Realizar un buen altar de muertos, mis queridos lectores, no es una tarea nada sencilla. Altar para los fieles difuntos que se respete requiere de tiempo, paciencia y mucho amor. Pero no te apures, que el día de hoy te diremos qué elementos no deben faltar, el cómo y cuándo ponerlo y hasta en qué fecha quitarlo. Checa dato y lánzate a conseguir todo los materiales. ¡Los mercados locales te proveerán de todo lo que necesites!

Photo: Freda Bouskoutas | Shutterstock

¿Cuándo debo montar mi altar de muertos?


Te diré que a lo largo y ancho del país hay diferentes fechas para realizarlo e incluso para quitarlo. En algunos lugares se comienza a levantar unos días antes de finalizar el mes de octubre. En otras partes del país, el altar no se retira sino hasta finales del mes de noviembre en vísperas de la festividad de San Andrés. Tú eliges.

El día 28 de octubre empieza la llegada de los muertos que perdieron la vida de manera trágica, el día 29 se conmemora a aquellos que murieron ahogados; el 30 y el 31 de octubre se dedica a los niños que no fueron bautizados. El 1 de noviembre se celebra la llegada de todos aquellos que tuvieron una vida virtuosa y la de los niños bautizados y finalmente, el día 2 de noviembre, es el Día de Muertos. Todas las ánimas ya se encuentran con sus familias celebrando y disfrutando de su bienvenida. Recuerda que esta es una ocasión de recordar a los difuntos de manera cálida y llena de alegría.

Photo: Carlos Ivan Palacios | Shutterstock

¿Cuál es el primer paso para construir el altar?


Primero, escoge el lugar donde lo vas a instalar, esto es muy importante porque debe de ser un espacio donde no haya corrientes de aire, por aquello de las veladoras, y claro, donde no estorbe el paso de la familia y las visitas. ¿En qué lo vas a poner? Puede ser en una mesa con un mantel de color claro, unas cajas forradas de papel de china o colgado del techo como los altares totonacas.

La forma más tradicional de hacer tu altar (aunque hay tantas variantes como familias existen) es incorporando los tres niveles que representan: primero la tierra donde se colocan las ofrendas, toda la comida y bebida que a los fallecidos les gustaba saborear en vida. En el segundo nivel se encuentra el limbo, ese lugar que -según la religión católica-, es donde se encuentran las almas antes de entrar al cielo. Ahí debes colocar las fotos de tus seres queridos a quienes dedicarás la ofrenda. También, si así lo quieres, puedes poner algún objeto de su preferencia. En algunos lugares de México ponen juguetes, si son niños, algún medallón o prenda de vestir, o los cigarros que el difunto gustaba fumar. El último nivel, el más alto, representa el cielo, ahí colocarás las imágenes religiosas.

Photo: Aurora Angeles | Shutterstock

Ya que decidiste cómo y dónde poner tu altar, aquí te enumero todos los elementos que no deben faltar en tu ofrenda para este día:

Vasos con agua y platos con sal. El agua y la sal siempre han tenido un simbolismo como agente purificador. Además, después del largo viaje de las almas, seguro que están sedientos.

Copal o incienso. Con ello purificas el ambiente para nuestros antepasados. Estos elementos ayudan a alejar a los malos espíritus y a unir el cielo con la tierra.

Photo: AGCuesta | Shutterstock

Flores. Aparte de su aroma y hermoso color, los amarillos pétalos del cempasúchil se deben de colocar formando un camino de entrada a la ofrenda, como una aromática guía que los lleve hasta el altar mismo. También puedes utilizar la nube, el terciopelo o garra de león, la gladiola o los crisantemos.

Photo: Glass and Nature | Shutterstock

Calaveras de dulce. Elaboradas con azúcar, agua hervida y limón, están adornadas con papel metálico en los ojos y betún de colores para los detalles de la cara. En la frente suelen llevar el nombre de la persona a quien están dedicadas. Las calaveras y esqueletos, ya sean de dulce o de pan, nos recuerdan que la muerte es parte del ciclo de la vida.

Photo: ElCorazon Photo | Shutterstock

El papel picado. El viento es un fiel ayudante para traer a los espíritus. Se cree que cuando el papel se mueve, es que un alma está pasando a través de él. Para la festividad de Día de Muertos es muy importante saber qué colores utilizar, ya que cada uno tiene un significado especial: el naranja representaba el luto para los aztecas, así como lo es el morado para la religión católica. El azul simboliza a quienes murieron por causa del agua, el verde para los jóvenes, el amarillo para los ancianos y el blanco es para los niños. En la época prehispánica, el rojo representaba a los guerreros y el negro, a mujeres que morían en el parto.

Photo: Cris_mh | Shutterstock

Una cruz de ceniza o cal. Cuando llega el ánima al altar podrá rezar y pedir perdón por alguna culpa pendiente.

Photo: sunsinger | Shutterstock

Velas o cirios. Estas no deben de faltar, ya que iluminan con su titilante luz el camino de los espíritus. Incluso sirven para mostrarles el camino de regreso, una vez concluida su visita. Ya sea que las distribuyas en todos los niveles del altar (se suele poner una por cada difunto ofrendado) o colocadas en el piso en forma de cruz, son imprescindibles.

Photo: Elizabeth Winterbourne | Shutterstock

Comida y bebidas. Cuando haces una fiesta de cumpleaños, generalmente te esmeras por preparar alimentos que sean del gusto del festejado. En esta celebración pasa lo mismo: vas a poner el platillo o platillos que más disfrutaba en vida. Tampoco deben de faltar las bebidas preferidas de cada quien: refrescos, aguas de frutas, café de olla y atoles, y por supuesto las bebidas más espirituosas, tequila, anís, vino, rompope, mezcal, o cualquier otra que haya sido de su gusto (culposo por cierto).

Photo: Aurora Angeles | Shutterstock

Algunas veces, se tiene la creencia de que cuando el espíritu queda satisfecho y feliz, les quita la esencia a los alimentos; si alguien quiere aprovecharlo y lo prueba, es posible que ya no tenga ni olor ni sabor y las frutas y los panes suelen tener una apariencia deshidratada. No olvides incluir el tradicional pan de muerto, que simboliza la generosidad de la Madre Tierra.

Photo: Aurora Angeles | Shutterstock

En muchos lugares se acostumbra poner una veladora, un pan de muerto y un vaso con agua en el exterior de la casa, para ofrendar al ánima sola, aquella que no tiene quien le invite a su hogar en estos días.

Photo: Suriel Ramzal | Shutterstock

Ahora que ya sabes cómo armar tu altar no tienes excusa para no participar de esta hermosa celebración. ¡Feliz Día de Muertos!