Ya llegó diciembre y las vacaciones de fin de año parecen estar a la vuelta de la esquina. Muchos chilangos usan este periodo de asueto para despedirse de la ciudad por un rato en favor de climas más cálidos, pero también están los que se quedan a disfrutar de una ciudad que disminuye su ritmo frenético y se llena de actividades para celebrar las fiestas de distintas maneras. Si te quedas por decisión o porque tu jefe te comisionó para hacer el inventario de fin de año, aquí te van algunas opciones para sacarle el mayor provecho a la Ciudad de México en diciembre. 

 

1. Visita el mega nacimiento de Iztacalco

Allá por los rumbos del Eje 5 Sur se encuentra la casa de la familia Ontiveros. Este lugar es famoso ya que desde hace cincuenta años los Ontiveros han convertido el garage de su casa en una de las nacimientos más visitados de toda la ciudad. No esperes un nacimiento de plaza pública con unos muñecotes que te doblan la estatura sino uno bien proporcionado en el que cada figura y escena está cuidada en todo su detalle. Tal es el éxito de este nacimiento que ya se volvió tradicional la romería de puestos de antojitos que se instalan a las afueras de la casa.

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Edgar D. Heredia (@dheredia76) on

Entrar a ver el nacimiento es gratis pero muchas veces hay que hacer fila para entrar. Este espectáculo está abierto todos los días hasta el 6 de enero.  

Dónde: Playa Villa del Mar 86, Militar Marte. 

 

2. Comienza la acumulación de calorías en el Centro de Coyoacán

Todos sabemos que diciembre es el mes de la engordadera y serán pocos los que salgan con su peso intacto después de todas las posadas, recalentados y convivios del mes. El frío también es buen pretexto para entrarle con todo a esos antojitos que se nos cruzan en el camino y no hay mejor lugar para promover esta indulgencia que el Centro de Coyoacán. Durante todo diciembre, Coyoacán se vuelve un desfile de puestos de buñuelos, ponche, tamales, champurrado, esquites, churros rellenos, plátanos fritos y demás antojitos callejeros que te atraparán sin piedad. 

 

3. Lánzate a patinar en la pista del Zócalo de la Ciudad de México

Si eres de los que solo va fisgonear a la pista de hielo de la Ciudad de México, quizá ya es hora de que te animes a hacer tus pininos en la patinada. No te preocupes si no sabes patinar nadita, en el Zócalo hay instructores capacitados que harán todo lo posible para que no des el santo ranazo.  

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Dafne Mares (@dafne_mares) on

Este año la pista no será de hielo sino de acrílico. Pero esto no es razón para agüitarse ya que los organizadores prometen que será un experiencia idéntica a patinar sobre hielo. Además, será una pista mucho más ecológica porque ahorrará toda la energía que se necesitaba para mantener el hielo de las pistas anteriores. La pista del Zócalo abrirá sus puertas el 15 de diciembre. 

4. Métete al teatro a ver una pastorela 

¿Cuándo fue la última vez que fuiste a ver una obra teatral? Diciembre te da un buen pretexto para conocer alguno de los muchos teatros de la ciudad: las pastorelas. Además de la diversión garantizada—hay pastorelas para todo tipo de públicos y vaya que hay algunas subiditas de tono—, esta actividad te permitirá apoyar al teatro mexicano y te sacará un rato del entretenimiento simplón que te ofrece el celular. ¿A qué teatro ir? Échale un vistazo a la cartelera del Centro Cultural del Bosque. Seguro encontrarás algo que llame tu atención.   

 

5. Iluminación y nochebuenas en Reforma y la Alameda Central 

Durante todo diciembre nuestra querida Alameda —que por cierto fue el primer parque público de América— se pone a tono con la temporada de posadas y se convierte en un paseo muy agradable gracias a sus pasillos llenos de nochebuenas. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Roberttz | México 🇲🇽® (@_roberttz) on

El espectáculo de flores continúa por Paseo de la Reforma. La avenida más bonita de la ciudad se ve aún mejor con su iluminación navideña y sus camellones pintados de rojo por las nochebuenas. Date una vuelta al atardecer para observar cómo sus monumentos se van iluminando, tómate la foto del recuerdo y termina la velada en uno de los cafés o restaurantes que abundan en esta zona de la ciudad. 

 

6. Asiste a un concierto navideño

Ve afinando la voz para cantar tus villancicos favoritos. Bueno, no tanto así, pero si puedes ir reservando tus boletos para los excelentes conciertos navideños que tendrán lugar en la ciudad. La Orquesta Sinfónica de Minería ofrecerá este 11 de diciembre el concierto Navidad Sinfónica en la Sala Netzahualcóyotl, mientras que la Orquesta Sinfónica Nacional hará lo propio el 13 y 15 de diciembre en el Palacio de Bellas Artes. Tampoco puedes perderte la temporada del Cascanueces en el Auditorio Nacional.

 

7. Apúntate a todas las posadas que puedas 

Posiblemente diciembre es el mes más pachanguero de todos por culpa de las posadas. Si a tu jefe le valió y te dejó encargado de toda la chamba por irse de vacaciones, una buena terapia para sacudirte el coraje es entrarle con todo a las posadas. Igual y hasta en una de esas te encuentras a tu media naranja rompiendo la piñata. 

 

8. Visita la Villa Iluminada de la Ciudad de México

Las Fuerzas Armadas no solo se aplican con desfiles, también le entran al espíritu navideño. Por los rumbos de Lomas de Sotelo existe una villa iluminada que ya se ha vuelto tradición. ¿De qué se trata? Cada diciembre la avenida Industria Militar se llena de luces navideñas, decenas de nochebuenas, un gran túnel luminoso, nacimientos y puestos de antojitos que no te darán tregua mientras disfrutas del escenario de la villa. 

 

View this post on Instagram

 

A post shared by Jonathan Landa (@jonathan_lan.da) on

Dónde: Avenida Industria Militar, Lomas de Sotelo.

 

Nota del editor: En internet se rumora que la Villa Iluminada de la CDMX está instalada desde el primero de diciembre; sin embargo, al momento de esta publicación aún hay un despliegue de luces similar el de otros años.