Real del Monte, Hidalgo

Plaza principal de Real del Monte. Foto: Rulo Luna

En medio de las montañas de Hidalgo y a unos veinte minutos de Pachuca se encuentra este pintoresco pueblo minero. Real del Monte cuenta con un museo dedicado a la minería, el famoso panteón inglés y en los alrededores se encuentran varios atractivos naturales a los que seguramente te querrás dar una vuelta, como el Parque Nacional El Chico, Peñas Cargadas —para los que gustan de la escalada— y los prismas basálticos de la barranca de Santa María Regla.

En Real del Monte abundan los pastes y podrás comerlos hasta el hastío, pero ten en cuenta que los meros buenos están en El Portal. Y si lo tuyo es la cocina y ya te estás imaginando tu propia receta para rellenar pastes, date una vuelta al Museo del Paste y empieza a practicar. Otra excelente opción para comer —sí, hay vida más allá de los pastes— es El Serranillo. Pide unas enchiladas mineras con cecina y una salsa de chinicuiles.

Caminar por las calles de Real del Monte puede ser todo un placer, pero no te tomes esas subidas tan a la ligera ya que el pueblo se encuentra a unos 2800 metros sobre el nivel del mar. Si vienes de rápido, te aconsejo tomar el turibús que por sólo $50 pesitos te dará santo y seña del pueblo y te llevará a un mirador desde donde se pueden admirar los típicos techos rojos a dos aguas de Real del Monte.

Si estás buscando pretexto para visitar este Pueblo Mágico, en octubre se celebra el Festival Internacional del Paste.

Distancia desde la Ciudad de México: 120 km

 

Atlixco, Puebla

Ex Convento de San Francisco. Foto: Rulo Luna

La denominada Ciudad de las Flores está a unos veinte minutos de Puebla y es uno de los poblados más cercanos a las faldas del volcán Popocatépetl. El mote le viene de la producción de flores y plantas de ornato, que es una de las principales actividades económicas de este sitio. Atlixco está lleno de calles coloridas y edificios con decoración morisca; el zócalo tiene un kiosco bastante llamativo —aunque patrocinado por The Italian Coffee Company— y por ahí puedes encontrar puestos de nieves con sabores exuberantes como Vaporub, chapulín o romero. Pero si quieres un sabor típicamente poblano, date una vuelta por Ximitl y prueba un helado de chile en nogada.

Si estás en el centro, toma fuerzas en la Chopería de San Miguel —tienen unos tamales de mole buenísimos—, camina por la Avenida Hidalgo hasta llegar a la Calle 11 Sur —donde está el reloj— y comienza tu caminata hacia los miradores del Cerro de San Miguel. Vas a pasar por el Ex Convento de San Francisco —vale la pena entrar a ver los retablos— y continuarás callejoneando por las laderas del cerro mientras Atlixco queda más y más abajo. En la cima del cerro está la Capilla del Arcángel Miguel y uno de los mejores miradores para ver los volcanes.

A mediados de septiembre se festeja el Huey Atlixcáyotl, o la Fiesta Grande de Atlixco, en la que representantes de las once regiones de Puebla se reúnen para celebrar su identidad con bailes y otros espectáculos. Otros eventos que ameritan una visita son el Día de Muertos, en el que el centro se cubre con tapetes monumentales de flores, y la época navideña, en la que se monta un espectáculo de luces bastante impresionante.

Distancia desde la Ciudad de México: 150 km

 

Bernal, Querétaro

La Peña desde el balcón de El Mezquite. Foto: Rulo Luna

Bernal se encuentra situado 50 kilómetros al norte de la ciudad de Querétaro y está en plena ruta del queso y vino de Querétaro. Es famoso por la tremenda piedra que tiene como telón de fondo sin importar en qué sitio del pueblo te encuentres. La Peña de Bernal mide 288 metros de altura y es el tercer monolito más grande del mundo, solamente superada por el Peñón de Gibraltar y el Pan de Azúcar. Escalar la Peña es uno de los grandes atractivos del lugar, pero ten en cuenta que sólo es posible ascender hasta cierta altura sin equipo y sin conocimientos de escalada. Si quieres realizar la caminata hasta el mirador, te recomiendo llevar unos zapatos con buena suela, mucha agua y mucho protector solar.

Ahora que si lo tuyo es más la contemplación que la actividad física, puedes pasar una tarde tranquila en el restaurante El Mezquite. Se encuentra a sólo una cuadra del centro y tiene una de las mejores vistas de la Peña. Guarda espacio para el postre porque a la vuelta está la Casa Museo del Dulce, donde podrás ver cómo se elaboran distintos dulces típicos y armarte de un buen itacate.

Obviamente, hay que sacarle provecho al hecho de que Bernal está en plena zona vinícola. A unos pocos kilómetros se encuentra la Finca Sala Vivé de Freixenet México, que ofrece buenos tours y degustaciones, pero donde también se celebran un montón de eventos especiales. Así que revisa su calendario y dale un plus a tu visita a Bernal.

Distancia desde la Ciudad de México: 230 km

 

Taxco, Guerrero

Santa Prisca desde el balcón de Rosa Mexicano. Foto: Rulo Luna

Taxco es la capital de la platería en México, pero también es uno de los pueblos más pintorescos del estado de Guerrero. Sus estrechos y laberínticos callejones, todos pintados de blanco y permanentemente invadidos por la actividad comercial de los mercados hacen que esta pequeña ciudad sea inconfundible para el que la haya visitado al menos una vez.

El templo de Santa Prisca es uno de los edificios más reconocibles de Taxco. Frente a la iglesia se encuentra la pequeña pero colorida Plaza Borda, saturada con vochitos blancos que aún funcionan como taxis. Puede subirte a uno de estos taxis para llegar al mirador que se encuentra en la punta del cerro de Atachi, donde encontrarás el Cristo de la Cima, que es otro de los grandes atractivos del lugar. Puedes obtener otra buena panorámica de la ciudad desde el teleférico que sube al hotel Montetaxco por $95 pesos el viaje redondo.

Muchos restaurantes del centro de Taxco tienen balcones con vistas bastante decentes de Santa Prisca, pero si quieres la vista de la foto de arriba y un mole rosa memorable, te recomiendo encaminarte a la terraza de Rosa Mexicano, el restaurante del hotel Pueblo Lindo. Te aseguro que extenderás la sobremesa hasta sus últimas consecuencias.

Si decides quedarte por estos lares todo el fin de semana, te recomiendo visitar las Grutas de Cacahuamilpa —considera el recorrido por el río subterráneo— y las pozas azules de Atzala.

Las celebraciones de Semana Santa en Taxco son espectaculares, pero ten en cuenta que estas fechas atraen la mayor cantidad de turistas nacionales e internacionales. Si quieres disfrutar de estas fiestas, realiza todos tus planes y reservaciones con anticipación y prepárate para los empujones.

Distancia desde la Ciudad de México: 160 km

 

Cholula, Puebla

Santuario de Nuestra Señora de los Remedios. Foto: Rulo Luna

A las afueras de la ciudad de Puebla se encuentra Cholula, el lugar con más historia de toda América. Se le considera así ya que ha estado habitado de manera constante desde el año 500 antes de nuestra era. Aquí se encuentra la que se considera como la pirámide más grande del mundo. Así es, esa monumental estructura que está debajo de esa iglesia no es una montaña, es la Gran Pirámide de Cholula.

Tu visita a Cholula tiene que comenzar por la pirámide. Tu boleto de acceso —$70 pesitos— incluye la entrada a la zona arqueológica, a un museo de sitio donde encontrarás toda la historia de los cholultecas y a los túneles que atraviesan la base de la pirámide. Una vez que termines con esto, puedes subir hasta la cima de la pirámide y visitar el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios, desde donde tendrás una gran panorámica de la ciudad y, si el día está despejado, podrás admirar el Popocatépetl en todo su esplendor.

Cuentan por ahí que Cholula tiene una iglesia por cada día del año. Esto está bastante lejos de la verdad, pero de que tiene un montón de iglesias, las tiene. Como vas a tener que elegir, te recomiendo visitar el monasterio de San Gabriel y la iglesia de Santa María Tonantzintla —bonita por fuera, pero impresionante por dentro. Ahora que si quieres apreciar todas las iglesias en un mismo momento, asiste al Vaniloquio de San Pedro Cholula que se celebra cada noviembre. Durante este evento, todas las campanas de la ciudad se sincronizan para interpretar un concierto que fue escrito especialmente para este fin. Ojo, el Vaniloquio 2017 no incluyó el concierto de campanas ya que muchos campanarios seguían dañados como consecuencia del sismo de septiembre.

¿Sabías que Cholula tiene su propia sopa? La sopa cholulteca se prepara con champiñones, chile poblano, granos de elote y calabacitas. Si quieres presumir que probaste la especialidad local, lánzate a La Casa de Frida, que sí es azul, y además tiene todos los platillos típicos de Puebla.

Distancia desde la Ciudad de México: 125 km

 

Tepoztlán, Morelos

Vista del valle de Morelos desde el Tepozteco. Foto: Rulo Luna

Tepoztlán está a menos de una hora de camino de la Ciudad de México —de hecho, si tomas un autobús en la terminal de Taxqueña, vas a tener que bajarte a media película. Aquí vas a encontrar un montón de opciones para dejar el estrés de la ciudad atrás con múltiples spas y temazcales, también podrás hacerte de muchas artesanías y productos locales en el mercado que rodea las calles del centro y también hay un cerro al cual subir.

El cerro del Tepozteco domina el paisaje de Tepoztlán y la vista desde la cima es espectacular. El camino no es fácil, pero si te la llevas con calma y te mantienes hidratado con agua y no con micheladas de a litro, seguro que llegas. Arriba te vas a encontrar con un templo dedicado a Tepoztécatl, dios del pulque, pero también con una horda de coatíes dispuestos a darte baje con lo que sea que lleves de comida. Aprovecha para tomar unas buenas fotos del pueblo y de los valles de Morelos.

Una vez de regreso al pueblo ya te puedes comprar la clásica michelada o tu jarrito loco de a litro. Si ya hace hambre, las mejores opciones de Tepoztlán son el restaurante Los Colorines y los puestos de garnachas del tianguis. Si te decides por la segunda opción, prueba el típico itacate de Tepoztlán o unos buenos tlacoyos de chales en el puesto que está en la esquina de Sufragio Efectivo y Revolución de 1910, en la mera entrada del tianguis. Si fuiste por los tlacoyos, a tus espaldas se encuentra La Guarida de Baco, donde encontrarás buen café para aquello del desempance.

El carnaval de Tepoztlán es uno de los más importantes de México, así que si quieres disfrutar de una gran fiesta, ya sabes a dónde acudir.

Distancia desde la Ciudad de México: 80 km