La primera vez que vine a vivir en la CDMX fue hace trece años. Yo creía que el español mexicano estaba algo estandarizado y súper confiada empecé a convivir con los chilangos usando mi léxico usual. ¡Oh, sorpresa! Algunas veces se reían de mis expresiones y otras de plano pasaban de noche porque nadie entendía ni pío. Con el tiempo comencé a cambiar chilo por padre, auto por coche, soda por chesco y así… pequeños ajustes para poder darme a entender.  Pero también —gracias a mi paciencia y porque me encantan mis raíces norteñas— he logrado que mis amigos chilangos se familiaricen con parte del slang bajacaliforniano. Aquí les comparto algunas de esas expresiones que siguen causando extrañeza cuando hablo con mis amigos del centro del país.

 

¿Me da una soda?

La primera vez que visité la Ciudad de México mi guía de turistas me llevó a un lugar donde vendían unas tortas enormes. Para que conozcas el DF de verdad, me dijo. Más que el acento, me delató el hecho de que yo, toda mequilla, pedí una soda en lugar de un refresco. Hasta ahí llegaron mis esfuerzos por camuflarme entre los locales.  

 

¡Está bien enchiloso!

Una de esas palabras que creía que todo hispanohablante utilizaba y que no ha hecho más que provocar risas en mis amiguitos no norteños: enchiloso. Resulta que por acá el estándar es picoso y cualquier derivación te evidencia inmediatamente como fuereño. Yo aún lo sostengo: si la comida enchila, pues está enchilosa.

 

No seas enfadoso

Otra palabra que creía de uso común y que me hace más identificable que traer el sombrero y las botas piteadas. Lo que causa más sorpresa es que la palabra se entiende, pero no la usan. Las reacciones van desde reconocer la palabra —“esa palabra es tan de allá”—, hasta voltearte a ver como si hubieras dicho abrido en vez de abierto. ¡Qué enfadosos!

 

Deja abajo

Deja abajo es alguien que no hace paro, que se pandea, una verdadera decepción de persona pues.

 

¿Traes feria?

Es el grupo de moneditas que uno acumula y que después usa para las propinas o para ir a la tiendita por las caguamas, para el cigarro suelto, para el micro, en fin… eso a lo que los chilangos le dicen cambio.

 

¿Es tu jaina?

Morra o vato se pueden utilizar igualito que Jaina y jaino . Los primeros dos hacen referencia a una mujer o a un hombre, pero también se usa para nombrar al novio o a la novia, jaina/o solo se usa para referirse al novio o a la novia . Por ahí se dice que la palabra es un anglicismo proveniente de honey.

 

Está bien zarra

¿Qué está bien zorra? ¿No? Bueno, quién sabe. Pero lo que quise decir es que esa persona tiene ciertas conductas medio despectivas. No me digan provinciana, ¡no sean zarras!

 

¡Ya sé!

Otra expresión que uso frecuentemente y cuyo fin es nada más expresar acuerdo. En realidad puedo o no saber de qué estás hablando… tú mejor síguele con el chisme.

 

¿Vas a jalar hoy?

Allá se refiere a ir al jale, a la chamba, pues. Aquí, así le dice un calilla —esos que se la viven en el gym— a otro durante su sesión de cardio.

 

Dar quebrada

Una de esas que hace que la gente me voltee a ver como si la estuviera albureando. Dar quebrada es la traducción textual de give a break y la puedes usar para pedir espacio personal, una oportunidad o para que te dejen de estar chingando. Dame quebrada, apenas es lunes.

 

Chavalo

Chavalo como tal es un morro, un niño. Si alguien te dice que estás chavalo, en realidad te está diciendo que estás bien meco.

 

Bichi

No es una forma cariñosa de decirle bitch a alguien. Esta palabra la importamos de Sonora y Sinaloa, y es originaria del pueblo cahíta. Se usa como sinónimo de desnudo y es posible que la usemos para decir que te hace falta un poco de ropa encima. ¡Tápate!

 

Bichola

Nada que ver con bichi. Bichola se refiere exclusivamente al aparato reproductor masculino.

 

Andas bien engranado

No significa que te cayeron mal los mariscos sino que andas de obsesivo con algo o con alguien.

 

¡Malíciala!

Que agarres la onda, pues.

 

Bien meco/bien mequillo

Si se lo dices a un niño, estás haciendo referencia a su edad. Si te lo dicen de adulto, te están diciendo que estás bien güey.

 

Estás plomo

Estar bien meco o bien chavalo.

 

¡No te ondees!

Ondearse es sacar conclusiones negativas cuando no hay motivo para hacerlo. Actividad favorita de aquellos a los que les encanta el drama.

 

Estás bien piratón

No es que te falte originalidad. Estar pirata es tener una personalidad extravagante, bromista o que se distingue por su comportamiento inusual. Si por todos lados te dicen que estás bien piratón, es porque  ya se te zafó un tornillo.

 

Está bien perreado

He escuchado que en Ensenada lo usan para referirse a algo que está difícil, aunque en Mexicali hace referencia a cuando algo está aburrido. Y no, no tiene nada que ver con el perreo.

 

Tumbarse la cura/tumbarse el rollo

Lo que debes hacer cuando tienes una idea muy mala. ¡Olvidarla!

– Vamos a pistear hoy en la noche.

– Nel, túmbate el rollo, mañana temprano tengo cosas que hacer, no como tú.