Sacar buenas fotografías de paisajes sin gente en ellas, especialmente en sitios famosos, puede parecer una tarea imposible durante tus viajes. Pero, si lo piensas, hay opciones. Por ejemplo, puedes intentar ir a aquellos puntos que el resto de las personas no tiene en cuenta, y ser -obviamente- uno de los pocos allí. A continuación te explicaré con más ejemplos a qué me refiero.

Así es como se ve el Taj Mahal a las 7 de la mañana, durante la temporada de los monzones.

Soy una fotógrafa en formación, muy ambiciosa, semi-neurótica, que escalaría una montaña en el medio de la noche tan solo para obtener una foto perfecta. He pasado mucho tiempo analizando cada uno de los factores que te permiten tomar fotos de viajes sin personas en ellas… y que las fotos se vean tan bien que otras personas te pregunten si has usado Photoshop.

 

1. Ve tan temprano como puedas, ¡y más también!

Al que madruga… no sé si Dios lo ayuda, pero sí puede obtener las mejores tomas.

Creeme cuando te digo que no soy una persona madrugadora. No me gusta ni un poco. Pero sé por experiencia propia (y tengo las fotografías que lo demuestran) que lo mejor es ir a los lugares antes de que abran o ni bien están abriendo las puertas. Busca cuál es el horario de apertura en Internet, y planea estar allí unos minutos antes: habrá otras personas que madrugaron como tú para tomar la mejor foto sin gente.

Ayuda si usas muchas alarmas, que digan cosas como “levántate, carajo, ¡o no podrás sacar buenas fotos!” o “llama YA a un taxi”.

 

2. Evita los fines de semana y los feriados.

“¿Dónde está todo el mundo? Ah, cierto, ¡son las 6am de un miércoles!”

Es casi una obviedad para un fotógrafo de viajes, pero lo menciono igual porque podemos pasarlo por alto al planificar nuestros viajes. No te olvides de investigar cuáles son los feriados en el país que visitarás, así como la fecha de eventos especiales. Si puedes viajar durante la semana, o extender tu viaje hasta el lunes o martes, hazlo, porque entonces todos los locales estarán en su casa o en el trabajo.

 

3. No vayas en temporada alta.

¿Adivina a cuántas personas les gusta tomar fotos durante la estación lluviosa? No a muchas…

Hay una buena razón por la que existen las “temporadas altas”, y usualmente tiene que ver con el clima. Aunque es cierto que un buen clima te ayuda a tomar buenas fotos, si tienes paciencia, haces bien tus planes y sabes adaptarte al mal clima, podrás tomar fotos increíbles y sin gente en ellas.

Hice el camino el Inca en Machu Picchu y fui a la India en la temporada de lluvias. ¿Y adivina quién tuvo paciencia y esperó a que se despejaran las nubes para sacar fotos sin gente? 😉

 

4. No vayas al punto donde todos van para tomar la foto soñada.

Todos quieren su foto con el frente del Taj Mahal, pero a casi nadie se le ocurre que las espaldas del edificio son igualmente espectaculares.

Lo que hace que muchas fotos de viaje sean tan atrapantes es aquel sitio tan reconocible por todos. Y muchos creen que hay solamente un punto desde el que fotografiar a ese edificio icónico… ese punto desde el que millones de imágenes se han tomado. Mi consejo es distanciarse tanto como sea posible de “los lugares comunes”, y experimentar con la luz y con ángulos únicos.

 

5. Sé paciente, mi pequeño Jedi

No solo fui a un sitio menos conocido de la Gran Muralla China, y súper temprano: también me senté allí y esperé pacientemente hasta que no hubiera ni una sola persona para sacar mi foto de viaje perfectamente despejada.

La mayoría de mis fotos de viaje sin gente son posibles gracias a mi habilidad para esperar de manera testaruda a que las personas se corran o se vayan de mi ángulo de captura. Ser paciente vale la pena…. Sobre todo si lo combinas con ir a sitios poco comunes y muy temprano, usando ángulos poco convencionales.

 

6. Literalmente… utiliza tu cabeza.

Si mi cabeza está en la foto, es muy probable que del otro lado haya una persona que se resistía a salirse del marco de mi foto, por lo que decidí ocultarla sutilmente.

Si miras mis imágenes, notarás que en la mayoría encuentras un paisaje espectacular… y la parte de atrás de mi cabeza. Admito que me incluyo en las fotos como una forma de crear mi propia marca, y de destacarme del resto de las imágenes que se encuentran por Google. Pero hay veces que también utilizo mi cabeza para “ocultar” a esas personas que no se corren del paisaje que quiero capturar.

También tengo otro truco: uso mi Iphone para tener una vista previa de la imagen que luego tomaré con la GoPro. De esa manera puedo ver si hay alguna persona a la que debo “ocultar” y cómo es que debo posicionar mi cuerpo para hacerlo.

 

7. Usa una cámara de acción.

Cuando vi que no había gente, saqué mi GoPro y en 0.5 segundos estuve lista para capturar el momento: ¡el Taj Mahal y yo a solas!

No voy a mentir: realmente me gustaría tener un equipo de fotografía profesional y saber usarlo… pero no cuando tengo la misión de sacar una foto de viajes sin gente en ella. Si, una cámara réflex digital (o DSLR) podrá sacar fotografías con excelente resolución, pero también lleva más tiempo de preparación, entre ajustes y trípodes.

Algunas de mis mejores fotos de viaje tienen algo en común: saqué rápidamente la cámara de mi mochila, la prendí, y tomé la foto justo antes de que llegue el siguiente grupo de turistas. Usualmente recurro a mi GoPro Hero 4 Black, o a una GoPro Hero 3 Silver que tengo de repuesto. A veces también saco fotos con el iPhone6: la calidad es buena y lo único que debo hacer es desbloquear la pantalla y hacer clic.

 

8. Con un selfie stick, aprende a usar los ángulos que te favorecen.

¿Quieres saber por qué no puedes ver a las decenas de personas que me rodeaban en el templo Kiyumizu-dera en Kyoto? Es porque mi “selfie stick” era más alto que todos ellos.

 

Aunque muchos de ustedes detesten a los selfie sticks, la verdad es que se puede hacer maravillas con ellos… especialmente para tomar fotos de viajes sin gente en ellas. Lo cierto es que hay que desvirtuar su uso: en vez de usar el selfie stick para tomar una selfie (foto de nuestro rostro con algo de fondo), debes usarlo para jugar con el ángulo de la cámara, llevándolo más arriba o más abajo según dónde esté el grupo de personas que quieres eliminar.

Ni siquiera hace falta que tú estés en la imagen. Puedes usar el selfie stick solo para elevar la cámara y eliminar de tu encuadre a los humanos que tanto molestan en el paisaje 😉

 

9. Pídele a las personas que se muevan (de manera educada).

“Disculpe señor, ¿podría ser tan amable de remar hacia atrás? Solo por un minuto…”

 

Quizás suenes un poco molesto, pero lo cierto es que cuando hay una o dos personas entre tu encuadre actual y una foto de viaje perfecta, vale la pena el «riesgo» de sonar molesto. No tengas miedo de pedirlo educadamente… las personas suelen acceder.

A veces alcanza con que los mires durante un buen rato con cara de frustración, pero es mejor abandonar las conductas pasivo-agresivas, y simplemente comunicarte con las personas, indicando que lo que necesitas es que se corran, solo por un momento.

 

10. Si todo lo anterior falla, incorpora a las masas en tu imagen.

Es imposible sacar una foto del cruce de calles de Shinjuku, en Tokyo, sin personas. ¡Así que hice que la foto de viaje sea justamente sobre ese mar de gente!

Cuando no logro levantarme temprano, o cuando simplemente no tengo suerte, uso mi creatividad e incorporo a las personas en mis imágenes, de manera que terminan aportando al cuadro final, a la historia que decido contar. A veces los colores de la ropa de los visitantes hacen que una foto cobre más vida. Otras veces, un gesto genuino del retratado vuelven a la imagen aún más memorable. Y si no logras ninguna de estas cosas, recuerda lo siguiente: ¡siempre puedes recortarlos de la imagen!

Este artículo fue publicado por primera vez en My Life’s a Movie y se reproduce aquí con permiso. También puedes leer la versión en inglés en MatadorNetwork.