1.

Volcán Maipo por Andrés Pérez Arancibia (@andresp767) on


La ciudad de Santiago está rodeada de volcanes activos, el volcán San José, el Maipo, el Tupungato y el Tupungatito. El mismo valle donde está Santiago hoy, fue destruido 450 mil años atrás por la erupción del volcán Maipo (el de la imagen), equivalente a varias bombas atómicas. Aún hoy se pueden encontrar sedimentos y restos volcánicos en la zona de Pudahuel. Además, hay otros «restos» que conviven con lo moderno…

2.

En Santiago todavía se pueden encontrar ruinas de su pasado prehispánico, como lo es la Huaca de Chena. Se trata de una fortaleza, espacio ritual y observatorio astronómico utilizado por los Incas en la provincia de Maipo, en el cerro Chena. Hoy en día, estas ruinas están tratando de ser recuperadas para las futuras generaciones de descendientes de los pueblos andinos.

3.

A photo posted by @juan_luma on


El cerro El Plomo, en Santiago, es el punto más alto visible desde la ciudad, con 5.434 metros: si eres andinista o si simplemente te gustan los datos curiosos, quizás estés al tanto de esta meta de montañismo en la capital chilena. Lo que quizás no sepas es que El Plomo fue un centro ceremonial para los incas, llamado «Apu» («señor») en quechua. En 1954, se encontró la momia de un niño de 9 años, que habría sido sacrificado como ofrenda en la ceremonia inca de Capacocha. Para explorar más sobre esta historia, puedes visitar el Museo de Historia Natural o seguir su página de Facebook para conocer más sobre sus exhibiciones temporales.

4.

La iglesia de San Francisco, en el centro de Santiago, es el monumento arquitectónico más antiguo existente en la capital. Fue levantado entre los años 1572 y 1618 por la orden franciscana, y es aquí donde se conserva la imagen de la Virgen del Socorro, en el altar mayor, traída por Pedro de Valdivia cuando fundó la ciudad.

5.

A photo posted by Mafuane Oliveira (@mafuane) on

Si disfrutas de los espacios públicos, quizás sepas que el parque Quinta Normal es el centro de encuentro popular y cultural de Santiago. Ha sido catalogado como uno de los más bellos del mundo, un verdadero Santuario de la Naturaleza. Lo que es interesante recordar sobre sus orígenes es que fue diseñado por el naturalista francés Claudio Gay como un centro de experimentación científica y agrícola, debido a la gran diversidad de especies vegetales presentes. En una época en la que la naturaleza y la agricultura urbana vuelven a convertirse en temas de conversación, vale la pena recordar a sus predecesoras.

6.

No solo en la V o VI regiones se pueden encontrar viñas en Chile: en Santiago y en la Región Metropolitana también las hay, e incluso algunas están entre las más importantes a nivel nacional y de exportación. Si no me crees, visita Concha y Toro, Santa Carolina o Cousiño Macul, así como Santa Rita o Tarapacá un poquito más al sur de la capital.

7.

A photo posted by @j0ta88 on


El Cementerio General de Santiago no solo es el cementerio más grande de Chile… ¡es considerado a la vez un museo al aire libre! Además, caminar por sus calles permite apreciar la variada riqueza arquitectónica al tiempo que se conoce mejor la historia del país y de los hombres que la hicieron. En el cementerio se ofrecen tours históricos en los que se enseña la historia republicana de Chile, visitando las tumbas de los próceres de la patria. A partir del mes de abril, puedes -si te animas- participar de «tours nocturnos”, en los que se narran todo tipo de misterios que ocurren en el cementerio.

8.

La historia de Santiago comenzó mucho antes de 1541, cuando Pedro de Valdivia la fundó como Santiago de la Nueva Extremadura. Los primeros en invadir la cuenca del Río Mapocho fueron los Incas en el siglo XV. Antes de la llegada de los Incas, los habitantes que ya vivían asentados y organizados en este territorio eran los «picunches» (posteriormente llamados así por los chilenos).

9.

La época «muerta» de algunos puede ser un «paraíso» para otros. Mientras que la mayoría de los habitantes de Santiago abandonan la ciudad durante Enero y Febrero, para dirigirse a la playa o a explorar destinos en las regiones, algunos sabemos que esas son las mejores fechas para disfrutar de un Santiago paradisíaco. Si lo que buscas es relajarte y evitar tacos y gentios, las calles están vacías y a tu disposición. Eso sí, ¡busca lugares con aire acondicionado!

10.

Si visitas Santiago por primera vez, deberías saber algo más… algo que es una suerte de secreto a voces entre los habitantes de la capital: muchas calles (del centro) de la ciudad tienen su «especialidad». Es decir, si necesitas comprar ropa más barata, vas a Patronato; si necesitas zapatos, puedes vitrinear en la calle Estado; si necesitas repuestos de autos, sin duda vas a la avenida 10 de Julio. Además, si quieres telas, vas a Independencia; por útiles escolares vas a Meiggs; si buscas lentes ópticos, vas a Mac Iver, y por libros, vas a San Diego… En fin, cada calle tiene su tema, ¡y es tan conveniente!

 

Me imagino que ustedes pueden aportar más datos curiosos sobre Santiago que no he incluido en esta lista. ¡Compártanlos en los comentarios! Uno nunca puede tener demasiados datos freaks/geeks para romper el hielo en algún carrete 😉

Crédito imagen de portada: elnicocornejo.