El placer, la música y la astucia son algunos de los atributos de uno de los animales más simbólicos (y menos mencionado) del mundo prehispánico: el coyote.

coyote
Photo: kojihirano | Shutterstock

Su nombre científico es Canis latrans y es un carnívoro canino de la familia Canidae. La palabra “coyote” proviene del náhuatl coyotl. Habita desde Canadá (América del Norte) hasta Colombia (América del Sur), en una variedad de ecosistemas que van de los tropicales a los templados y áridos.

Los coyotes pueden permanecer solitarios o vivir en jaurías y su promedio de vida es de seis años. A pesar de que son preciados trofeos de caza, aún no se encuentran en riesgo, principalmente por su gran capacidad de adaptación ante la colonización y la urbanización.

coyote
Photo: Sam Carrera | Shutterstock

Los coyotes tienen un tamaño que no sobrepasa los 60 centímetros de altura y los 90 de longitud (sin incluir la cola). Su color varía entre el gris, el canela y el rojizo. Sus orejas y hocico dan la impresión de ser relativamente largos en comparación con su cabeza y llegan a pesar hasta dieciséis kilos.

coyote
Photo: Sam Carrera | Shutterstock

El coyote se hace presente en la mitología prehispánica como Huehuecóyotl, o coyote viejo, deidad de la danza, la música, el placer y la lujuria.

“…en él se expresaban los conceptos de placer y lujuria, calidades que se atribuían, por cierto, a los coyotes. Ahí estaba Huehuecóyotl, dado cuenta de una de las realidades del mundo: el erotismo”.

Fuente: “Los mitos del tlacuache”, Alfredo López Austin.

Es que, para los nahuas, Huehuecóyotl era uno de los dioses instigadores de la sexualidad, dada por su capacidad y astucia para encontrar pareja y el largo tiempo de duración de su coito, así como el reducido tiempo de recuperación para repetirlo…

Entre los teotihuacanos, por otra parte, el coyote parece estar asociado a la parte religiosa en el ámbito militar, que era la encargada de obtener prisioneros de guerra para las muertes rituales. Esto se puede observar en las pinturas de coyotes que se encuentran rodeados de elementos bélicos como cuchillos o escudos, o atacando animales más débiles.

Entre los mayas, el coyote se encuentra presente en el Popol-Vuh, el libro sagrado que contiene la historia de la creación de la humanidad y sus primeros años de existencia. En él, es el coyote uno de los primeros seres en existir al lado del tlacuache, que son la pareja primigenia del Abuelo Utiú y la Abuela Vuh, respectivamente.

«…los dos animales parecen quedar en oposición binaria en la que el coyote es el cielo nocturno, la potencia masculina”.

Fuente: “Los mitos del tlacuache”, Alfredo López Austin.

Ya con la llegada de los españoles, el coyote fue visto desde el punto de vista occidental como un zorro y, bajo la misma cosmovisión europea, se lo emparentó con el demonio y las fuerzas oscuras:

“…siente mucho, es muy recatado para cazar, agazápase y pónese al acecho, mira a todas partes para tomar su caza, y cuando quiere arremeter a la caza primero echa su vaho contra ella, para inficionarla y desanimarla con él. Es diabólico este animal: si alguno le quita la caza nótale, y aguárdale y procura vengarse de él, matándole sus gallinas u otros animales de su casa; y si no tiene cosa de estas en que se vengue, aguarda al tal cuando va camino, y pónese delante ladrando, como que se le quiere comer por amedrentarle; y también algunas veces se acompaña con otros tres o cuatro de sus compañeros, para espantarle, y esto hacen o de noche o día…”.

Fuente: “Historia general de las cosas de Nueva España”, Bernardino de Sahagún.

¿Notaste como, en los cuentos folclóricos europeos, el zorro es siempre considerado músico, depredador, estratega, fecundador, un símbolo de lujuria y hasta de la maldad?

Bien, ahora que conoces un poco más del coyote y la percepción que los pueblos prehispánicos tenían sobre él, tal vez decidas ignorar la opinión que al día de hoy tienen algunas personas, como que es un emisario del mal. Espero que, haciéndole justicia a sus leyendas, lo consideres un símbolo de la astucia y del arte de la seducción, tal como en el pasado una vez lo hizo el rey poeta de Texcoco, quien por cierto se lo tomó muy en serio, pues tuvo 119 hijos. Es que su nombre, Nezahualcóyotl, se traduce como «coyote hambriento».