Crédito: Daniel Cortes

 

1. El maratón Guadalupe Reyes 

Las celebraciones de navidad en México empiezan el 12 de diciembre. Este día se celebra a la virgen de Guadalupe y es un día significativo en todo el país. Las fiestas navideñas terminan el 6 de enero con la celebración del día de Reyes. Este maratón de 25 días está lleno de fiestas, banquetes, celebraciones y regalos. Aunque sobrevivir a los excesos de comida, tequila y desveladas durante estas fechas es toda una prueba de resistencia, todos los mexicanos que no estamos en nuestro país lo extrañamos cada época navideña.

 

2. Las posadas

Las posadas son fiestas mexicanas muy tradicionales que se realizan del 16 al 24 de diciembre para celebrar la peregrinación de José y María previa al nacimiento de Jesús. ¡Cómo no extrañar prender luces de bengala, pedir posada, comer tamales y buñuelos, tomarte un ponche, romper la piñata y divertirte a lo grande! 

 

3. La cena de Nochebuena

El banquete de Nochebuena mexicano es delicioso, tanto el moderno como el tradicional. ¡Cambio mi reino por unos romeritos, un rico bacalao, un pavo, un lomo o pierna, una dulce ensalada de manzana o bombones, unos buñuelos, unos tamales salados o dulces, un pozolito, un ponche calientito o un champurrado! Pero además de la comida, hay muchas más cosas que extrañamos de esta noche tan especial: los juegos en familia, las canciones, los abrazos, el intercambio y, por supuesto, ¡abrir los regalos!

 

4. El Día de los Inocentes

El día más divertido del año en México es el 28 de diciembre, el día de los inocentes. Este día se hacen bromas de todo tipo a familiares y amigos. Incluso los noticieros y periódicos le entran a la tradición. Cuando estoy lejos añoro poder pedir prestado dinero sin tener que regresarlo, cambiar el azúcar por la sal y todas las bromas típicas de este día, ¡incluso se extraña el sentimiento de ser víctima de una de ellas!

 

5. Nochevieja y Año Nuevo


Por más raras que sean las tradiciones de Nochevieja, es difícil no querer repetirlas cada año. Y es que no en todos los países se atragantan con doce uvas con las campanadas de año nuevo, ni salen a la calle como locos a darle la vuelta a la manzana arrastrando maletas con la esperanza de viajar todo el año, ni usan calzones rojos para que les vaya bien en el amor, ni barren dinero para mejorar la situación económica… ¡Claro que extrañamos todas estas locuras! Algunos mexicanos en el extranjero -me incluyo- los seguimos practicando cada año; eso sí, con mucha discreción para no terminar en un manicomio.

 

6. El Día de Reyes

¡Cómo no extrañar ese rico chocolate caliente, la rosca de reyes, los regalos y lo mejor… la promesa de una fiesta más para el 2 de febrero! A quien le salga el muñequito escondido en la rosca, tendrá que hacer tamales y atole para todos el Día de la Candelaria, que celebramos el 2 de febrero. Así cerramos las fiestas decembrinas en México, ¡con la esperanza de que la fiesta continuará al mes siguiente!

 

7. Nuestras familias y seres queridos

Sin lugar a dudas, lo que más extrañamos los mexicanos cuando estamos lejos es a la familia. Poder compartir esta época tan especial con nuestros seres queridos es algo que no tiene precio y es imposible no extrañar. Pero en nuestros corazones siempre llevamos los recuerdos de las navidades que pasamos juntos, con todas las tradiciones y la unión que nos caracteriza. Aun en la distancia, mandamos los mejores deseos para todos nuestros familiares y amigos en estas fiestas. Por eso, a todos les deseo ¡Feliz Navidad y muy próspero Año Nuevo!