Photo: Galicia Sustentable

10 típicos dulces chilenos que debes probar en tu próximo viaje

Chile
by Fran Norero 13 Oct 2018

Muchas veces a los chilenos se nos tilda de ser demasiado serios, pero tenemos un lado dulce que podrás comprobar a través de nuestras golosinas. Aquí los dulces chilenos más típicos, que no puedes dejar de probar:

1. Chumbeque

Se trata de emblemáticos dulces del norte de Chile, elaborados en la ciudad de Iquique. Algunos lo comparan con un turrón, pero más se parece a un pastel de varias capas delgadas de masa, con capas de miel especiada con frutos de la zona (tales como higo, naranja, mango, guayaba, entre otros).

La masa, entre sus ingredientes, lleva yemas de huevo, harina, canela y sésamo, lo que lo convierte en un dulce altamente energético. En Perú y Ecuador también hay chumbeque pero su preparación es distinta, no lleva huevo y en vez de manteca llevaría aceite, lo que hace que el producto final sea distinto.

La historia de este dulce comienza con la llegada en 1920 de un cantonés a Iquique, cuyo nombre chileno quedó como Ernesto Koo Flores. Casado con una repostera chilena y en un afán de recordar las recetas de su amigo Kung en su ciudad natal, elaboró esta preparación a la que nombró Kung-queque y que la gente rápidamente popularizó como “chumbeque”.

En la actualidad el chumbeque está patentado a nombre de Arturo Mejía Koo, nieto del cantonés, y la familia sigue produciendo este exquisito dulce.

2. Papayas confitadas

La ciudad de La Serena y sus alrededores son populares por ser el lugar donde mejor se dan las papayas.

Las papayas chilenas son únicas, muy distintas a esas papayas anaranjadas y grandes del Caribe. Aquí son pequeñas, amarillas y ¡muy dulces! No dejes de probar los dulces que se hacen con ellas, ¡verás que en muchos lugares venden bandejitas de papayas confitadas para llevar y disfrutar!

3. Dulces de la Ligua

En la región de Valparaíso, específicamente en La Ligua, se producen estos populares dulces chilenos en todas sus variedades: cachitos de milhoja, empolvados de suave bizcocho, palitas cubiertas de inmaculado merengue y chilenitos con masa similar a un alfajor, delgado y crujiente. El denominador común: nuestro manjar chileno como relleno ¡en abundancia!

Si estás recorriendo la zona, verás en la carretera a las famosas “palomitas”, hombres y mujeres vestidos de blanco agitando un pañuelo del mismo color, que en un canasto cargan estos dulces para vender a los automovilistas. Una exquisita forma de endulzar tu viaje. ¿Se te antoja un chilenito?

4. Tortas Curicanas

Este dulce típico de la zona de Curicó consta de varias capas de masa crujiente intercaladas con dulce de alcayota, manjar, almendra y nuez, manjar naranja o manjar con lúcuma o ¡hasta frambuesas!

Datan de 1870, cuando la Sra. Cristobalina Montero les dio vida y empezó su venta en la estación de tren de Curicó. Las Tortas Curicanas, entonces, deben su popularidad a los tiempos de auge del ferrocarril en Chile, puesto que Curicó era una de las paradas en trayecto al sur, momento perfecto para comer un tentempié antes de seguir camino.

5. Empanaditas de alcayota

Así como amamos las empanadas de pino, nuestras tradicionales empanadas de carne, cebolla, huevo duro y aceituna, hechas en horno, también tenemos una versión dulce. Las empanaditas de alcayota son más pequeñas que las de pino y están rellenas de dulce de alcayota, fruta de particular textura en fibras e inolvidable sabor.

6. Calzones Rotos

Aún recuerdo la cara de uno de mis grandes amigos de Perú, cuando un día -antes de irme a mi trabajo- le dije: “te dejé unos calzones rotos ahí en la mesa”. ¡Se quedó petrificado! =P

Los calzones rotos son unas masitas dulces fritas, ligeramente dulces y espolvoreadas con azúcar flor, cuyo nombre hace alusión a su forma: tienen en el centro un agujero, por donde se le da una vuelta a la masa, pero nada más que eso tienen que ver con calzones en la realidad.

7. Palmeras

Las playas en Chile no tienen vegetación, porque en Chile nos comemos las palmeras…
Uno de los dulces que más comemos en la playa se llaman ciertamente palmeras y son unos discos de milhojas con azúcar cristalizada en la parte superior. Así que si ven por la playa vendedores de palmeras… ¡Tranquilos! No están cometiendo ningún crimen medioambiental, sólo endulzan las tardes estivales.

8. Pan de huevo

Otro dulce típico de nuestras playas: se trata de una especie de pan, pero más firme y que se desmigaja con facilidad, ligeramente dulce y de exquisito sabor avainillado. Se vende siempre fresco, pues se endurece rápidamente y es un excelente tentempié, en medio de una tarde de playa, por su aporte calórico.
Siempre ha sido uno de mis favoritos, recordarlo es sentir de nuevo el sol en la cara, la piel cubierta de arena y sal, después de tardes jugando a orilla del mar cuando niña.

9. Roscas chonchinas

Recuerdo explorando Chiloé, específicamente en una feria artesanal de Chonchi, encontrarme con muchas bolsitas con unas roscas de masa muy particulares que no había visto nunca. Las ofrecían junto al popular “Licor de Oro”, otro producto que es exclusivamente de la zona.

Como soy curiosa tuve que probarlas. Son una roscas ligeramente dulces, firmes y secas, que suelen acompañarse con brebajes calientes en el frío sur. Sin duda debes probarlas si quieres algo exclusivo de la zona.

10. Cuchuflí y barquillo

El que no ha escuchado el grito de “cuchufli barquilloooo” no ha pasado por las playas chilenas, eso seguro. Los barquillos son unos tubos de una fina masa muy quebradiza que se deshace en la boca, son dulces y sin relleno. Los cuchuflís son su contraparte rellena de manjar. En el comercio establecido los encuentras incluso bañados de chocolate, pero en las playas son simples, para aguantar el calor del verano.

Si lo tuyo es lo dulce y eres de los que conocen los países a través de su comida, te invito a probar nuestro lado más empalagoso. ¿Has probado alguno de estos? ¿Cuál es tu favorito?

Save Bookmark

We use cookies for analytics tracking and advertising from our partners.

For more information read our privacy policy.