Foto: Galicia Photo Tour

1.

Hazte preguntas sin parar hasta que entiendas que el mundo es relativo y ya no seas capaz de contestar directamente a nada sin pedir más información.

2.

Quéjate de la lluvia, echa de menos la lluvia, quéjate del calor, mira al cielo esperando a que abra en las mañanas grises de verano.

3.

Inhala gas radón hasta que notes que al salir de Galicia te invade la morriña.

4.

Elimina los tiempos compuestos de tu vocabulario. Sustituye el verbo “haber” por “tener” para hacer la transición más fácil. ¡“Tienes hecho” cosas más difíciles!

5.

Agudiza tu ingenio hasta que seas capaz de resolver cualquier problema en tu finca con un somier viejo, un trozo de uralita o cualquier otro elemento que tengas a mano y que te atrevas a usar sin prejuicios. MacGyver era gallego.

6.

Desconfía de los desconocidos hasta que se beban el chupito de licor casero que les has puesto delante.

7.

Introduce las palabras “riquiño”, “pobriño”, “parvo”, “enxebre”, “reseso” y “carballo” en tu vocabulario. Úsalas en cualquier lengua que estés hablando.

8.

Báñate en el océano hasta que olvides que hay playas en otros lugares del mundo con agua a más de 18 grados.

9.

Si tu pasión es la literatura, escribe un libro sobre un emigrante retornado al rural al que le pilla la Guerra Civil.

10.

Escoge entre Dépor o Celta. Aunque hayas decidido ser de Ourense o Lugo.

11.

Aprende a pronunciar la xe repitiendo “Xunta” varias veces. Pasa a “axóuxere” cuando ya domines el primer paso.

12.

Habla gallego con acento portugués cuando cruces la frontera e indígnate si los vecinos lusos empiezan a hablarte en perfecto castellano… o en inglés.

13.

Comparte las viñetas de Luis Davila en redes sociales como si tus amigos no las hubiesen visto ya. Dale un “me gusta” a todas las que te encuentres.

14.

Acepta que no son lo mismo 20 grados en verano que en invierno.

15.

Escoge una aldea a la que ir los domingos. Mucho mejor si te acoge una familia dispuesta a cebarte a base de cocido.

16.

Explícale a todo escocés, irlandés o bretón que te cruces que eres uno de ellos.

17.

Consigue por todos los medios posibles tener familia en Venezuela, Argentina o Suiza. Otros países colindantes también son válidos.

18.

Apréndete la primera estrofa del himno gallego. O todo entero, pero canta solo la primera parte para no desentonar en manifestaciones y otras fiestas populares.

19.

Defínete como una persona realista y poco creyente mientras haces el conjuro de la queimada, saltas la hoguera en San Juan para espantar a las meigas y temes en silencio a la Santa Compaña.

20.

Mira un hórreo hasta que deje de parecerte una construcción rara.

21.

Di “no doy hecho”.

22.

Añade pimentón a todas las comidas.

23.

Aprende que el calabobos no es lluvia, que el orballo es siempre bonito y que si poalla no vale la pena abrir el paraguas.

24.

Sé ambiguo, pero optimista. Porque malo será, nunca choveu que non escampara!

Sea el primero en comentar