixtina de México”, el edificio neoclásico del Instituto Cultural Cabañas es famoso por los murales de José Clemente Orozco. Ya sea para dar sólo una vuelta por el museo, tomar alguno de los talleres o incluso disfrutar de un concierto al aire libre, el Cabañas es imprescindible para cualquiera que visite Guadalajara.

A photo posted by Miriam Herrera (@miri_herrera) on

15. Toma un tour gastronómico por el Centro Histórico.

El centro de Guadalajara tiene mucho que ofrecer en términos de comida. Si quieres un poco de todo y empaparte de la gastronomía local, el Gdl Taste Tour te lleva por restaurantes, fondas y cafés de las zonas más tapatías de la ciudad.

A photo posted by Giulio Riccio (@grriccio) on

16. Y si lo tuyo es más la bebida que la comida…

Puedes tomar el Gdl Pub Crawl y visitar los bares más emblemáticos del barrio artístico de Guadalajara. 

A photo posted by @jewelotnight on

Este artículo sobre qué hacer en Guadalajara fue modificado por última vez el 09 de marzo de 2020.