Crédito: Brad Crooks

 

1. Desde restaurantes gourmet hasta opciones casuales, Las Vegas es el paraíso para el que busca comer como un rey.

En algún momento hay que detenerse a recargar baterías y Las Vegas ofrece una sinnúmero de opciones para toda ocasión. Disfruta del lujo de la cocina italiana tradicional y de los mejores cortes de carne en Joe Vicari’s Andiamo Italian Steakhouse o disfruta de una cena inolvidable desde lo más alto de la torre Stratosphere en Top of the World. Si estás en busca de una restaurante tradicional que te remonte al pasado de Las Vegas, visita The Henry en The Cosmopolitan of Las Vegas. Y no te olvides de probar algunos de los mejores buffets del mundo como el Bacchanal Buffet, en Caesars Palace, donde encontrarás una variedad monumental de platillos y varias estaciones de cocina dedicadas a complacerte con platillos internacionales.

 

2. Aprovecha las atracciones gratuitas de los hoteles.

Crédito: Ron Reiring

Buena parte de la diversión en Las Vegas es gratis y muchos hoteles cuentan con atracciones que puedes disfrutar sin gastar un sólo peso. Las Fuentes del Bellagio, las erupciones del Volcán en The Mirage, la exuberancia natural del Flamingo Wildlife Habitat y las góndolas en The Venetian son sólo algunos ejemplos de los espectáculos gratuitos que ofrece la ciudad. Eso sí, es importante llegar con anticipación a estos eventos si no quieres observarlos desde las pantallas de los teléfonos de la multitud que tendrás enfrente.  

 

3. Recorre Manhattan a toda velocidad.

The Big Apple Coaster en el Hotel New York New York te permite cruzar a máxima velocidad entre los edificios más conocidos de la Gran Manzana. Este es un recorrido obligado para los amantes de la adrenalina y los juegos mecánicos. Un pequeño tip: si te subes más de una vez en un día, los boletos te salen a mitad de precio. Y si eres un verdadero adicto a las montañas rusas puedes comprar un pase por USD$25 y quedarte ahí arriba todo el día.

 

4. Déjate sorprender por la icónica Fremont Street.

Crédito: Floyd Manzano

Un paseo por esta calle es una experiencia única. Fremont conjunta el lado más emblemático de Las Vegas con lo moderno. Por un lado tienes las clásicas luminarias que has visto en un montón de películas y que pareciera que conoces como si estuvieran en tu ciudad, pero también tienes el moderno show de luces de Viva Visión. En los doce millones (sí, doce millones) de LEDs que forman la pantalla de Viva Vision se proyectan conciertos que no le piden nada a un espectáculo en vivo. No puedes decir que estuviste en Las Vegas si no diste un buen recorrido por Fremont.

 

5.Experimenta el golf a un nuevo nivel.

Topgolf es una nueva forma de jugar que sólo encontrarás en Las Vegas. Cuatro pisos de diversión en los que podrás practicar tus swings en bahías con temperatura controlada y conocer tus estadísticas en tiempo real. El complejo no estaría completo sin un montón de restaurantes, bares (los dos últimos niveles son exclusivos para mayores de edad) y hasta un escenario para conciertos en vivo.

 

6. Piérdete en un bosque psicodélico.

Mystic Falls Park es un bosque encerrado entre las paredes del hotel Sam’s Town. Un paisaje espectacular donde miles de luces se combinan con árboles, arroyos y fuentes. Este bosque cuenta con un espectáculo gratuito que combina fuentes danzantes, lasers, música y un lobo animatrónico que sirve de maestro de ceremonias. Puede ser una gran opción para disfrutar con la familia.  

 

7. Entra al extraño mundo del mini golf metalero.

El Kiss Monster Mini Golf en el Rio All-Suite Hotel & Casino es una parada obligada para todos los fans del metal setentero. Aunque nunca hayas jugado al golfito, aquí le tomarás gusto. El recorrido está lleno de parafernalia rocanrolera y es un tributo a Kiss como el que sólo te podrías encontrar en Las Vegas. Como bien te lo podrías esperar, uno de los hoyos está detrás de la monstruosa lengua de una réplica gigante de la cabeza de Gene Simmons. Toda esta diversión y hasta una visita por el museo de la banda por sólo $11.95.

 

8. Nada junto a las criaturas marinas más exóticas.   

Foto: Eric Chan

The Tank en el hotel Golden Nugget elevará tus expectativas, en lo que a albercas se refiere, a niveles absurdos. Esta piscina cuenta con un tanque de agua salada en la parte central en el que tiburones y peces exóticos nadan a la par que tú. Si esto no te parece emocionante, ¡puedes lanzarte por un tobogán que atraviesa por enmedio del tanque! Si querías un encuentro cercano con la vida marina sin dejar de lado los servicios del pool bar… ya puedes parar de buscar. 

 

9. Déjate llevar por un universo de chocolates.

Si quieres salir de Las Vegas con los souvenirs más originales, te recomiendo que te des una vuelta por el M&M’s World. En primer lugar, porque a todos nos gustan los M&M’s y aquí tienes no uno ni dos, sino cuatro pisos dedicados a estos dulces chocolates; pero también porque este lugar cuenta con una estación que te permite personalizar tus M&M’s. ¡Te imaginas todo lo que puedes lograr con eso! Puedes hacer una bolsa de chocolates con el nombre de tu novia, jugarle bromas a tus amigos, quedar bien con tus jefes… ¡hasta podrías elucubrar una propuesta de matrimonio con chocolates!    

 

10. Tómate una selfie frente al letrero de Las Vegas.

Crédito: WriterGal39

Inaugurado en 1959, Welcome to Fabulous Las Vegas Sign debe ser el letrero de bienvenida más famoso del mundo. Aunque generaciones de visitantes se han tomado fotografías frente a este ícono, no fue sino hasta 2008 que se realizaron las modificaciones necesarias para que los turistas pudieran acceder a él sin tener que atravesar Las Vegas Boulevard. Aprovecha la nueva infraestructura y tómate la foto obligatoria de todo el que visita Las Vegas. ¡Yo sé que quieres! 


Este artículo es patrocinado por Las Vegas