¿Alguna vez has puesto atención a las monedas con las que pagas diariamente el pasaje del transporte, tus golosinas o los taquitos? Las monedas mexicanas, llamadas también nuevos pesos, cuentan con unos grabados que nos recuerdan a la gran cultura mexica y su arte, ya que llevan en su centro y en sus contornos los círculos de la piedra del sol, mal llamada calendario azteca.

La moneda de un peso tiene a su alrededor el cuarto círculo de la piedra del sol.

Su contorno representa los ocho rayos del sol y cuarenta pequeños cuadrados que nos recuerda la relación entre el Sol y Venus, pues cinco revoluciones de Venus equivalen a ocho de nuestro planeta. Es decir:
5 (ciclos completos de Venus) x 8 (ciclos completos terrestres) = 40;
8 (ciclos completos terrestres) x 365 (días del año solar) = 2920, y
5 (ciclos completos de Venus) x 584 (días del ciclo de Venus) = 2920.

Photo: Fat Jackey | Shutterstock

La moneda de dos pesos contiene en su contorno el tercer círculo de la piedra del sol.

Está compuesto de los veinte días del mes mexica. El año solar para los mexica estaba compuesto de 18 meses de 20 días, lo que nos da un total de 360 días, más un mes extra de 5 días llamados nemontemi.

Además, este círculo nos habla de la correspondencia entre el calendario solar y el lunar que se sincronizaban cada 52 años, en la ceremonia del fuego nuevo, en la que se iniciaba un nuevo ciclo para los pueblos de Anáhuac.

Photo: Radomir | Shutterstock

La moneda de cinco pesos lleva en su orilla el octavo círculo de la piedra del sol.

Este es el círculo que representa a nuestra Vía Láctea. En él hay dos serpientes representando cada una un semicírculo: se llaman Xiuhcoatl y ambas nacen del glifo 13 caña (Matlab Yei Acatl) en la parte superior del círculo, que es la fecha en que se celebraba el fuego nuevo.

El cuerpo de las serpientes compuesto por sus cabezas, escamas y colas nos recuerda a los trece cielos que existen para los pueblos nahuas.

Photo: Sementer | Shutterstock

La moneda de diez pesos en su centro lleva el círculo central de la piedra del sol.

Representa el rostro de la era en que vivimos llamado Sol Olin Tonatiuh, con sus dos garras aferrándose a dos corazones para mantenerse con vida en el universo, que representa la vitalidad y el movimiento.

Su lengua muestra un cuchillo de obsidiana que representa el auto-sacrificio que una vez este dios hizo por nosotros, para convertirse en el sol que nos alumbra, que es el quinto sol.

Photo: Fat Jackey | Shutterstock

También nos recuerda los cuatro mundos anteriores que acabaron por decisión de los dioses: el primero terminó con la humanidad eliminada por jaguares divinos, el segundo por fuertes vientos, el tercero por una lluvia de fuego y el cuarto por el gran diluvio. Pero esta moneda también nos recuerda que este mundo acabará como los cuatro anteriores pero, esta vez, debido a terremotos.

Ahora ya sabes que las monedas mexicanas hablan más que solo de tus gastos.