Autor de la imagen: Ali Brohi

 

El crédito de buena suerte de España ya se agotó.

Después de tantos años de estar en la cima, España pasa a estar primera en esta lista.  Los españoles ganaron dos Eurocopas seguidas (2008 y 2012) y el Mundial de Sudáfrica en 2010. Una hazaña gigantesca, sin dudas, pero esto significa que si España gana en Brasil, habrá  ganado los últimos cuatro torneos más importantes del planeta. ¡SEGUIDOS! Para ganar un torneo se necesita muchísima suerte. Perdón, pero la Diosa Fortuna no tocará a la puerta española este verano. Querida España: gracias por los recuerdos.

 

Inglaterra: La eterna decepción.

Cada 4 años, los ingleses se agarran de donde pueden para sufrir el sangoloteo emocional que significa participar en un mundial . A partir de la copa que se jugó en su casa, nada les ha salido bien. En esta ocasión, la presión que cargan los jóvenes jugadores ingleses no es en vano, ya que tienen la mala suerte de haber caído en el “grupo de la muerte” con Italia, Uruguay y Costa Rica. Para Brasil 2014, la selección inglesa no trae gran cosa. Esta última gran generación de jugadores que incluye a Lampard, a Gerrard y a Rooney lo único que se llevará de Brasil es un pedacito de pasto de la cancha como recuerdo.

 

En este mundial, Italia no va  a ser Italia.

Italia está pasando por un cambio generacional después de haber ganado el mundial en 2006, con Del Piero, Cannavaro y Gatusso. De los pocos que hoy quedan de ese equipo, su genial mediocampista, Andrea Pirlo, ya tiene 35 años y Gianluigi Buffon, con 36, dejó de ser el mejor portero del mundo hace mucho tiempo. Más que un torneo para lucirse, para estos grandes jugadores Brasil 2014 será un torneo para despedirse del fútbol. Arrivederci temprano, ¡Italia!

 

Holanda, un caso similar al de Inglaterra, pero sin haber ganado un solo mundial.

Eso sí, son expertos en perder finales (‘74, ‘78 y 2010). Año tras año, Holanda produce a muchos de los mejores jugadores del mundo, pero a nivel selección, se les olvida que la regla número uno para coronarse campeón en un mundial es… ganarlo.  Holanda va a Brasil con mayoría de jugadores jóvenes y, si logra competir con  España y Chile por un puesto en la segunda ronda, posiblemente se tope con el anfitrión. Y para que Holanda pueda ganarle a Brasil en Brasil, tendría que ser Uruguay…

 

Francia está aprendiendo a ser un grande, ¿le saldrá esta vez?

Hace cuatro años, Francia fue al Mundial a hacer un doble ridículo: quedar afuera en la primera ronda y expulsar a un jugador en pleno torneo. La incógnita hoy es si Francia se ha liberado completamente de sus fantasmas porque, de lo contrario, cualquiera de los tres hábiles equipos en su grupo, Honduras, Ecuador o Suiza, le van a dar el gran susto. Además, esta selección no tiene el corazón ni el alma de aquella de Zidane. Van a tener que ver la final en la tierra del Inspector Clouseau.