Imagen por stepnout

Estas notas van a ser útiles para quienes deseen hacer nuevos amigos y permanecer con vida durante su viaje a China.

Hacer cola

Si buscamos un lugar en China que sea desordenado y en el que todo valga, seguramente lo encontraremos en las filas. Claro que hay técnicas para lidiar con esto. Una es esperar hasta estar firmemente calzado entre dos personas (la respiración ya se torna dificultosa), ponerte en puntas de pie y hacer una escapada rápida y elegante. Esto funciona muy bien, especialmente a la salida del subterráneo.

La otra técnica es empujar incesantemente a la persona que está delante tuyo. Como es de esperar, esto hará que te anotes puntos con la persona que está detrás. Aún así, más allá de cuán apretada sea la fila, alguien va a meterse delante tuyo. O van a escurrirse bajo tus narices -y lo hacen, mientras tú pierdes brevemente la conciencia-. O vendrán por atrás -lo que logran hacer dándote codazos en tus riñones cuando finalmente tienes espacio suficiente para respirar-.

 
Cenar afuera

La mayoría de los chinos prefiere cenar afuera con sus amigos, en lugar de en su casa. La comida varía según la región, pero típicamente los platos se ubican en el centro de la mesa, estilo familiar, en una bandeja giratoria. Los occidentales se quedarán perplejos ante el tamaño de estos platos, en comparación con los diminutos (casi de juguete) que te dan para cenar. No te preocupes, es también motivo de queja para los chinos. Y es por eso que tu anfitrión va a fumar un cigarrillo tras otro durante lo que dure la cena.

Además,

*Sorber fideos y eructar en la mesa es común, pero puede ser considerado excesivo si los que te rodean deben hablar a los gritos para ser escuchados.

*Y así como no hay pollos sin huesos en la naturaleza, no hay platos de pollo sin huesos en China. Como la comida, la vida no debe ingerirse apresuradamente.

*No pongas tus palitos chinos de manera recta en el arroz. Esto recuerda a los palos de incienso y está asociado con los funerales y la muerte.

 
Mercados húmedos

Muchos vecindarios tienen mercados «húmedos», en los que puedes comprar frutas y verduras o verificar la buena salud de un pollo antes de que el vendedor le rompa el cuello. El término húmedo no es una exageración, ya que todo es lavado con una manguera, incluyéndote. También hay acuarios con ranas gigantes, anguilas, tortugas y otros animales marinos. Los mercados húmedos están por lo general ubicados en edificios de perfil bajo, así que presta atención a la gente que lleva bolsas de plástico cuyo contenido se agita.

 
Orgánico versus embalsamado

Muchos de los productos frescos que están en los supermercados tendrán una fecha de vencimiento similar a la de los fideos secos. ¿Te acuerdas de aquella manzana que se cayó detrás de la heladera la Pascua pasada? ¡Todavía está fresca! ¿Son los químicos? ¿Es fruta falsa? Cada uno tiene su teoría, mejor hacer foco en algo placentero, como esas amables mujeres que, en el mercado húmedo, me enseñaron a contar en el lenguaje de señas chino.

Los mercados internacionales son tu mejor opción para comprar comida orgánica. Entonces, cuando llegas a los productos frescos y te encuentras con una manzana que cuesta 100 yenes, sabes que puedes comerla con confianza. También vas a encontrarte con imitaciones de los productos occidentales. En lugar de gastar muchísimo en los productos importados, por qué no probar «Increíble: ¡NO es manteca!» o «Crust: pasta de dientes con fórmula blanqueadora».

 
Hipermercados

Vas a tener necesidades que exceden lo que un mercado puede ofrecerte y los hipermercados, como Auchan, se caracterizan por sus multitudes manejando los carritos de compras como si fueran autitos chocadores. Tomarte unos tragos antes de visitar el hipermercado va a ayudarte a lidiar con el gentío. Si golpeas a alguien con tu carrito, no lo mires a los ojos. Y no te sorprendas cuando una mujer de mediana edad meta la cabeza en tu carrito para mirar qué hay adentro. Simplemente siente curiosidad por saber qué compran los extranjeros. Y para ti también debe ser una sorpresa, ya que todas las etiquetas están en chino.

 
Autobuses

Por regla general, las luces rojas tienden a ser opcionales y las señales de «sentido único» generalmente significan «sentido único a no ser que mi vehículo sea mayor que el tuyo». En el tráfico, los buses son los reyes de la calle. Cuando se acercan a la parada, tú debes esforzarte en mostrar interés en subirte o, de lo contrario, el conductor seguirá manejando sin detenerse.

Si eres extranjero y tu origen no es asiático, vas a notar que los otros pasajeros van a evitar sentarse a tu lado hasta que todos los otros asientos estén ocupados. Los buses se llenan rápido, por lo general, y los conductores manejan rapidísimo.

 
Taxis

Es importante entender que, en China, el viajar un par de cuadras puede ser una experiencia de vida o muerte. Siempre lleva una tarjeta con tu dirección (en chino), así tu taxista tendrá algo para mirar mientras acelera. Si no tienes esta tarjeta, el conductor se entretendrá fumando, hablando por teléfono, tomando té y manejando, todo al mismo tiempo. Ajústate el cinturón de seguridad. Y aquí viene lo mejor: no hay cinturones de seguridad.

Muchas empresas de taxi usan un sistema ránking de estrellas para los conductores. Si tu conductor tiene cinco estrellas, es un profesional en el arte de hacer mil cosas al mismo tiempo. Si tu taxista tiene una estrella (o aún peor, ninguna), vas a morir.

 
Accidentes

Si sobrevives a un accidente de tránsito, haz de tripas corazón. Es la costumbre el resolver un accidente en el lugar en el que ocurre. La parte responsable le paga en efectivo a la víctima. ¿Y quién la parte responsable? Es fácil: nadie. Ni siquiera el conductor del Volkswagen que estacionó en tu limpiaparabrisas.

Esto lleva a exuberantes muestras públicas de indignación y duelo. La otra parte señalará los daños en su auto, como si tratara de regatear el precio de una tetera. Finalmente, reclamará una compensación monetaria. Haz lo mismo.

Eventualmente, uno de los lados cederá y se llegará a un acuerdo entre ambas partes. Si una de las personas es muy rica, le pagará a la otra sin importar quién fue responsable del accidente, solo para cuidar las apariencias.

 
La importancia del «rostro»

Quizás el concepto de «el rostro»sea el más importante de la cultura china. El rostro se refiere a la reputación social y al carácter moral de una persona, que siempre hay que cuidar.

Hay una escena de la película Buenos Muchachos (Martin Scorcese) en la que Tommy (Joe Pesci) está sentado en la mesa de póker, rompiéndole el traste a Spider (Michael Imperioli).

“¿Por qué no te vas a la mierda Tommy?”, le dice Spider, rengueando hacia el bar, en un intento por no «perder el rostro».

Pero al decir esto, Spider ya ha destrozado el rostro de Tommy, que no tiene suficiente cale como para hacer este comentario. Tommy se queda en silencio, aparentemente ofendido, mientras sus compañeros le empiezan a romper las bolas. “¿Vas a permitir que te hable así?», lo cargan. Para salvar su rostro, Tommy dispara su arma y asesina a Spider.

Muchos chinos ganan rostro haciéndose amigos de o saliendo con extranjeros. Esto puede aumentar el estatus social de una persona a los ojos de sus pares. Por el contrario, muchos extranjeros tratan de hacer lo mismo al tener «auténticas» experiencias, como el participar de una ceremonia del té o comer comida callejera contaminada. Un extranjero aumenta su rostro contando estas historias, con lujo de detalles, a aquellos que no han visitado China.