Desde hace un cuarto de siglo el número de peregrinos no para de crecer. En 2018 alcanzó la friolera cifra de 327.378 peregrinos que, siguiendo alguna de las rutas, llegaron a Santiago de Compostela.

Pero ¿qué es el Camino de Santiago? Es una de las peregrinaciones más importantes de Europa. Existe desde el siglo IX y comprende un conjunto de caminos que, como si fuesen venas del cuerpo, se dirigen al corazón de Santiago de Compostela.

Una vez llegados a Santiago, los peregrinos que lo deseen reciben la Compostela, que acredita que ha realizado el Camino (solo si presentan una credencial debidamente sellada en las distintas etapas que han recorrido). En caso de realizarlo a pie, la distancia mínima para recibir la Compostela son 100 km; en caso de bicicleta o a caballo, sería un mínimo de 200 km.

Si estás pensando en realizar el Camino de Santiago, aquí tienes una guía sobre una de las rutas, el Camino Francés, desde Sarria. Es la ruta de mayor concentración de peregrinos.

Etapa 1: Sarria – Portomarín (22,5 km)

Photo: Daniel Ortega

Uno de los momentos más bonitos del Camino Francés sin lugar a dudas es la llegada al pueblo de Portomarín. La iglesia de San Nicolás, de estilo románico tardío, preside el nuevo Portomarín —el pueblo tuvo que ser trasladado en los años 60 tras la construcción de un embalse— en un fantástico estado de conservación.

Etapa 2: Portomarín – Palas de Rei (25 km)

Si algo destaca de esta etapa es la vegetación y el color verde, lo que la convierte en un lugar idóneo para reflexionar y disfrutar de la belleza que nos envuelve. Pero hay también una cara B: los senderos van en paralelo a la carretera nacional, convirtiéndola en la etapa menos atractiva del camino.

Etapa 3: Palas de Rei – Ribadiso (27 km)

Es aconsejable hacer una parada en Melide para almorzar, ya que está considerado el corazón de Galicia y podrás comer el mejor pulpo.

Photo: Daniel Ortega

La llegada a Ribadiso es otro de esos momentos más especiales del Camino, ya que al entrar en el pueblo hay que pasar por un puente que cruza un río. Después de una larga caminata, los peregrinos meten los pies en la pequeña piscina natural que forma el río debajo del puente y durante unos instantes dejas de sentir las piernas.

Photo: Daniel Ortega

Etapa 4: Ribadiso – O Pedrouzo (20 km)

Photo: Daniel Ortega

O Pedrouzo es uno de los pueblos de mayor concentración de peregrinos por su cercanía a Santiago (20 kilómetros). Allí empiezas a ser consciente de que el Camino está llegando a su fin y la espera para llegar a Santiago se consume.

Es aconsejable visitar la iglesia de Santa Eulalia, en cuyo altar mayor podrás observar una enorme concha de vieira.

Etapa 5: O Pedrouzo – Santiago (20 km)

Photo: Daniel Ortega

La última etapa de nuestro camino nos deja lugares increíbles donde realizar pequeñas paradas.

La primera de ellas, a 9,5 km, es el pueblo de Lavacolla y su parroquia de San Pelayo, construida en 1840. Allí es habitual encontrar a un artesano que se dedica a realizar peregrinos de alambre, perfecto para regalos originales.

A 4,8 km de Santiago llegamos al Monte do Gozo, colina de 380 m desde donde se puede divisar por primera vez la ciudad de Santiago y su catedral. Esa alegría que genera ver Santiago por primera vez da nombre a la colina. Allí se encuentra una pequeña capilla para facilitar la oración a los peregrinos recién llegados.

Y, finalmente, el momento cumbre del camino y la amalgama de sentimientos que se producen por la llegada a la catedral de Santiago.

Por último, 10 consejos si te aventuras a realizarlo

  • Hidrátate mucho y bien.
  • Intenta que la maleta pese lo mínimo posible; para ello, lleva solo lo imprescindible.
  • Usa zapatillas al finalizar las etapas, ya que permitirán la ventilación del pie.
  • Usa vaselina para hidratar el pie y reducir la probabilidad de que aparezcan ampollas.
  • Usa zapatillas de deportes ya usadas anteriormente con la que te sientas cómodo. No es aconsejable estrenar zapatos allí.
  • En caso de que seáis un grupo grande, es preferible reservar en los albergues para así asegurarte de que tendrás cama para dormir al llegar.
  • Usa protección solar y gorra si vas a realizar el camino en verano.
  • Lleva chubasquero, ya que es habitual que te llueva en el Camino en cualquier época del año.
  • Come bien y no escatimes en horas de descanso, ya que supone un esfuerzo y gasto energético considerable.
  • Lleva ropa reflectante si piensas andar de noche.