Hoy la pregunta de muchos es «¿Cómo mantener una relación a distancia?». Con la globalización, la cantidad de parejas que, por estudios o trabajo, se termina encontrando en una relación a distancia sigue aumentando. Estudios recientes sobre el amor a distancia sugieren que, contrariamente a lo que se pensaba antes, las parejas que viven alejadas no sólo son capaces de sobrevivir a la lejanía física, sino que también muestran niveles de satisfacción más altos que las parejas “tradicionales”, debido a que se ven obligadas a desarrollar estrategias de comunicación más sofisticadas que las personas que comparten su vida a diario. Así que si estás viviendo a cientos o a miles de kilómetros de tu media naranja, ¡que no panda el cúnico! Acá van 15 consejos para mantener una relación a distancia saludable.

 

1. Ser sinceros y realistas.

¿Quién puede contar la cantidad de lágrimas derramadas y las promesas de amor eterno que se hicieron en el aeropuerto al momento de separarse? Lo cierto es que, una vez calmadas las aguas, es necesario ser honesto con el otro y con uno mismo. Juntos, tendrán que evaluar si la relación es realmente sostenible, si el valor de la cantidad de tiempo que pasaron juntos supera el dolor de los sacrificios que tendrán que hacer, si los dos cuentan con una personalidad lo suficientemente persistente como para no caer en la facilidad de olvidarse y, sobre todo, si los dos están dispuestos a soportar semejante esfuerzo.

 

2. Ser claros con respecto a lo que se espera del otro.

Cada pareja es un universo único: lo que para algunos representa un engaño o una infidelidad, para otros no lo es. Algunas parejas optan por relaciones abiertas; otras deciden mantenerse dentro de la exclusividad monogámica. Sea lo que fuere que elijan, lo importante es que los dos sean claros sobre lo que esperan del otro y, en caso de que las condiciones del “contrato” que consensuaron cambien, simplemente ser sinceros.

 

3. Valorar el lado positivo.

Una de las mayores ventajas de las relaciones a distancia es que permiten el desarrollo personal y la independencia. Si decidieron separarse de manera pasajera para seguir los sueños y proyectos que cada uno de ustedes tenía, no pierdan de vista cuáles son los objetivos a largo plazo que acordaron.

 

4. Que la relación sea una prioridad en sus agendas.

Toda relación necesita de esfuerzo, pero esto es especialmente esencial en un amor a distancia. Que la diferencia horaria, el trabajo de cada uno y las vidas sociales separadas no hagan imposible que encuentren un momento conveniente para los dos para hablar por Skype, FaceTime, Google Hangouts o hacer videollamadas por Facebook.

 

5. Jugar o dibujar juntos online.

Este tip es para los geeks: juegos como Minecraft permiten crear un mundo virtual en el que pueden construir su propio “nidito de amor”. Aplicaciones o juegos como Couple, Avocado, Love Quiz, Ice Breakers For Couples, Mini Golf y muchísimos otros les permitirán dibujar juntos en línea, compartir listas de cosas que quieran hacer cuando se vuelvan a ver y hacerse preguntas que contribuyan al conocimiento mutuo, entre otras cosas.

 

6. Compartir comidas juntos por Skype.

En algunos casos, los husos horarios no están de nuestro lado y hacen que cuando uno se esté levantando, el otro se esté yendo a dormir. Cuando la diferencia horaria lo permita, intenten compartir una comida juntos por Skype, aunque eso implique que uno esté almorzando y el otro cenando.

 

7. Compartir una cuenta Netflix o sincronizar las películas que miren juntos.

Programas como Gaze les permitirán empezar las pelis de manera sincronizada, para que puedan reír y llorar mirando las mismas cosas exactamente al mismo tiempo. ¿Qué mejor que una noche de peli juntos (con pochoclo)?

 

8. Mandar paquetitos con alto valor emocional.

Si de enviar regalos se trata, un buzo o una remera que usaste durante una semana seguida sin lavarte (para que tenga tu olorcito natural), una mecha de tu pelo, el aceite de masajes que usaban cuando estaban juntos o sus caramelos preferidos serán mucho más valorados que una cartera Louis Vuitton o un par de Jordan. No se trata de hacer la gran Van Gogh y mandarle una oreja tuya tampoco, sino simplemente enviar cualquier objeto que estimule los sentidos y que haga alusión a los aromas, sabores y colores de la época en la que estaban juntos. ¡Y si esperan hasta estar juntos en Skype para abrir los regalos, aún mejor!

 

9. Compartir pequeños momentos de la vida cotidiana de manera instantánea.

Gracias a iMessages, WhatsApp o Facebook Messenger, ahora es posible enviar mensajes instantáneos que le hagan saber al otro que lo tenés presente en cada momento (sin arruinarte el bolsillo con SMS internacionales). ¿Acabás de ver algo en la góndola del supermercado que te hizo pensar en él? ¿Pasó algo gracioso y te morís por contárselo? ¿Estás comiendo su plato favorito? Hacéselo saber y le vas a alegrar su día, dibujando una sonrisa en su cara.

 

10. Estar presente en momentos cruciales.

¿Es su cumple? Hablale por Skype y ofrecele una torta con una velita (aunque, al final, te la termines comiendo vos). ¿Se le murió el perro? ¿Tiene un examen importante? ¿Se está muriendo de nervios por una entrevista de trabajo? Llamá por Skype y hacele sentir que estás ahí, aunque la diferencia horaria implique que te quedes medio dormido mientras te recita sus lecciones o practica qué decir en la entrevista. Al final, todos esos momentos en los que supieron apoyarse mutuamente a pesar de la distancia van a convertirse en los mejores recuerdos.

 

11. Rememorar buenos momentos.

Investigadores de distintas universidades del mundo sugieren que recordar momentos felices juntos, compartir chistes internos o reírse de experiencias pasadas ayuda a que los integrantes de una pareja se sientan más unidos y satisfechos con su relación. ¡A sacar el disco duro y a enviarse flashbacks de esos buenos momentos que tanto los hicieron morirse de risa!

 

12. Comunicación, comunicación y más comunicación.

Hay que estar preparado para entender que una relación a distancia muchas veces viene cargada de malentendidos y frustración. Cuando discutan por Skype y no estén ahí para fundirse en un abrazo y reconciliarse, van a comprender que lo único que tienen a su disposición para resolver los conflictos son palabras. Van a aprender a pulir sus capacidades comunicativas más que nunca. Por cualquier cosa, aquí hay un manual para decir cosas bonitas.

 

13. Programar reencuentros frecuentes.

El fantasma que acecha a todas las parejas a distancia es el mismo: que pasen demasiado tiempo alejados, que terminen cambiando física y emocionalmente y que, al final, se vuelvan “desconocidos”. Para evitar esto, es importante planear viajes frecuentes, aunque eso signifique que tengas que privarte de ciertos “lujos” para poder llenar el chanchito.

 

14. Fijar deadlines para que la distancia no se vuelva eterna.

La clave de toda relación a distancia es saber que, en algún momento, la espera se va a terminar. Aunque no seamos burros, todos necesitamos una zanahoria que nos motive a avanzar. En el caso de las parejas que están separadas físicamente, esa zanahoria es saber que, una vez que los dos logren los sueños que los llevaron a vivir en ciudades o países diferentes, van a volver a reunirse.

 

15. Ser sinceros (otra vez).

Seamos honestos: la tentación va a golpear a tu puerta más de una vez y te vas a encontrar en situaciones en las que vas a tener que elegir entre empezar algo nuevo con alguien que puede ofrecerte estar a tu lado físicamente o seguir manteniendo la relación a distancia. En caso de que elijas la primera opción, no seas garca y hacéselo saber al otro para que no pierda su tiempo y no se quede esperando a que vuelvas como un dolobu. Aunque sufra al principio, a la larga te va a agradecer haber sido franco.