Busca un vuelo económico.

Si hay algo importante que debemos valorar, y mucho,  cuando empezamos a planear un viaje y queremos que nuestro presupuesto se vea reducido al máximo, eso es el vuelo. No disponer de fechas flexibles, viajar en temporada alta o no tener tiempo para buscar y rebuscar, nos puede llevar a pagar mucho más. Aparte de todas las pesquisas que hagas de manera personal, te recomendamos que estés suscrito a alguna web donde se publiquen ofertas de vuelos, como nuestro sitio Mejorvuelo, de forma que seas el primero en enterarte de cualquier chollo viajero que salga al mercado.

Crédito: Moyan Brenn

 

Compara todas las opciones de transporte. Y si encuentras una mejor ¡cómprala!

En ciudades grandes como Barcelona hay muchas opciones de transporte. Si quieres ahorrar conviene repasarlas todas y cada una de ella y optar por la que más se adapte a tus necesidades y sea más económica.

Como ejemplo, te diremos que una de las formas más habituales de ir del aeropuerto del Prat al centro de la ciudad es el conocido Aerobus, que cuesta 5,90 euros. Pues ahora te vamos a contar cómo hacer el mismo trayecto ¡por solo 1 euro! Una vez que llegues a la T1 tienes que seguir los paneles que indican “Conexión T2”. Una vez en la puerta encontrarás un servicio gratuito de autobuses que conectan ambas terminales. Pasan cada cinco minutos más o menos, durante todo el día y el trayecto es de unos 10 minutos. Una vez en la T2 hay que cruzar el paso elevado que conecta la terminal con renfe. Una vez allí tenéis que comprar el bono T10 válido para diez viajes de una zona (que incluye el centro de la ciudad) por 9,95 euros, es decir 1 euro (o un poco menos) por billete.

De esta forma llegaréis a la Estación de Sants o a la Plaza Catalunya. Y no solo eso, desde cualquiera de esas paradas, con el mismo ticket, podéis hacer transbordo en cualquiera de las líneas de metro o autobuses de Barcelona.

Crédito: Moyan Brenn

 

Come donde comen los catalanes.

Otro de los puntos que se pueden llevar una buena parte de nuestro presupuesto es la comida. Si en el alojamiento has optado por utilizar apartamento, hostel o couchsurfing, la mejor manera de ahorrar y gastar lo mismo que si estuvieses en casa es comprar en el súper o en un mercado y hacerte tú mismo la comida.

Aparte esta es también una forma de conocer la ciudad. Dicen que no hay mejor forma de conocer una sociedad que a través de sus mercados, así que anímate y adéntrate en los mercados de Barcelona. Disfrutarás de una verdadera explosión de colores, olores y sabores.

Y si un día no te apetece cocinar, aléjate de los lugares más céntricos y opta por los barrios y los locales donde se hagan menús y veas que tienen las mesas llenas de gente de la ciudad. Te aseguramos que nunca saldrás descontento de un establecimiento lleno de gente local.

Crédito: Angelo Amboldi

 

Busca un alojamiento económico.

Apúntate a los hostels, apartamentos o a couchsurfing y, si aún prefieres un hotel, aléjate del centro de la ciudad. Con estas tres premisas podrás ahorrar mucho en tu alojamiento en Barcelona, sobretodo si optas por couchsurfing, con el que podrás alojarte gratis en la ciudad.

El precio medio de una habitación de hotel, de categoría media-alta en Barcelona, en zona céntrica, es de más o menos 100 euros la noche. Después de ver esto, ya te haces una idea de lo que puedes ahorrar alejándote del centro u optando por un hostel, ¿verdad?

Crédito: Moyan Brenn

 

Busca actividades gratuitas o económicas.

Otra de las mejores maneras de ahorrar es buscar actividades gratuitas en la ciudad. Aunque a primera vista pueda parecer que estas no existen, sólo tienes que indagar para ver que hay muchas más de las que imaginas.

En Barcelona por ejemplo puedes optar por los Tours Gratuitos, sólo tienes que hacer una búsqueda en Google y dejarte sorprender por la gran variedad que hay.

Eso sí, te recordamos que normalmente estos tours están guiados por voluntarios, que no cobran por estos servicios y lo único que cobran son las propinas que les deja el grupo. Si te ha gustado, no seas tacaño, olvídate por unos momentos del presupuesto y deja una propinilla o invita al guía a un refresco, seguro que te lo agradecerá muchísimo.

Crédito: Moyan Brenn

 

Infórmate sobre los descuentos que existen.

En Barcelona, como en cualquier otra ciudad, hay determinados días o determinados momentos en los que los lugares más turísticos reducen los precios de entrada o incluso puedes hacerlo de forma gratuita. El Museu Picasso, el Museu d’Història de Barcelona, el Museu Nacional d’Art de Catalunya o el Museu Marítim de Barcelona, por ejemplo, son gratuitos los primeros días de la semana de cada mes (varían según el que quieras ver).

Estar informado es la base para que puedas aprovechar todas estas oportunidades de ahorro. Si no tienes tiempo de investigar en internet y repasar una a una las actividades que quieres hacer y la posibilidad de ahorrar en ellas, te aconsejamos que te pongas en contacto con la Oficina de Turismo y les pidas que te envíen la información. Seguro que estarán encantados de hacerlo y de colaborar contigo a que tu presupuesto sea lo más ajustado posible. Después de tener claro este punto y de ajustarlo a las visitas que quieres hacer, no puedes olvidarte de algo que siempre se dice y que es más que cierto: “Las cosas más bellas son las que no cuestan dinero”. Y es que pasear por el Born o por el Barrio Gótico, pasear por las playas de Barcelona, callejear por el barrio de Gràcia o por las famosísimas Ramblas no cuesta ni un euro y te aseguramos, es la mejor forma de conocer la ciudad. ¡Ahora sí que no tienes excusas para no ir a Barcelona! ¡Buen viaje!

Crédito: Juanedc.com