Imagen por: Moyan Brenn

Entradas gratuitas, precios reducidos y tarjetas con descuentos.

En los principales museos y monumentos de Roma, pueden entrar de forma totalmente gratuita los menores de 18 y los mayores de 65 años. Si tienes entre 18 y 25 y eres estudiante, podrás obtener un descuento bastante significativo si presentas tu carnet internacional.

También tienen entrada gratuita las personas con discapacidad y un acompañante -si es imprescindible-, los grupos de estudiantes con reserva anticipada, los guías turísticos y los profesores o estudiantes de Arquitectura, Arqueología, Historia del Arte y Bellas Artes.

Puede que no entres en ninguna de estas categorías, pero tenemos buenas noticias: A lo largo del año hay algunos días, como el 25 de Diciembre, en el que los museos ofrecen entrada gratuita para todo el público.

También puedes hacer coincidir tu estancia en Roma con el último domingo del mes y así tendrás entrada gratuita a los Museos Vaticanos y a la Capilla Sixtina.

Otra opción es visitar Roma durante la Semana de la Cultura, que es entre marzo y abril, en la que los principales museos ofrecen entrada gratuita.

También están las tarjetas turísticas como la Roma Pass, con la que se puede usar el transporte público de manera ilimitada y que ofrece descuentos durante tres días para los principales lugares de interés.

Alójate en Roma sin tener que empeñar el hígado.

Uno de los puntos más importantes y que provocan un mayor desembolso es el alojamiento, y más si estamos en una ciudad como Roma. Te aconsejamos que busques opciones alejadas del centro, pero con buena combinación de transporte público para abaratar costes. En el momento en el que te alejes unos kilómetros de la zona más concurrida y céntrica, verás como los precios bajan considerablemente. Otra de las opciones es alojarte en un hostel, que siempre resulta bastante más económico que no un hotel y más si no te importa compartir habitación y baño. En este caso, podrás alojarte por unos 20 euros en una ubicación buena de la ciudad.

Y si no te gusta ninguna de estas opciones o sigues encontrándolas caras, siempre puedes recurrir al couchsurfing.

Comer en Roma resulta relativamente barato para ser Europa.

Entre la pizza al taglio, omnipresente por toda la ciudad, y el agua o refresco que compres en el súper por unos cuantos euros, vas a poder alimentarte por mucho menos dinero del que crees.

Otro recurso siempre son las cadenas de comida rápida…Sí vale, lo sabemos, no son el mejor ejemplo de cocina italiana, pero seguro que nos pueden sacar de más de un apuro.

Y si os gusta comer con mesa y mantel pero no os queréis dejar el sueldo, ahí van unos ejemplos de restaurantes donde comer bueno, bonito y barato: la Pizzería Est, Est, Est Da Ricci está considerada la pizzería más antigua de Roma y seguro que vas a disfrutar de un ambiente familiar encantador. Los fines de semana se llena, así que id preparados para hacer cola. El precio medio por persona es de menos de 15 euros. Pinsere Roma ofrece pizzas muy económicas, elaboradas con ingredientes de primera calidad. Finalmente, Panino Divino Prati, en la Vía dei Gracci 11, es un económico restaurante que sirve los famosos paninis italianos.

Los lugares más atractivos de Roma son gratuitos.

Empieza por la Piazza Navona y sigue con la Fontana di Trevi. Te recomendamos visitarla a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, que es cuando la fuente más famosa del mundo brilla con una luz muy especial. Así podrás evitar a las masas que se agolpan a todas horas a su alrededor, con sus moneditas y sus deseos…

El Panteón de Agripa, también de acceso gratuito, alberga las tumbas de dos primeros reyes de la Italia unificada y también la tumba del pintor renacentista Rafael. El Circo Máximo es el más grande de la ciudad con sus más de 600 metros de largo por 100 de ancho. Hoy en día, esta gran explanada es un punto de reunión para la juventud romana, que se acerca hasta aquí para pasar unas horas al sol. Si has llegado hasta aquí, muy cerca tienes la conocida Boca della Veritá, que se cerrará -según cuenta la leyenda-, si mientes mientras tu mano está adentro. Sin gastar un centavo, puedes poner a prueba tu honestidad.

Los mercados romanos también son gratuitos.

Roma tiene algunos de los mercados más bonitos de Italia. En el Mercado Campo dei Fiori podrás encontrar flores, comida, ropa y productos de lo más variados. Se celebra de lunes a sábado en la Piazza Campo dei Fiori. En este mismo lugar, por la noche, podrás encontrar algunas de las terrazas con más animación de la ciudad.

El Mercado de Porta Portese es un mercado tradicional que se celebra en las calles cercanas a la estación de tren de Trastevere los domingos por la mañana. La mejor manera de conocer de primera mano la vida de los lugareños.

El Mercado de la Piazza Fontanella Borghese está muy cerca de la Plaza de España y se celebra todas las mañanas, menos el domingo. Buenísimo para comprar libros y antigüedades a precios razonables.

Pasea por los barrios.

No puedes decir que conoces Roma si no paseas por las callejuelas del barrio de Trastévere. Es el centro de la vida nocturna y, muchas veces, escenario de teatro improvisado. Por la noche puedes acercarte a pasear por Testaccio, característico por tener uno de los ambientes nocturnos más originales. No darás un paso sin encontrar un local de ocio que te invite a pasar para conocer de primera mano la vida nocturna romana.

Los barrios de Navona, Panteón y Campo de Fiori son especialmente agradables para dar un paseo sin mapa de por medio. Esta zona está considerada como el centro histórico de Roma donde te irás tropezando, casi por casualidad, con lugares tan emblemáticos como el Panteón o la Plaza Campo de Fiori. Y detrás de cada histórico lugar, encontrarás un bar, un restaurante o una pizzería en los que tomar un aperitivo o comer algo frente a algunos de los lugares con más historia de Roma.

Entre la Iglesia de Santa María del Llanto y la ribera del Tíber encontramos el Guetto, una de las juderías más bonitas e increíbles del mundo. Paseando por sus calles nos encontraremos con el increíble Museo Hebreo y con la majestuosa Sinagoga.

Visita la Basílica de San Pedro en el Vaticano.

La Basílica de San Pedro del Vaticano es uno de los lugares más visitados de Roma y uno de los pocos, por no decir el único lugar en el Vaticano, que es gratis.

Podrás disfrutar de una de las obras maestras de Miguel Ángel, como es La Piedad y también la Tumba de los Papas, cuya entrada se encuentra a la derecha de la Basílica.

Otra de las visitas imprescindibles en el Vaticano es la de sus Museos, con la Capilla Sixtina, pero aquí, si no es el último domingo del mes, día en el que la entrada es gratuita como comentábamos anteriormente, tendrás que pagar 14 euros.

Aunque después de todo lo que habéis conocido en Roma sin pagar un solo euro, este lugar bien merece dejarse unas monedas en la entrada.