1. Renta coches -de los más lujosos del mundo- y corre en una pista de carreras de verdad

Crédito: Tom D’Angelo

Es una experiencia que se llama “Exotics Racings”, y es tan exótica como suena. Lo más difícil es… ¡elegir el automóvil! Imagínate cuando te preguntan, “disculpe, ¿qué quiere? ¿Un Ferrari, un Lamborghini, un Aston Martin, un Porsche o un Audi?”. Puedes manejarlos tú mismo, o un chofer de la empresa. ¿Qué opción prefieres tú? (si es que te animas, claro).

 

2. ¡Asiste a los Latin Grammy!

Los Latin Grammy, como tal vez sabrás, son uno de los premios más prestigiosos para la música latina y… ¡se celebran cada año en Las Vegas! Muchos mexicanos, así como otros latinoamericanos, vienen a esta ciudad exclusivamente para asistir a los premios y formar parte de la audiencia. En el 2016, la edición número 17 de los Latin GRAMMY se hará el 17 de noviembre en el T-Mobile Arena.

Yo asisto cada año, y te puedo asegurar que es un gran show al que ir. Incluso, te diré un pequeño secreto, hay maneras de conseguir cómo entrar gratis: en mi caso, he ido de gratis colaborando como “seat filler”.

3. Disfruta de vistas panorámicas desde la Torre Stratosphere y luego… ¡experimenta la atracción más alta del mundo con 329 metros de altura!

Crédito: Francis & Francis Photography, Stratosphere Hotel

Torre Stratosphere es el lugar perfecto para los amantes de la adrenalina y de los juegos extremos. La torre mide 350 metros de altura, ofreciendo espectaculares vistas de la ciudad desde su mirador en la cima. Desde allí arriba accedes a tres atracciones que te harán cuestionar tu nivel de locura: The Big Shot, Insanity y X-Scream. Como si no fuera suficiente, también puedes saltar al vacío en Sky Jump. The Big Shot ha sido distinguida como la atracción más alta del mundo -con 329 metros de altura-; sin embargo, en mi experiencia, X-Scream es el juego que causa más vértigo. Consiste en un mini tren para ocho pasajeros que se encuentra al borde de la torre y se desliza en caída libre, dando la sensación de caer al vacío. Cuando uno camina por la calle, alcanza a escuchar los gritos de las personas que están experimentando los juegos en las alturas.

Los precios varían, según estés hospedado en el Hotel Stratosphere o no. Si no estás hospedado, te costará veinte dólares subir a la plataforma de observación, y luego deberás pagar cinco dólares extra por cada juego. Pagando $40, tendrás acceso ilimitado y podrás subirte las veces que quieras. ¿Te atreves?

4. Ten una noche romántica en la rueda de la fortuna más grande del mundo

Crédito: Daniel Ramírez

Se trata de The High Roller, en The LINQ, y tiene 167 metros de altura. Este «vuelta al mundo», rueda de la fortuna o noria (si, tiene todos esos nombres) está diseñada para girar lentamente, ofreciendo la mejor vista de Las Vegas cuando llegas a la cima. Las personas van en cápsulas muy grandes, en las que caben 40 pasajeros y un mini bar adentro.

Los precios varían según la hora en que te subas o si agarras paquetes completos. Por las mañanas, pagarás unos veinte dólares, mientras que por la noche el precio aumenta a unos treinta dólares. El precio sigue subiendo si deseas tener bebidas ilimitadas en el minibar. Más allá de esa diferencia de precio, lo cierto es que es mejor subir de noche: la vista de Las Vegas iluminada hace que sea una experiencia inolvidable. Como ya lo adelanté en el subtítulo, creo que este es el sitio ideal para tener una cita.

 

5. Despierta a tu niño interno en Circus Circus, el parque de atracciones bajo techo más grande del mundo.

Crédito: Allie Caulfield

Circus Circus era mi lugar favorito cuando era niño. Lo cierto es que aunque el casino se enfoca en los más chicos, aquí todo mundo se divierte. Uno de los juegos principales es su Roller Coaster, una montaña rusa que, al estar dentro de un edificio, es aún más emocionante, ya que cuando te subes te da la sensación de que chocarás en las paredes. La otra atracción más famosa es “El Loco”… pero mejor esa no la explico: tienes que venir y vivirla por ti mismo. Algunos de los shows de Circus Circus son gratuitos, así que es un buen lugar para pasar el rato divertido con amigos o familia.

 

6. Concurre a los shows exclusivos que Cirque du Soleil tiene en Las Vegas

Cirque du Soleil es mundialmente conocido por sus inolvidables shows que van de tour por todo el globo: con esto seguramente no digo nada que no sepas ya. Pero hay algunos espectáculos que solo puedes ver en Las Vegas, como Michael Jackson ONE en el Mandalay Bay, Criss Angel Mindfreak Live (en el Luxor), y LOVE, con canciones de los Beatles, en el hotel Mirage. Además está Mystère, un clásico de clásicos, que es el único show permanente de Cirque du Soleil. Se puede ver en Treasure Island desde el año 1993, en un lugar especialmente construido para el show, donde ha habido más de 10000 funciones del mismo.

 

7. Cruza la calle más famosa de toda la ciudad, repleta de shows de luces, ¡desde una tirolesa!

Slotzilla (parte de Fremont Street Experience) es una atracción relativamente nueva, pues abrió en el 2014. Esta peculiar tirolesa (o tirolina) te permite cruzar la calle Fremont Street desde la altura, disfrutando de los shows de luces y de música, y observando tooooooodo lo que ocurre con la gente que está allí abajo. Solo es necesario que, bueno, te atrevas a aventarte.

 

8. Sácate la selfie más cool en Seven Magic Mountains

Crédito: Odonata98

A tan solo a media hora de la calle Strip podrás aprender sobre instalaciones artísticas en la naturaleza. Es un lugar único que descubrí recientemente, al que la gente va para tomarse fotos. Ha sido financiado por el Museo de Arte de Nevada y por ARIA Resort & Casino. Queda en el desierto y allí se puede observar una instalación artística de enormes piedras apiladas (cantos rodados), que han sido pintadas de colores brillantes. Quizás me pregunten: ¿Y por qué iría yo? La respuesta es: porque la obra te introducirá a la alucinante tradición artística que comenzó en la década de 1960.

Se trata de pensar el arte fuera de los museos (esta instalación está en tierras públicas), y puesto en otro espacio: la naturaleza a pleno. Es decir, esta obra nos enseña más sobre cuál es la función del arte y más sobre el medioambiente. Consideren que la obra llevó 5 años de trabajo, y ¡que solo estará expuesta por dos años! Así que a sacarse la selfie y a instruirse un poco, que siempre viene bien.

 

9. Recorre íconos de la arquitectura mundial en una sola ciudad, y con shows gratuitos que te dejarán boquiabierto.

Crédito: Nan Palmero

A lo largo del tiempo y como plan estratégico, Las Vegas ha ido construyendo íconos de otros países dentro de la ciudad. Tenemos al Hotel París con la Torre Eiffel, un pedacito de Roma en Caesars Palace, y hasta construcciones de inspiración egipcia en Luxor, pues ese hotel tiene forma de pirámide y monumentos típicos de Egipto. Además están los aires de Venecia y sus paseos en góndola en The Venetian, y hasta su propia versión de la torre de la plaza San Marco de esa misma ciudad. Lo increíble es que estos íconos están a su vez rodeados de espectáculos gratuitos, accesibles para todo aquel que quiera mirarlos: las fuentes del Bellagio, el volcán del Mirage, la caída de Atlantis en Caesars Palace y el Sunset Stampede, un show maravilloso en Sam’s Town.

 

10. Cásate a tu estilo… y al estilo Las Vegas

Casarse en Las Vegas no solo se limita a una boda con personajes de película que te llevan hacia el altar. La amplia variedad de estilos arquitectónicos de la ciudad permite que puedas tener toda clase de ceremonias. Además, puedes casarte en un helicóptero o bajo el agua, por ejemplo. Mientras que algunas parejas siguen eligiendo que personajes como Jay Leno o Johnny Depp oficien su matrimonio, ¡otros se casan en el medio de un concierto! Quizás tu sueño sea dar el «si» con una vista panorámica que te quite el aliento… Lo cierto es que no importa cómo sea tu boda ideal, puedes hacerla realidad en Las Vegas. 

 


Este artículo es patrocinado por Las Vegas