A medida que el invierno arrecia en el centro de México, el cuerpo comienza a solicitar abrigo. Si tu cobija de tigres ya no te defiende del frío como antes, una solución térmica y además saludable es visitar el Oasis Hidalguense, una ruta de aguas termales que cruzan la geografía del estado de Hidalgo. Los balnearios que aquí se encuentran te van a quitar el frío, peor también te pueden aliviar uno que otro achaque gracias a sus propiedades anti estrés. La ruta va del pueblo de Huichapan a Tecozautla y a continuación te presentamos las paradas obligadas. 

 

El Oasis

¿Qué te parecería un fin de semana que incluya toboganes gigantes, una tirolesa que termina en chapuzón, una alberca de olas y un gran número de albercas termales? Aunque El Oasis no se encuentra precisamente dentro de tierras hidalguenses —oficialmente se encuentra en Querétaro—, se le considera parte de la ruta por estar conectado con los ríos subterráneos que nutren a ambos estados. Es una de las mejores opciones si vas en plan familiar. Además, queda cerca de la ruta gastronómica del vino queretano que incluye los viñedos de Freixenet y La Redonda. Nada mal para completar el viaje.

Dónde: Kilómetro 10 de la carretera Tequisquiapan-Ezequiel Montes

 

El Geiser

aguas termales de Hidalgo
Photo: El Geiser Balneario SPA

No tienes que ir hasta Yellowstone para ver una fuente termal de cerca. En este balneario podrás admirar el rugido de un géiser que se encuentra dentro de las mismas instalaciones, pero además encontrarás un montón de servicios como tinas de hidromasaje, toboganes, restaurante, zonas para acampar, puentes colgantes, tirolesas y hasta un hotel por si te animas a quedarte. Todo esto en medio de un paisaje semidesértico espectacular. 

Dónde: Uxdejhe, Tecozautla

 

Manantiales de Taxidhó

Si no te laten tanto los balnearios tradicionales de alberca y tobogán, los Manantiales de Taxidhó quizá son lo que buscas. El principal atractivo de este lugar son sus pozas naturales que brotan en medio de la espectacular geografía semidesértica. Es como estar en un oasis rodeado por montañas cuya única vegetación son unos enormes cactus.   

De hecho, las propiedades terapéuticas de estos manantiales han sido comparadas con las de las aguas termales del famoso balneario de Lourdes en Francia. Pero tampoco quiere decir que con el puro baño de agua termal se te vaya a salir hasta el chamuco. Para que esos triglicéridos realmente te hagan los mandados hay que activar el cuerpo y esta zona se presta para ello gracias a varias rutas de senderismo. Si quieres pasar la noche aquí, cuentan con área para acampar y hasta paseos en lancha.

 Dónde: Comunidad de Manguanhí, Tecozautla

 

El Arenal 

aguas termales de Hidalgo
Photo: Balneario El Arenal

En El Arenal vas a encontrar albercas que mantienen una temperatura promedio de 38 grados todo el año, así que ya puedes irte olvidando del frío. Todas estas albercas son muy amplias e incluso cuentan con áreas de hidromasaje. Si tienes hijos, ya puedes irles prometiendo un tobogán de 30 metros, chapoteaderos y una zona de juegos acuáticos con barco pirata y toda la cosa. El balneario también cuenta con un muro de escalada para mostrar tus habilidades de Spiderman y un área de asadores para los fanáticos del anafre. Obviamente, puedes quedarte aquí todo el fin de semana en tienda de campaña o en el hotel del balneario. 

Dónde: Kilómetro 27 de la carretera Huichapan-Tecozautla

 

Balneario Gandhó

Gandhó es otro desarrollo ecoturístico que vale la pena conocer. El balneario tiene albercas para niños y adultos. Si les prometiste a tus hijos que les enseñarías a acampar, este balneario es perfecto porque cuenta con varias áreas verdes, seguras y cómodas para montar tu tienda. Si quieres echar la quesadilla o la barbacoa, también tienen un restaurante de comida regional. Y si acampar no es lo tuyo, el parque también cuenta con cabañas para pasar la noche. 

Dónde: Tecozautla

 

Grutas de Tolantongo

Aunque las Grutas de Tolantongo estén sobre promocionadas, no dejan de ser uno de los lugares favoritos de viajeros y vacacionistas por su exuberante vegetación y sus pozas de agua cristalina. Tampoco podemos dejar de mencionar el impresionante cañón por donde corre el río Tolantongo, con su peculiar color azul claro y sus aguas termales.

Cuando no están atiborradas de vacacionistas —evita Semana Santa a toda costa—, las Grutas de Tolantongo forman una de las postales más paradisiacas de México. Si puedes visítalas fuera de la temporada vacacional las disfrutarás más y tendrás mejores opciones para elegir una cabaña con vistas espectaculares de la cañada.

También te recomiendo visitar La Gloria, un predio que se encuentra justo al lado de Tolantongo y que también cuenta con pozas y paisajes increíbles. 

Dónde: San Cristobal, Cardonal

 

¿Cómo llegar a las aguas termales de Hidalgo?

Toma la autopista federal México-Querétaro hasta el kilómetro 107 y enseguida toma la desviación a Huichapan. En Huichapan encontrarás los señalamientos hacia la zona de balnearios con dirección a Tecozautla. Si vas a las Grutas de Tolantongo, toma la autopista México- Pachuca y sigue los señalamientos hacia Ixmiquilpan. Desde Ixmiquilpan comenzarás a ver los señalamientos que te conducirán a Tolantongo.