Ubicado a 30 kilómetros de la ciudad de Puebla, este Pueblo Mágico fue fundado en 1579 y es famoso en México por su buen clima, ideal para el cultivo de flores, lo que le ha valido ser llamado “el granero de la Nueva España” durante la época colonial, y Atlixco de las flores, hoy.

Photo: Marcos E Ramos Ponciano | Shutterstock

Aquí te dejo una lista de mis razones favoritas por las que visitar este hermoso pueblo.

Photo: Eleni Mavrandoni | Shutterstock

POR SUS VIVEROS

Al amparo del volcán Popocatépetl, el clima y sus tierras fértiles han hecho de Atlixco una de principales productoras de plantas del país. En la Colonia Cabrera podrás caminar entre varias decenas de viveros. Seguro te llevas muchas plantas a casa.

Photo: Noyola95 | Shutterstock

SUS FESTIVALES

El primer Festival Huey Atlixcayotl se celebró en el año 1965, en remembranza a las festividades profanas al dios Quetzalcóatl, para dar las gracias por los dones recibidos en la temporada de cosecha. Cultura, música, danza, gastronomía y artesanías de las once regiones etnográficas del Estado de Puebla se congregan cada año, a fines del mes de septiembre.

La celebración se lleva a cabo en el cerro de San Miguel, conocido como Neteotiloyan (Cerro de la Danza). Al final de cada danza, los grupos obsequian fruta, flores y otros productos de la región que representan. La danza más esperada es la de los los voladores, que llegan principalmente desde la Sierra Norte.

El Festival Atlixcayotontli o Fiesta Chica se celebra normalmente durante un fin de semana (primera quincena de septiembre) y participan los danzantes de tres regiones poblanas: la Región del Valle, la Región de La Tierra Caliente y la Región de los Volcanes, también llamada Región de la Sierra Nevada. También hay exposiciones artesanales y gastronómicas.

El Festival de Catrinas y Calavera se lleva a cabo cada año, el día 2 de noviembre. Pobladores y turistas desfilan con catrinas y mojigangas alusivas al día de muertos, al son de la música de bandas de viento.

Photo: Rulo Luna

Suelen exhibirse algunas catrinas gigantes en honor al artista José Guadalupe Posadas y cada año se realiza un tapete monumental alusivo, una obra de arte efímera confeccionada frente al Palacio Municipal con varios miles de flores de cempasúchil.

POR SUS BALNEARIOS

Descubre los balnearios y parques acuáticos que se nutren del agua que viene de los volcanes. En este Pueblo Mágico y las localidades cercanas del mismo municipio, como Huaquechula y Metepec, hay balnearios con albercas, toboganes de agua, sitios para camping y restaurantes.

En el zócalo de Atlixco, la oficina de turismo tiene toda la información para llegar a estos centros acuáticos como: el Parque Recreativo Ayoa, Las Palmas, Axocopan (imagen arriba), Club Deportivo Agua Verde, el Centro Vacacional IMSS de Metepec, Balneario Villa Jardín, Balneario Villa Krystal Green, Balneario Villa del Sol y Balneario Aqua Paraíso.

POR SU GASTRONOMÍA

Visita una de las múltiples granjas, piscícolas como San Baltazar Atlimeyaya y Xouilin y pesca una trucha dorada mientras sigues disfrutando del paisaje.

Ahí mismo te la cocinan como más te guste: almendrada, al vapor o a los tres quesos. Si lo tuyo es la barbacoa, nada mejor que visitar los puestos en el Mercado Juárez, en el centro de Atlixco, donde además podrás comer tlacoyos, enchiladas, tamales de comino y cecina a muy buen precio.

Pregunta por el consomé atlixquense, preparado con pechuga de pollo y chile chipotle y servido con cuadritos de quesillo y trocitos de aguacate, ¡es como para revivir muertos¡

Para el postre, prueba la jeripa, que es un dulce de harina de arroz y los helados de sabores exóticos, como el pino, de vino y en temporada de nogada. Los sábados y los martes hay un tianguis donde puedes conseguir productos de la región y de la mixteca poblana.

SUS EDIFICIOS COLONIALES

El paisaje arquitectónico de Atlixco es hermoso. Debes conocer el Hospital Municipal de San Juan de Dios y su Pinacoteca, el Ex Convento e Iglesia de La Merced, la Iglesia de la Soledad, el Ex Convento e Iglesia de San Agustín, el Palacio Municipal, el Ex Convento e Iglesia del Carmen, el Convento de San Francisco, la Iglesia de Santa María de La Natividad y la Casa de la Ciencia.

LA VILLA ILUMINADA

Año con año, Atlixco se ilumina con una extraordinaria decoración navideña llena de luces de colores. Es un recorrido de aproximadamente un kilómetro y medio, entre sus calles y su zócalo, lleno de impresionantes figuras navideñas, la gran mayoría de ellas diseñadas y armadas por artesanos atlixquenses.

LAS AVENTURAS EN EL AIRE

Desde la cima del cerro de San Bernardino Chalchihuapan podrás iniciar el vuelo en parapente. Vas a disfrutar surcando los aires y teniendo las vistas más espectaculares entre los cuatro volcanes: el Popocatépetl, el Iztaccíhuatl, La Malinche y el Pico de Orizaba.
¿Quieres más adrenalina? Lánzate en paracaídas, desde una altura de 17.000 pies sobre el nivel del mar, a 200 km por hora en caída libre y cinco minutos en vuelo tándem con un paracaidista experto. Te recomiendo a los amigos de Skydive Puebla. Acabo de celebrar mi cumpleaños en el aire, con ellos, ¡no te imaginas que gran experiencia!

Te recomiendo que te quedes todo un fin de semana, porque Atlixco cuenta con una acogedora oferta de hospedajes para todos los presupuestos, desde hoteles boutique hasta del tipo hostal y familiares. Verás que te sentirás muy a gusto en el Pueblo Mágico y seguro que volverás pronto.