1. Duermes con un pijama decente.

Aquí los temblores están a la orden del día, y aunque parezca algo que te han dicho cientos de veces, lo cierto es que cuando la tierra decide darse un estirón, es mejor estar preparado… sin importar el horario. Así que duermes con algo de ropa, no vaya a ser que termines en la mitad de la calle una madrugada sólo con tus calzones.

2. Y hay más de un tipo de terremoto con el que tener cuidado.

En Chile se toman tan en serio los terremotos, que hasta existe una bebida llamada así. Te aconsejo tener mucho cuidado con este trago, para no quedar como si la tierra te hubiera tragado y escupido luego.

3. Los domingos son día de descanso de verdad.

A excepción de Santiago, uno de los lugares urbanos más turísticos del país, en el resto de Chile se descansa los domingos. Este día de la semana lo único que encontrarás abierto son los supermercados, las grandes tiendas de retail y los malls. Te pasará que si en la semana no te dio tiempo de hacer algo y el sábado te levantaste un poco tarde, no te quedará más remedio que esperar hasta el lunes para hacerlo. Además, comprenderás cómo la vida social puede girar en torno al mall.

4. Aunque el vino y los mariscos son los de renombre internacional, los que reinan en la gastronomía chilena son…

La piscola (pisco + Coca Cola) y el ¡completo!

A post shared by Katie Mathews (@instamathews) on

5. Si no te gusta la mayonesa, te aseguras de hacérselo saber a quién te prepare los sándwiches, hamburguesas o completos.

Si algo es cierto, es que los chilenos aman -AMAN- la mayonesa en exceso.

6. En Chile, la mayoría de los platos se componen o llevan alguno de estos ingredientes: pan, palta y papas.

Y la palta se puede comer en cualquier momento del día: desayuno, almuerzo, once…

7. Se puede tomar agua de la llave, peroooo….

La de Santiago tiene un sabor terrible, así que mejor ahorrarte el mal gusto.

8. El bus, la micro y los colectivos son medios de transporte distintos.

El bus es aquel que te lleva distancias largas -como de una ciudad a otra-, la micro son las que van dentro de la ciudad, y los colectivos son autos tipo taxi que se comparten entre varias personas, que tienen rutas definidas y siempre van llenos.

9. En Chile, casi no existe cultura del café.

Es común ir a una cafetería deseando tomarte un café recién hecho, pedir uno, y recibir una taza de agua caliente y una bolsita de café en polvo a un lado. ¡Te lo juro! Prepárate.

10. Aunque hables español, no entiendes el idioma a la primera.

Ni a la segunda y quizás tampoco a la tercera, pero poco a poco vas “cachando poh weón”. Además…

11. El “Weón” puede ser bueno o malo.

Dependiendo de la situación y la entonación: “Hola weón” o “Puta Weon”. Eso sí, forma parte de cada conversación.

12. Hay tres o cuatro normas sociales que aprendes al salir de fiesta en Chile.

En primer lugar, que a las reuniones, asados o fiestas nadie quiere llegar primero, por lo que la norma general es llegar al menos 1 hora después de la acordada o quizás un poco más tarde. Así que si eres de los que llegan siempre a hora, lo mejor es que te vayas acostumbrando a que la puntualidad nos es una cualidad chilena.
Además, si vas a una fiesta, lo más recomendable es que lleves bebida y algo más para compartir. Aunque esto puede ser raro en otros países, en Chile se acostumbra a que todo lo que está sobre la mesa, es para compartir con la totalidad de los invitados.
Por último, el horario de legar a la disco es después de las 2 am y siempre se hace la previa en casa de algún weón para llegar a la disco medio “copeteado”.

13. El festival de Viña del Mar y los feriados católicos se respetan.

El festival de Viña del Mar es un acontecimiento nacional, tal como si de los Oscar chilenos se tratara. Durante la semana que dura el certamen musical, pareciera que nada más importa, tanto que la televisión chilena se avoca casi completamente a la cobertura de hasta el último detalle del evento y sus invitados.


Además, como Chile es un país (extremadamente) católico y se toman en serio la religión, existen varios feriados de este tipo durante el año. Lo bueno es que tendrás más días libres para disfrutar.

14. Evitas preguntar o sacar el tema de Pinochet y Allende, a menos que estés con amigos muy cercanos.

Existen muchas heridas abiertas al respecto aún, y hay algunas preguntas y temas que deben evitarse en conversaciones ligeras.

15. Los perros callejeros son casi obesos, y aunque parecen pequeños boxeadores… son los más amorosos del planeta.

16. Chile es más que Santiago, Atacama y Torres del Paine.

Antes de venir a Chile, todos hemos oído “harto” de estos lugares. Sin embargo, luego de un tiempo aquí, aprendes sobre todos los lugares increíbles con los que cuenta este país. Cientos de lagos, unos más hermosos que otros, volcanes, montañas, cavernas, playas, ríos y demás. Un sin fin de maravillas naturales que te hacen sentir que no te alcanza el tiempo para recorrerlas a todas.