Crédito: A-Rave

1.

Ir por ahí con un enterito te parecía lo más cómodo del mundo y secretamente desearías que todavía se usaran.

2.

Te gustaran o no, las siguientes canciones son potencialmente capaces de generar poderosos flashbacks a la infancia: Lollipop, De música ligera, Los Piratas, Persiana americana, Hacelo por mí, Vos sabés y Avanti morocha.

3.

Solías escuchar muy atentamente Radio Panda. Y si alguna vez llamaste para jugar, perdiste. Pero pudiste votar cualquiera de esos temas que solo sonaban en esa estación.

4.

Durante tus últimos años de jardín o primeros de colegio, tus compañeros se dividían entre los fanáticos de Pokémon y los de Digimon.

5.

Los años siguientes, la brecha era entre los que veían religiosamente Cartoon Network y los que veían Nickelodeon, siempre alternándolo con Fox Kids (que en aquel entonces todavía se llamaba así). Y nunca faltaba el marginado de Magic Kids.

6.

Cuando algo te encantaba, decías ¡Qué masa! o ¡FA!

7.

O vos o alguna de tus amigas tenían en la cabeza una de esas horribles trencitas falsas de colores.

8.

Participaste en como mínimo una de estas modas: tazos, los digimons de plástico que venían dentro de las Lays, cartas de Yu-Gih-Oh!, los trompos de Beyblade, las masas ésas pegajosas con formas que tu mamá odiaba que pegaras contra la pared, los yo-yos de goma rellenos de un líquido sospechoso, los monigotes de los chocolates Jack, los tamagotchis del dragón, los chupetes de plástico colgantes, el pegote que hacía ruidos de flatulencias, etc.

9.

Nunca vas a olvidar el jingle de la propaganda de los fuegos artificiales Júpiter.

10.

Ni el de Flota-flota.

11.

Recordás perfectamente que el lugar que ahora ocupa la computadora a la hora de hacer la tarea solía ocuparlo la revista Billiken.

12.

No necesitabas a Xuxa siempre y cuando tuvieras a Reina Reech.

13.

Pero también cantabas Xuxa.

14.

Te emocionaste cuando te regalaron un walkman, que muy pronto abandonaste por un discman, luego por un mp3 y, cuando quisiste mirar, ya hacía mucho que había pasado el 2000.

15.

Las palabras “Bola de nieve” te evocan un recuerdo que no tiene nada que ver con el clima, sino con despertarte temprano en los maravillosos primeros días veraniegos de diciembre para ver el mismo especial navideño que pasaban en Cartoon Network cada año.

16.

El doblaje argentino para los dibujos animados te parece un adefesio.

17.

Te sabés la letra de al menos una canción de al menos una temporada de Chiquititas, la hayas visto o no. Pero si te salvaste fue porque estabas escondido en una caja.

18.

Y, por supuesto, el sintagma “rinconcito de luz” despierta una música dentro de tu cabeza.

19.

Los mapas de la República Argentina que incluían la Antártida te resultaban un chiste.

20.

Tuviste al menos una de esas cartucheras-portafolio que contenían DE TODO, pero jamás la llevaste al colegio porque no te entraba en la mochila.

21.

Todas las preguntas que alguna vez pudiste contestar en clase de Ciencias Naturales las debías a El autobús mágico.

22.

Y todas tus pesadillas eran resultado de hacerte el valiente mirando ¿Le temes a la oscuridad? (y si de casualidad alguna vez lo volviste a ver de grande, no podés admitirte haber sido tan cobarde).

23.

Uno de los grandes interrogantes de tu infancia era si A jugar con Hugo de verdad era en vivo.

24.

Los consejos dados en Nivel X te hacían sentir muy moderno en su momento.

25.

Hubo un brevísimo instante en el que deseaste tener un hermano que fuera un dibujado animado como Dibu.

26.

Te sabés al menos unas veinticinco variantes del juego de La mancha. Ahora sospechás que un par eran un invento de tu maestro de educación física para hacerte correr…

27.

Pegaste un salto de alegría cuando viste que las galletitas Tentaciones mousse volvían a comerciarse.

28.

Alguna vez sentiste asco viendo a uno de tus compañeros comerse un Naranjú.

29.

Si alguien te dice que algo “le pasó al amigo de un amigo”, automáticamente tu cabeza añade un “ésta es una historia real…”.

30.

Viste más animés antes de haber llegado a los ocho años de los que podrías ver durante el resto de tu vida.

31.

En la preadolescencia, te conocías perfectamente la coreografía del Cocodrilo soy y la de Mayonesa.

32.

Sabías muy bien que el beso en la boca era cosa del pasado, pero no tenías ni idea de cuál era la moda ahora.

33.

Y claro que nadie tenía que decirte qué había que contestar si alguien decía ¡Es un solo!

34.

Te parece que todo el Facebook del mundo jamás va a poder reemplazar al Messenger.

35.

Los sonidos “latelate…” y “nolanola…” te acunan hacia tu infancia.

36.

Es muy probable que hayas leído alguno de los tomos de Caídos del mapa y, si lo hiciste, no podrías haberte sentido más identificado.

37.

Como presenciaste el nacimiento de todo a una edad en la que lo hacías todo, sos muy capaz de decir que vos inventaste cualquiera de las millones de tendencias actuales.

38.

Al crecer, los amigos de los que te separaste se convirtieron en floggers o emos y nadie podría haberte hecho confesar que los conocías.

39.

Y claro: durante tu adolescencia, sabías perfectamente por qué había que evitar el Abasto los miércoles.

40.

Como eras chiquito, tu recuerdo de las doce de la noche del primero de enero del 2000 es bastante vago: esa división la hacés de acuerdo a los circunstanciales de tiempo antes de que empezaras a usar Internet y después de que empezaras a usar Internet.