Cuando Hernán Cortés llegó a Tenochtitlan, Motecuhzoma ordenó que se le engalanara con collares de flores a él y sus principales, así como también que una comitiva de canoas repletas de flores le siguieran en su trayecto durante la entrada a la ciudad.

A post shared by David Romero (@bichoromero) on

Cortés relata y cree que se le dio el trato de un dios, pero la verdad es muy distinta: la higiene de su ejército podía percibirse por su olor a guerra, a sangre y a sudor impregnados de días. Ya se sabe que las costumbres de limpieza de España y del Anáhuac eran realmente contrastantes. Para Cortés su higiene era normal, para la nobleza mexica no precisamente (aquí puedes leer más sobre los hábitos de higiene prehispánicos).

Con el correr de los días, Hernan Cortés notó la diferencia entre la higiene de su gente y la de los mexica. ¿Cuál era su secreto?

 

1.

Mientras en Europa la gente tiraba la orina por las ventanas, en Tenochtitlan se procuraba almacenar los desechos humanos en contenedores especiales para hacer abono con ellos.

 

2.

En Tenochtitlan la gente se bañaba hasta dos veces al día, pero en Europa el baño no era un hábito cotidiano.

 

3.

En Tenochtitlan se barrían las calles todas las mañanas y a los jóvenes y niños se les enseñaba este hábito como uno de los principales, barrer su calle, su casa y sus templos.

 

4.

Estos hábitos quedaron grabados en el libro “The Dirt on Clean” de la profesora y escritora Katherine Ashenburg, donde hace ver que para los mexicas la limpieza personal y la de sus ciudades era una prioridad.

 

5.

Los mexica se lavaban los dientes con una mezcla de cenizas de tortillas quemadas y miel.

 

6.

Había temazcales para que la gente acudiera a purificarse físicamente de una manera más profunda.

 

7.

En lugar de jabón, los mexicas usaban copalxocotl y xiuhamolli, plantas y raíces de aseo, así como el relleno de los acocotes como un estropajo para eliminar las impurezas del cuerpo, estropajos que aún se venden en los mercados.

 

8.

Existían baños públicos en cada plaza o lugar concurrido para evitar la suciedad en las calles.

 

9.

Mantenían sus aguas limpias gracias al sistema de diques que Nezahualcóyotl planificó para separar las aguas dulces de las saladas en el lago, medida que trajo el equilibrio ecológico.

 

10.

Y suministraban de agua a su ciudad mediante los acueductos construidos por el rey poeta entre 1466 y 1478, agua que se repartía en fuentes y remansos distribuidos por la ciudad a donde la gente podía acudir para tomar la necesaria.

 

11.

Qué no te quepa duda sobre lo avanzado de la higiene de las naciones nativas que nos legaron hábitos para sentirnos orgullosos.

 

Crédito imagen de portada: Alex Marduk