El Municipio de Xonacatlán, en el Estado de México, es conocido como la capital del peluche mexicano. Aquí, alrededor de 400 familias fabrican el 70 por ciento de los muñecos de peluche que se distribuyen alrededor de la república. Ya sean osos, changos, ranas, perros, conejos de todos colores y tamaños y también con diversos letreros para regalar en los momentos más especiales.

En Xonacatlán se elaboran aproximadamente 1500 piezas al día. Si bien se utilizan todos los avances tecnológicos para mejorar las técnicas de corte, también se realizan trabajos a mano, como coser los ojos de los peluches o dibujarles la sonrisa.

Pequeños, o hasta de 1,70 metros de altura, la tela se corta, se unen las piezas, se rellenan, decoran, colocan moños, ropa y con aire a presión limpian los residuos para ser enviados a las tiendas del país para que tú elijas tu muñeco de peluche favorito.

Así que si tienes un muñeco de peluche o regalarás alguno, es muy probable que lo hayan hecho en este municipio.