Chile, por sus características geográficas, posee valles ideales para el cultivo de la uva, que terminan por dar origen a la producción de diversos brebajes que vienen de ella, como el pisco, el vino y el aguardiente. Aquí tienes una lista de brebajes y cócteles populares: pruébalos para decir con orgullo que has estado en Chile.

1. Melvin

El popular y queridísimo melón con vino, protagonista indiscutible de las tardes de verano. En Chile no verás gente tomando agua de coco, acá lo que se lleva es el Melón Tuna ahuecado y llenito con vino blanco y un toque de azúcar, ¡bien frío!

2. Piscola

La reina del carrete por excelencia, infaltable en reuniones de amigos, previas y afters (para otro trago con pisco, ver el punto 9). Este sencillo trago que mezcla pisco con coca cola y hielo tiene un lugar en los corazones de los chilenos, tanto así que quienes se van del país dicen que es una de las cosas que más extrañan. ¡Salud!

3. Borgoña

A partir de la primavera aparece como aperitivo la jarra de borgoña, que mezcla frutillas picadas, un toque de azúcar y vino tinto, todo bien helado. Cuidado porque es fácil irse por lo dulce y quedar rápidamente arriba de la pelota.

4. Terremoto

En un país tan telúrico como este, donde los temblores son pan de cada día, no podía faltar un trago con este nombre. El terremoto mezcla vino dulce “pipeño”, helado de piña, un toque de granadina y aguardiente o algún licor fuerte (a veces pisco, a veces incluso fernet) y como podrán imaginarse, el nombre tiene más que ver con cómo quedas después de tomarlo, “terremoteado” por decir lo menos.

A post shared by Verito (@verito022) on

A post shared by kiarina81 (@kiarina81) on

5. Navegado

El vino navegado es aquel en torno al cual uno se reúne en peñas universitarias o con amigos en invierno. En el fuego, la olla con vino tinto, naranjas en rodajas, canela, azúcar y clavo de olor, aromatizan los lugares, mientras que este brebaje servido en tazones de aluminio o greda, calienta nuestros corazones.

En este especial de verano de wuain, te mostraremos preparaciones refrescantes teniendo al vino como protagonista. Sigue estos pasos para preparar este clásico trago nacional. — Ingredientes 1 botella de vino tinto 2 naranjas cortadas en rodajas finas con cáscara 2 ramitas de Canela Entera 4 Clavos de Olor 1 taza de azúcar — Preparación En una olla agrega el vino, las naranjas, la canela entera, los clavos de olor y el azúcar. Pon a calentar a fuego bajo hasta que hierva, siempre revolviendo para disolver el azúcar y que los ingredientes liberen su aroma. Cuando hierva, acerca un fósforo encendido a la mezcla para flambear y eliminar el alcohol de la preparación. Sírvelo caliente con una o dos rodajas de naranja en cada vaso. — #navegado #vino#vinochileno #vinotinto #chile #winelovers#instawine #winelover #winestagram#wine #winetime #navidad #familia#amigos #merlot #carmenere #naranja#reserva #verano #summer #copetes#tragos #chileanwine #preparacioneswuain#wuainapp #wuain #🍷

A post shared by Wuain (@wuain_com) on

6. Araucano

Este entrañable licor digestivo que mezcla 23 distintas hierbas maceradas, individualmente tratadas durante 3 meses, se produce históricamente en Valparaíso desde los años 70. Atención: promete “vigor y salud” en su etiqueta. Típicamente ofrecido como bajativo en picadas y de amargo sabor, dice tener propiedades medicinales después de opíparas comidas.

A post shared by Sara Amaral (@saraamaral2017) on

7. Cola de Mono

Nuestro queridísimo trago navideño, ese que no puede faltar al lado del pan de pascua, en reuniones de fin de año y en toda celebración navideña o de despedida del año. Comprende una mezcla de aguardiente, leche, café, canela, azúcar y otras especias. Si vienes a Chile a fin de año, no puedes dejar de probarlo.

A post shared by Ciros (@cirosbarcl) on

8. Malta con Huevo o harina tostada

Tradicional brebaje del campo, que mezcla la malta (que proviene de la germinación, secado y tostado de la cebada) con huevo y canela. Se mezcla 1 litro de malta con 2 huevos en la juguera y se sirve bien helada espolvoreando canela sobre su espuma.

Existe una segunda preparación que mezcla la malta con azúcar y harina tostada y que ha ganado la denominación de “desayuno de campeones”, trago que se toma en zonas rurales en invierno y que es más calórica, por lo tanto se le atribuyen propiedades energizantes.

9. Pisco sour

Nuestra versión del pisco sour -preparado con pisco chileno- es una infaltable en cuanto cóctel exista. No hay celebración en la que el pisco sour no aparezca para brindar.
El tradicional lleva pisco, jugo de limón y goma, aunque ahora encuentran todo tipo de variaciones: Mango Sour, Maracuyá Sour y en el sur el exquisito Calafate Sour, con este fruto exclusivo de la patagonia.

A diferencia de la versión hermana de Perú, acá se sirve en una copa estilo flauta y se corona con una o dos gotas de amargo de angostura.

10. Chupilca

La chupilca es un trago originario del sur de Chile y Argentina y consta de vino tinto con harina tostada. Recuerda a la mítica “chupilca del diablo”, bebida que los soldados chilenos tomaban durante la Guerra del Pacífico. Mezclaba aguardiente y pólvora, a la que se le atribuía el poder de poner a los soldados más agresivos.

A post shared by Fabián Garrido (@fabiandirty) on

11. Jote

Mezcla de vino y coca cola (un sacrilegio para muchos), su nombre proviene de esta ave carroñera común en el norte de nuestro país, de plumas negras y cabeza roja que recuerda los colores de la mezcla de ambas partes.

A post shared by Wuain (@wuain_com) on

12. Serena Libre

Originario de La Serena, este trago mezcla jugo de papayas chilenas, esas exquisitas papayas pequeñas, dulces y amarillas que en nada se parecen a las del resto del mundo, con pisco que se produce en la misma zona del país. Absolutamente delicioso.

A post shared by Pisco capel (@capelpisco) on

Con este listado seguro aprenderás más de la cultura etílica de nuestro país. Eso sí, intenta no probarlos todos juntos o prepárate para un hachazo de proporciones bíblicas, que te dejará diciendo “no tomo nunca más”.

Ilustraciones y dibujos por Carla Rubiolo