La Carretera Nacional, como le llamamos por acá, es una ruta importante e interesantísima en términos de gastronomía regional, particularmente entre Monterrey y Linares. Seguramente es la carretera por la que más he transitado, una ruta que está hecha a la medida para el peregrinaje gastronómico de la cocina norestense.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Por eso tuve a bien darle una repasada a los sitios donde su comida es todo un suceso de sabores tradicionales. A continuación va una lista con los lugares más conocidos y sus platillos, todos ellos calados y comprobados por quien escribe.

1. VILLA DE SANTIAGO

Este pueblo se encuentra a la altura de la Presa de la Boca, en las inmediaciones de la Sierra Madre Oriental. Es la cabecera del municipio de Santiago y es considerado pueblo mágico, ya puedes ver por qué.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Sus calles y sus casas encantadoras fueron hechas para caminar y disfrutar del ritmo pacífico de pueblo norestense de antaño. Te recomiendo tomarte una copa de licor de manzana hecho en la sierra y contemplar la esplendorosa vista panorámica.

A post shared by Sergio González (@sergio120979) on

2. TIENDA MOLINO BLANCO

Retomando la Carretera Nacional se encuentra esta tienda, vestigio de lo que alguna vez fuera la actividad más importante de la zona: el cultivo de la caña y la producción de piloncillo.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Fue en el año 1902 cuando precisamente se estableció como molienda de caña. Se ubica para ser exactos en el km. 249 y actualmente se especializan en conservas (riquísimas las de calabaza, chilacayote y naranja). Además hay hojarascas, jocoque de vacas felices, dulces de membrillo, aguamiel de caña y, su producto estelar, el delicioso piloncillo con nuez (foto). Sin dudas, el mejor que he probado en toda mi vida.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

3. LOS CAVAZOS

Esta es una zona comercial muy concurrida. Se encuentran muebles rústicos, artesanías, plantitas, macetas para las plantitas, entre otras cosas y, aunque hasta ahí no suene muy interesante, también hay algunos restaurantes tipo buffet que ofrecen guisos regionales y, lo que más me gusta, productos y preparaciones típicas.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Recomiendo los elotes asados, los licores y dulces regionales, la miel, la fruta en almíbar y las mermeladas artesanales, el pan de elote, las conservas de chilacayota, camote, naranja (foto 1) y las salsas.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

También puedes adquirir unas salsas muy tradicionales y caseras que forman parte fundamental de la cocina regional, como la Aída, con la clásica receta de la región citrícola con chile del monte, la cual se ofrece en dos diferentes texturas: con y sin semilla, lo cual da para dos historias diferentes a la hora de complementar un platillo.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

4. CHORIZO CHÁVEZ

Es debido hacer la siguiente parada en El Cercado, una tienda que es un negocio familiar de comestibles y que fue establecida en 1978. Ahí encuentras todo lo que representa a la región. Su especialidad es el chorizo que ellos mismos producen y que ofrecen en diferentes presentaciones: de lomo cortado a cuchillo (más magro y en trozo), de pierna y paleta (con más grasa), semi molido (esta es la presentación estelar), así como en tripa especial pa´ aventarlo a la parrilla. La atención personalizada es de lo mejor.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

5. TACOS GIL

Saliendo de Chávez, cosa de cruzar al otro lado de la carretera, te topas con este negocio de tacos mañaneros que te ofrece un mundo entero de guisos: los hay de costilla adobada, de chile relleno, de barbacoa, de manita de puerco lampreada, de deshebrada, de tripa, de huevo con papas, de chorizo y de un sinfín de etcéteras.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

En cuanto a la servida, no se miden, va el taco muy generosamente relleno, como debe ser; aquí sí aplica la de “taco que cierra no es taco”. Mira estos tacos mañaneros de manita de puerco lampreada, costilla adobada, huevo con chilaca, frijoles con veneno, picadillo, bistec con champiñones, y la joya de manzana como bebida indispensable.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

6. HELADOS REGIA

Muy cerca de ahí, nomás pa´l refrescante antojo, puedes pasar por un trompito (paleta de hielo) o una nieve. Pasando el Cercado solo tienes que dar vuelta a la derecha y avanzar unos 200 metros sobre la carretera que va hacia el (imperdible) parque ecoturístico Cola de Caballo. Es un un negocio muy tradicional desde 1959, así que encuentras una vasta variedad de sabores. Te sugiero la paleta de vainilla rellena de cajeta y la de membrillo con queso.

7. EL ÁLAMO

Continuando con la ruta, unos kilómetros más adelante, se deja ver esta importante localidad también ubicada en el municipio de Santiago, llamada San Pedro de los Salazar, mejor conocida como El Álamo. Es una zona muy tradicional en el tema gastronómico y musical desde los años veinte. Ahí se encontraba un conocido restaurante llamado El Álamo Café, justamente al lado del frondoso álamo que le dio su nombre a la localidad.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

A este sitio acudían los regios a comer cada domingo, que era el día que amenizaba el conocido grupo regional “Los Montañeses del Álamo”. Actualmente queda la nostalgia por aquel restaurante, pero se sigue aportando tradición con la venta de productos típicos que ahí mismo tuvieron su origen, como los turcos y las salsas.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

8. TURCOS DON JULIÁN Y SANTIAGO

Son empanadas cien por ciento regionales que surgieron ahí en El Álamo, por el año 1923. Van rellenas de carne de puerco condimentada con especias como clavo, anís, canela, así como nueces, pasas y coco. La marca Santiago es más reciente y surgió en 1981.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

9. SALSAS SAN PEDRO

Estas salsas son otras joyas culinarias de la región. Hechas a base de la misma clásica receta avinagrada, con piquín y especias, sus orígenes se remontan al año 1978 y actualmente las hay de jalapeño rojo y verde, japonés, chipotle, así como las estelares: habanero, cambray y piquín (con y sin semilla). Estas últimas le van geniales a la carne asada, al chicharrón de puerco y al huevo con chorizo. La marca ofrece además otros productos como escabeches y mieles.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

10. RESTAURANTE EL CHARRO

Siguiendo en esa misma zona, en San Pedro (El Álamo), a pocos metros se localiza este muy conocido restaurante que fue establecido en 1940 y que aplica perfectamente para esta lista. Aquí puedes ir a degustar los platillos desde la hora del almuerzo, pasando por la hora del ángelus y hasta la hora de la cena.
En este vídeo puedes ver fotos antiguas del restaurante y música de Los montañeses del Álamo:

Ofrece todos los platos tradicionales de la gastronomía norestense, aunque se destaca su cabrito estofado y su machacado Don Toño, que se produce ahí mismo y que lleva ese nombre en honor a Don Antonio Tolentino, que adquirió el restaurante en 1962 después de muchos años de esfuerzo trabajando como obrero, como vendedor ambulante y un tiempo como ayudante de cocina “indocumentado” en los Estados Unidos. Mis recomendaciones: platillos hechos a base de carne seca, como la carne frita y el caldillo, por mencionar dos. Pide también las gorditas de manteca con queso, son imperdibles.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

11. CAFETERÍA CAPRI

La siguiente parada más que obligada es Allende, tierra de gente muy emprendedora. Aquí se estableció la tradicional Cafetería Capri, en el año de 1975. Se ubica a unos 30 minutos de Monterrey y es, sin duda, un lugar top para empezar tu día con un copioso desayuno de atropellado y frijoles con veneno.
Goza de mucha fama en la región por sus suculentos empalmes y la carne seca con chile que se produce ahí mismo (foto). El asado de puerco es otro platillo estelar; además de ser platos vastos, la sazón es brutal, casera y sin pretensiones. Cabe mucho mencionar el notable buen servicio

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

12. EL BLANQUILLO

Pasando Allende, en el km. 215, empiezas a ver anuncios de venta de carne seca por todos lados, lo cual indica que has llegado a la comunidad Congregación Calles, mejor conocida como El Blanquillo, municipio de Montemorelos, tierra de la carne seca; ahí se produce la mejor de la región.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

13. EL GRAN PRINCIPAL

Ahí mismo en El Blanquillo se ubica este restaurante establecido en 1969. Encuentras variedad de cortes, entre ellos la infaltable aguja de rancho, y van todos acompañados de arroz colorado, frijoles refritos y un molcajete de piquín.
Su menú incluye todos los platillos regionales y sus especialidades son: carne zaraza encebollada (foto 1), caldillo de carne seca, asado de puerco, cabrito en salsa y en fritada (todo en platos pa´ compartir). La gloria está en comer con tortillas de harina y, bueno, puedes rematar con una conserva de naranja (foto 2) acompañada de queso fresco de rancho, postrezazo que representa perfecto a esa región citrícola de Nuevo León. En cuanto al servicio, para variar, también es de lo mejor; ¡ se habla español y norteño ! Por el idioma no batallas…

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

14. EL PARIENTE

Es uno de los restaurantes más representativos en toda esta región citrícola. Se ubica a la altura de la cabecera municipal de Montemorelos, aproximadamente a unos 45 minutos de Monterrey. Inició hace unos treinta años con un toldo y ocho mesas y hoy en día es todo un gigante, con más de cien mesas, tortillería y tienda de productos regionales para llevar. Te sugiero no irte sin paquetes de carne seca, zaraza, dulces, salsas, chiles en conserva y sazonadores.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Para degustar ahí encuentras todos esos sabores del Noreste que tanto entrañan, bien distribuidos en quesos frescos, flameados, frijoles con veneno, caldo de res, caldillo de carne seca, machacado con huevo, gorditas, empalmes, arrachera, zaraza (en la foto 2: carne zaraza con piquín y aguacate), asado de puerco, chorizo, tortillas recién hechas, salsonas y, por supuesto, jugo de naranja de la región, entre otras cosas; cabe mencionar que sus carnes siguen siendo marinadas y oreadas de la manera tradicional antigua.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Ya entrados en gastos, te puedes acompañar con una Carta Blanca bien fría y escuchar al grupo en vivo que interpreta clásicos como “El Chubasco”, de los Cadetes de Linares, y que representa genuinamente a la región, con los insustituibles acordeón y bajo sexto, típicos instrumentos de la música popular del noreste:

15. TACOS LOS PINOS

Ahora bien, siete kilómetros más adelante en plena zona naranjera, encuentras estos tacos a la leña, todo el día está echando humo el asador. La especialidad son los de costilla de borrego, pero también hay de molleja y diezmillo; no pueden faltar los volcanes y las gordas con manteca cocidas en las brasas y rellenas de carne asada con queso. ¿Que si aquí también hay jugo de naranja natural y al por mayor?, ¡Nombre, cómo vas a creer!

Costillas de borrego y mollejas asadas

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Gorda cocida a las brasas rellena de carne asada, queso y piquín fresco de Los Ramones, Nuevo León

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Tacos de borrego asado

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Tostada de molleja asada

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

16. MARQUETERÍA LA GUADALUPANA

Este es un lugar indispensable para finalizar la ruta: es el negocio de los creadores del codiciado dulce de leche quemada, el dulce regional con el que más se identifica a Nuevo León, ¡la gloria de Linares! Aquí vale la pena surtirse a lo grande. Hay también marquetas, encanelados, rollos cubiertos con nuez molida, revolcadas y perlitas (también conocidas como “besos indios”).

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

Es un regalo contar con sitios como este, de tradición dulcera artesanal. Esta sucursal está en el centro de Linares pero, si no quieres entrar al pueblo, síguele por la carretera, te encontrarás mucha gente a tu paso vendiendo glorias y todos te dirán que son las originales… Tú síguele y, pasando el pueblo, a unos cinco kilómetros se encuentra una sucursal del lado derecho, se ubica justo en frente del Rancho de la U.A.N.L.

A post shared by CórdovaCuit (@cordovacuit) on

*Si quieres ver más fotos relacionadas con la gastronomía mexicana, en especial con la norestense, sígueme en Instagram. Mi cuenta es: @cordovacuit