Hace poco más de un siglo que los hermanos Wright inventaron el antecesor de los vehículos voladores con alas fijas. Y aunque hoy en día los humanos hemos conquistado los aires, e incluso hemos comenzado a explorar el sistema solar, pocos pueden presumir de haber tenido la oportunidad de experimentar el vuelo en su forma más sencilla, así como vuelan las aves. La forma más fácil de realizar este sueño es en un parapente. Surcar el cielo en una de estas aeronaves te dará una sensación de libertad y tranquilidad que que jamás podrás experimentar en la cabina de un avión.

El vuelo en parapente es una de las modalidades del paracaidismo deportivo, pero a diferencia del paracaidismo tradicional, no requiere lanzarse desde un avión. Basta con tomar impulso en una pendiente pronunciada con el paracaídas ya desplegado. No es necesario ser un experto para volar en parapente, ya que en tus primeros vuelos estarás acompañado por un piloto instructor que guiará y controlará tu vuelo. Lo único que necesitas hacer es sujetarte a un arnés y disfrutar del vuelo.

Estos son algunos de los lugares a los alrededores de la Ciudad de México donde podrás disfrutar de esta increíble experiencia.

 

1. Valle de Bravo, Estado de México

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Javier Flores (@javo_fm_2018) on

¿Te imaginas contemplar la belleza de Valle de Bravo desde el punto de vista de las águilas? Desde lugares cercanos como Monte Alto, Peñón del Diablo y Cerro Pelón puedes descubrir la experiencia del vuelo en parapente. En la cima de cada uno de estos sitios se localizan campamentos especializados que ofrecen sus servicios. La duración de los vuelos va de 10 a 45 minutos dependiendo del paquete que contrates y se realizan durante la mañana, pues es cuando las condiciones atmosféricas son mejores.

Vuelo Libre Mx ofrece diferentes modalidades de vuelo en parapente y sus pilotos cuentan con reconocimientos internacionales y amplia experiencia.

 

2. Tepoztlán, Morelos

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Tepoztlán Pueblo Mágico (@tepoztlanoficial) on

Volar sobre el místico paisaje montañoso de Tepoztlán —con vista a la pirámide del Tepozteco, por supuesto— es una de esas cosas que debes hacer al menos una vez en la vida. El valle de Tepoztlán es uno de los mejores sitios para practicar vuelos en parapente debido a las corrientes de aire caliente que abundan en la región, lo que permite que el parapente se desempeñe mejor.

Si te animas, hay operadoras turísticas como Innovadora Turística Morelos Travel que además del vuelo en parapente te ofrecen una noche de estancia en Tepoztlán. Nada mal para una escapadita en pareja.

 

3. Malinalco, Estado de México

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Maliemociones (@maliemociones) on

Malinalco es un pueblo de origen prehispánico con atractivos de primer nivel. Aquí se encuentra la zona arqueológica conocida como el Cerro de los Ídolos, el lugar donde los aztecas formaban a sus guerreros de élite. Es precisamente este templo labrado en la roca de la montaña el que podrás avistar al explorar Malinalco desde las alturas, pero también podrás disfrutar de la vista del pueblo y las cúpulas de los principales monumentos coloniales como el Convento Agustino del Divino Salvador.

Échale un ojo a las opciones que ofrece Maliemociones tours y disfruta de Malinalco de una forma distinta.

 

4. Tenancingo, Estado de México

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Vuela México (@mexicovuela) on

La distancia y el tiempo no son excusas si quieres volar en parapente. Por los rumbos de Toluca, en Tenancingo para ser más exactos, existe un pequeño campamento para realizar actividades ecoturísticas en medio de un entorno boscoso muy inspirador. Lo mejor de este lugar es que los vuelos se pueden practicar durante todo el año y tanto los despegues como los aterrizajes se realizan en el mismo sitio. Además, puedes llegar hasta aquñí en menos de dos horas desde la Ciudad de México.

Si te animas, revisa las opciones que ofrece Vuela México. Puedes quedarte a acampar en la zona y aprovechar la vuelta para echarte una buena barbacoa.

 

5. Chalchihuapan, Puebla

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Mal-de Amores (@mal_de_amoress) on

Admira el Popocatépetl y el Iztaccihuatl como nunca antes lo habías hecho: a bordo de un parapente piloteado por Charly Slim Esqueda, uno de los pilotos certificados con mayor experiencia en México. Estos vuelos se realizan desde Chalchihuapan, una localidad situada a veinte minutos de la ciudad de Puebla. Aunque la duración de los vuelos está sujeta a las condiciones del tiempo, la experiencia memorable está garantizada.

Si quieres aprovechar el viaje y quedar bien con tu mamá o tu suegra, puedes llevarles queso y mantequilla del meritito pueblo de Chipilo, ubicado muy cerca de Chalchihuapan.

 

Recomendaciones generales para volar en parapente

 

Pueden volar desde niños hasta personas de la tercera edad.

El peso recomendado por adulto no debe exceder los 90 kilos

Utiliza ropa abrigadora y cómoda ya que la mayoría de los vuelos se realizan muy temprano y la temperatura al despegarse del suelo puede bajar considerablemente.

Utiliza gafas ajustables para evitar que el viento reseque tus ojos.

Utiliza calzado deportivo. Así te será más sencillo tanto el despegue como el aterrizaje.

No desatiendas las instrucciones del piloto.

Ahora sí… ¡Buen vuelo!