Hace tres años que voy con mis hijos a la Ciudad de México. Esta vez nos quedamos casi cinco meses y, definitivamente, podemos decir que ya somos chilangos por adopción. Amamos esta ciudad, cada vez descubrimos muchas cosas nuevas y seguimos visitando las que nos fascinaron desde la primera vez. Como recibo varias consultas de amigas sobre qué hacer con los más chiquitos en la CDMX, aquí les comparto este artículo con las cosas que más disfrutamos mis hijos y yo. ¡Espero que les sea útil!

 

1. Ir a las pirámides de Teotihuacán.

Sí, va primero en la lista porque fue uno de los paseos que más nos impactó. Pueden ir en auto, con el tour de Turibús (aunque cuando viajo con mis hijos, prefiero no estar atada al ritmo de un tour), o hacer como hicimos nosotros, que fuimos por nuestra cuenta en el autobús (camión) que sale desde la Central del Norte y llega a las pirámides en una hora. Lleven mucha agua, equipo para protegerse del sol -que llega a ser brutal en la mitad del día- ¡y prepárense para subir a las pirámides!

Crédito: L. Bernhein

 

2. Les doy este tip:

Para evitar subir y bajar todas las escalinatas de la Calzada de los Muertos, los más chiquitos pueden atravesar los túneles que conectan una parte con otra. Aunque también he visto a un par de adultos fatigados y cansados de sólo hacerlo…

Crédito: L. Bernhein

 

3. Visitar el Museo Nacional de Antropología.

¡Es realmente inspirador! Especialmente para complementar el paseo a Teotihuacán. Es enorme y sus hijos se van a cansar después de un par de horas, así que les recomiendo elegir de antemano las salas que quieren visitar. A nosotros nos encanta la de Introducción a la Antropología (hay un esqueleto de mamut que les encanta a los nenes), y las de Tenochtitlán y Teotihuacán. También pueden tomarse un recreito durante la visita y tomar aire en el bosque de Chapultepec.

Crédito: L. Bernhein

 

4. Pasear por el Centro Histórico.

Nosotros siempre hemos ido los domingos y nos encanta. No se pueden perder: El Palacio de Bellas Artes, el Zócalo, Santo Domingo y la Catedral. Hay muchos cafecitos a los alrededores del Zócalo donde pueden desayunar y tener una vista increíble de todo el Centro. Esto no lo van a encontrar en ninguna guía, pero a mis hijos les encantó caminar por la calle 20 de Noviembre, donde están todas las tiendas que venden vestidos de fiesta.

Crédito: L. Bernhein

 

5. Nuestro lugar favorito del Centro Histórico es el Museo del Templo Mayor.

Crédito: L. Bernhein

 

6. Y hablando de museos…

La CDMX está repleta de museos y de exposiciones. Déjense sorprender como lo hicimos con mi hijo Micael un domingo cualquiera 🙂

Crédito: L. Bernhein

 

7. Terminar el paseo cenando en la Calle Regina.

Y refrésquense en alguna de las fuentes iluminadas (esta está en la calle 20 de noviembre).

Crédito: L. Bernhein

 

8. ¡Comer en los puestos callejeros!

Al principio me resistía a hacerlo, pero mis hijos me dijeron “¡Mami, todo el mundo come en la calle, tenemos que hacer lo que hacen los mexicanos!”. Ahora comemos mucha comida en la calle, y jamás nos enfermamos. Algunos de nuestros favoritos son los mangos (¡sin chile!), los esquites y, claro, ¡los tacos al pastor con todo!

Crédito: L. Bernhein

 

9. Pasear por uno (o por varios) mercados.

El alma de México está en los mercados. Dulces, piñatas, flores frescas, frutas, comida riquísima y súper auténtica, vendedores que tratan a tus hijos como reyes y les convidan lo que venden… Es realmente un paraíso para los nenes, que jamás te van a decir “me aburro” mientras estén en el mercado. Eso sí, ¡van a pedirte que les compres todo! :).

Crédito: L. Bernhein

 

10. Pasar o un día (o muchos) recorriendo Coyoacán.

Es, sin dudas, nuestro barrio favorito de la ciudad. Siempre nos alojamos ahí y, de a poco, vamos conociendo todos sus rincones. Es como un pueblo colonial en el medio de la gran urbe, ¡les va a encantar! Pueden pasear por el zócalo…

Crédito: L. Bernhein

 

11. Ir al Museo Casa Azul, donde nació, vivió y murió Frida Kahlo.

¡Y comprarse un paraguas que va a recibir miles de halagos!

Crédito: L. Bernhein

 

12. Comer en el mercado de comidas de la calle Higuera…

Crédito: L. Bernhein

 

13. Nosotros AMAMOS las quesadillas, las gorditas y la onda del puesto de Irma, ¡búsquenla en el centro del mercado!

Crédito: L. Bernhein

 

14. Y de postre se piden un panqueque en ese mismo mercado, en el puestito que está al lado de los baños.

Con el personaje que más les guste, ¡hecho a ojo por este simpatiquísimo artista del panqueque! Vean el video si no me creen…

 

15. Pasear por Xochimilco.

Los canales y las chinampas (islotes con cultivos) de Xochimilco son lo que queda de lo que era la vida en el lago que rodeaba Tenochtitlán. Den un paseíto en bote (trajinera), coman auténtica comida mexicana ¡y canten con los mariachis!

Crédito: L. Bernhein

 

16. Ir al Museo Dolores Olmedo.

Este es otro de nuestros lugares favoritos. Está en Xochimilco, así que pueden ir después de pasear por los canales. Además de la colección permanente de obras de Frida Khalo, siempre hay exposiciones muy interesantes. Los fines de semana por la mañana hay actividades y talleres para niños.

Crédito: L. Bernhein

 

17. Además está rodeado por bellísimos jardines, porque era una hacienda.

Y hay muchos pavos reales y perritos xoloitzcuintles, únicos en el mundo.

Crédito: L. Bernhein

 

18. En lo que hace a los paseos de un día (o de un día y una noche) desde la Ciudad,

nuestros favoritos fueron tres. Puebla (Estado de Puebla):

Crédito: L. Bernhein

 

19. Tepoztlán (estado de Morelos)

Crédito: L. Bernhein

 

20. Y las termas de Tolantongo (Estado de Hidalgo)

Crédito: L. Bernhein

 

21. Si necesitan un día completo en el parque vayan al Parque Bicentenario.

Es enorme, los juegos son hermosos, y hay un arenero que tiene agua para que los nenes se ensucien como debe ser ;). También nos encanta su orquideario y los jardines en los que se expone la gran diversidad de la flora mexicana.

Crédito: L. Bernhein

 

22. Visitar Universum.

Este museo de ciencias nos fascina. Es parte de la UNAM, tiene exposiciones muy interesantes, talleres, y realmente uno puede pasarse todo el día explorándolo.

Crédito: L. Bernhein

 

23. Vayan al Parque de los Venados.

Cuando les pregunté a mis dos hijos cuáles habían sido sus tres lugares favoritos de la CDMX, ambos me respondieron “¡El Parque de los Venados!”. Hay juegos de plaza, juegos de feria, trencitos y mini buses para pasear por el parque. Hay miles de actividades para los más chicos, comida rica, helados… ¡Es un parque con toda la onda, la verdad, y es cien por ciento mexicano!

Crédito: L. Bernhein

 

24. Si tienen la oportunidad, visiten la Ciudad durante el Día de Muertos.

Es la fiesta más grande de México ¡y mi favorita!

Crédito: L. Bernhein

 

25. ¡Hacerse miles de amigos!

Bueno, esto aplica para cualquier lugar al que vayan, pero los niños mexicanos son extra dulces y tus hijos los van a amar 🙂

Crédito: L. Bernhein

 

26. Ir a las luchas.

A decir verdad, nosotros aún no fuimos, ¡pero mis hijos mueren por hacerlo! Un amigo nos recomendó ir en grupo, con el tour temático de Turibús, y me parece que el año que viene sin falta vamos 😉

 

27. ¡La Ciudad de México es increíble! ¡Disfrútenla mucho! 🙂

Crédito: L. Bernhein