Brasil tiene buenas noticias que compartir con el mundo esta semana, pues un tapir silvestre acaba de nacer en el bosque atlántico de Río de Janeiro. Es el primer nacimiento de un tapir silvestre en esta localidad reportado en más de un siglo, y los científicos afirman que este evento es evidencia del éxito que ha tenido la estrategia de reintroducción de una de las especies más amenazadas del bosque atlántico. 

El pequeño tapir fue capturado por cámaras trampa en la Reserva Natural de Guapiaçu y pronto fue la estrella de los noticieros brasileños. De acuerdo con un grupo de investigadores, este animalito nació en enero; desde entonces, las cámaras de la reserva han captado a una segunda hembra de tapir embarazada, por lo que un nuevo nacimiento podría estar en camino. 

Maron Galliez, profesora de biología en el Instituto Federal de Educación, Ciencia y Tecnología de Río de Janeiro, mencionó que, “Todo el equipo se encuentra muy contento. Ahora sabemos que el proyecto va en la dirección correcta. El nacimiento de un tapir en la naturaleza es un buen indicador de la formación de una población de estos animales en este sitio. Esto es esencial para restablecer el buen funcionamiento de este ecosistema”.

El programa de reintroducción del tapir espera acelerar la restauración de un hábitat que ha sido devastado por la deforestación. 

Aunque el destino de los tapires luce prometedor, The Guardian reportó que las condiciones del bosque atlántico aún se encuentran comprometidos debido a la presión de agronegocios y especulación sobre el territorio.