¡El Estado de México lo tiene todo!

Malinalco

Ubicado a dos horas y media de la Ciudad de México, de este pueblo mágico encantador no te puedes perder los murales del ex- convento agustino de Malinalco (considerados joyas del arte novohispano), y la Zona Arqueológica de Cuauhtinchan, ubicada en el Cerro de Ídolos. Los vestigios de la civilización azteca datan de los siglos XV y XVI.

A post shared by INAH (@inahmx) on

Jardín Botánico Cosmovitral

El Jardín Botánico Cosmovitral es creación del gran Leopoldo Flores y está ubicado en el centro histórico de Toluca. Para la creación de esta obra de art nouveau se utilizaron 75 toneladas de vidrio soplado y se ocuparon 28 colores diferentes de vidrio. El cosmovitral se encuentra en un hermoso edificio que se construyó para conmemorar el Centenario de la Independencia de México. Se utilizó como un mercado durantes unos 40 años, hasta que el destino del edificio se resolvió a favor del vitral que actualmente es considerado el más grande del mundo.

A post shared by Moments (@charlesowls) on

En él su autor plasmó la confrontación eterna entre el bien y el mal, la luz y la oscuridad y la dualidad de ángeles y demonios. La parte más conocida es la que representa al Hombre Sol.

A post shared by Nicolas Haros (@nickharos) on

Esta obra monumental está compuesta de 71 módulos vitrales, que en conjunto suman tres mil 500 metros cuadrados de vitral. Además, aquí se encuentran 400 especies de plantas nativas de todo el mundo.

Tepotzotlán

Este pueblo se disfruta mejor andando a pie por sus calles empedradas y su enorme plaza rodeada de tiendas de artesanías y restaurantes de arquitectura colonial. Tepotzotlán posee una de las joyas más admirables de la cultura virreinal en nuestro país: el ex Convento de Novicios de los jesuitas, en el cual, destaca el admirable templo dedicado a San Francisco Javier.

A un par de kilómetros del centro, puedes admirar el Parque Estatal Sierra de Tepotzotlán, abocado a la protección y conservación ecológica. Su gran tesoro es el monumental acueducto de Xalpa, con casi 440 metros de longitud y que también se le conoce como Arcos del Sitio. ¡Y solo a una hora de la Ciudad de México!

Cañadas de Nanchititla

A 190 km de la ciudad de Toluca, este lugar es uno de los más bellos paisajes del centro del país.

A post shared by Marco A Castro (@castro.marcoa) on

Puedes organizar un día de campo, caminatas, rappel, excursiones y hasta ciclismo de montaña. No dejes de planear una escapada, en la quepodrás contar con los siguientes servicios:
Palapas con asadores, cabañas, alberca, área de acampado, miradores, exhibidores de fauna y más. Aquí puedes obtener más información.

A post shared by 61L35 (@giles_osorio_jc) on

Metepec

El nombre de este pueblo en náhuatl significa “sobre el cerro de los magueyes” y, efectivamente, ese es Metepec. Ubicado a ocho kilómetros del centro de Toluca, te recomiendo visitar el pueblito mágico, es realmente encantador y está lleno de cafés y restaurantes.

Luego puedes subir las escalinatas de la Capilla del Calvario (foto) y disfrutar de una vista de Metepec, cuyo nombre en náhuatl justamente significa “sobre el cerro de los magueyes”. La artesanía típica de Metepec es el precioso árbol de la vida.

A post shared by culTURISMO (@cultura_turismo) on

A post shared by Alicia Garceau (@aliciagarceau) on

Centro Ceremonial Otomí

Asentado en una región boscosa, a dos horas de la Ciudad de México, este recinto reproduce el antiguo sitio de reunión del pueblo otomí.

A post shared by Crissa Ortiz (@crissa0778) on

Aquí podrás encontrar elementos arquitectónicos y escultóricos entre sus distintas plazas, andadores, glorietas, columnas y conos que incorporan una gran cantidad de imágenes míticas y símbolos del pensamiento religioso de la cultura otomí. Aquí puedes obtener más información.

Valle de Bravo

A dos horas y media de la Ciudad de México se encuentra este lugar lleno de encanto, en el que encontrarás un generoso clima ideal para hacer todo tipo de actividades deportivas, ya sea en el lago o la montaña.

También vale mucho la pena una caminata por el pueblo mágico.

A post shared by Ash Snell (@ashgsnell) on

Cascada Velo de Novia

A quince minutos de Valle de Bravo, esta cascada tiene una caída de agua de 35 metros. Este lugar forma parte del parque ecológico del mismo nombre. En temporada de lluvias el velo es aún más abundante.

Los alrededores del parque se han acondicionado con mesas, bancos y asadores para que puedas de un bello día del campo en medio de la naturaleza. También se venden alimentos, artesanías y puedes rentar caballos para realizar un paseo por la reserva. Es también ideal para acampar, si así lo deseas.

A post shared by Dirk Feldhaus (@dirkfeldhaus) on

El Oro

Es una de las antiguas glorias mineras de esta partes del país y, aunque su esplendor minero hace mucho tiempo que se agotó, aún se sigue destacando como un imán turístico de gran respeto.

Recorre sus calles pintorescas de suelos empedrados hasta llegar a las panaderías colindantes al tradicional Jardín Madero: sirven rico café caliente y suculentos bizcochos. Este pueblito está a tres horas de la ciudad de México.

A post shared by David Nossiff (@davenosse) on

Hacienda Panoaya

En Hacienda Panoaya se encuentran los laberintos más enigmáticos de México. Es un lugar ideal para visitar en familia y tiene una hermosa vista a los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Cuenta con diversas actividades deportivas, tirolesa, museo y más. Está ubicada a una hora de la ciudad de México.

La Marquesa

Todavía recuerdo cuando iba de niña a volar mi papalote… Este es uno de mis lugares favoritos para ir a desayunar unas deliciosas quesadillas o un caldo de hongos.

Aquí sí que vas a llenar tus pulmones de oxígeno en cualquiera de las actividades que quieras hacer, desde una caminata, hasta rentar cuatrimotos o caballos e irte de pesca. Está realmente cerca de la ciudad de México, a tan solo cuarenta minutos. No olvides irte muy abrigado.

A post shared by elvia rodriguez (@vivisa77) on

Chapa de Mota

Este es un pintoresco pueblo serrano cuyo nombre significa “lugar de chía”. Uno de sus principales atractivos arquitectónicos es el Templo de San Miguel Arcángel, construido en 1580.

A post shared by Alan García (@garciarodal) on

Otras atracciones que te recomiendo checar son el el Bioparque Estrella (foto 1) y el Parque Estatal Chapa de Mota (foto 2).

Villa del Carbón

Rodeado de montañas y vegetación, y a solo dos horas de la Ciudad de México, aquí te recibirán un ambiente tranquilo y un delicioso aroma de pino. Pasea por las callecitas del pueblo y luego relájate en uno de sus centros ecoturísticos.

Ixtapan de la Sal

Para disfrutar un magnífico clima soleado y descansar en aguas termales a las que le se atribuyen propiedades curativas, solo tendrás que manejar dos horas desde la Ciudad de México. Si buscas un lugar para recargar las pilas, este es el indicado.

A post shared by Victoria (@victoriahotelyspa) on

Nacional Izta-Popo

Ubicado a dos horas y media de la Ciudad de México, este parque fue declarado por la UNESCO como Reserva de la Biosfera de los Volcanes en 2010. Es una de las áreas protegidas más antiguas de México. Fue creada con el fin de proteger las montañas que conforman la Sierra Nevada.

El Popocatépetl y la Iztaccíhuatl conforman la segunda y tercera cumbres más altas del país y son los íconos por excelencia del paisaje natural mexicano. Aquí puedes encontrar más información.

Nevado de Toluca

Lo de nevado depende en qué época del año vayas: los mejores meses para la nieve son entre diciembre y mediados de febrero. Pero, en realidad, cualquier día del año te debes ir muy bien abrigado.

A tres horas de la Ciudad de México encontrarás uno de los paisajes más espectaculares a nivel mundial. Es el único volcán en México que tiene lagunas de agua potable en su cráter. También se han encontrado vestigios arquitectónicos. Aquí puedes leer un relato sobre el ascenso.

Teotihuacán

Las ruinas de la ciudad sagrada de Teotihuacán fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y se encuentran a solo una hora de la Ciudad de México.

A post shared by Emmanuel (@elsamp123) on

Aquí encontrarás algunos de los tesoros más importantes de las civilizaciones mesoamericanas, como el Templo de la serpiente emplumada, la Ciudadela, las pirámides del sol y la de la luna y la Calzada de los muertos. Pero eso no es lo único que puedes visitar, también hay museos, zonas para acampar, restaurantes muy interesantes ¡y hasta puedes volar en globo aerostático!