1. La Tequila

A photo posted by LA TEQUILA (@la_tequila) on

El nombre lo dice todo. La Tequila no sólo es un restaurante que ofrece una increíble oferta gastronómica cien por ciento mexicana, sino que cuenta con más de doscientos tequilas diferentes para complacer a cualquier comensal quisquilloso.

También existe la opción de ordenar un menú de degustación con diferentes platillos maridados con tequila. Y, si no eres un experto en la materia, ¡no te preocupes! Puedes pedirle a tu mesero que te dé una breve introducción al tequila, mezcal y otros destilados de agave o pedir una recomendación al sommelier y elegir el tequila que mejor acompañe tu comida.

 

2. El Parián de Tlaquepaque

Ningún tequila está completo sin un buen mariachi. Y El Parián ofrece ambas opciones en el típico ambiente mexicano. Puedes disfrutar de uno de sus deliciosos platillos al Son de La Negra y en fechas especiales, como el 16 de septiembre, incluso montan un espectáculo regional. Su carta de tequilas es muy amplia, y si no eres de los que lo toman derecho, siempre puedes optar por una de sus famosas cazuelitas… pero con precaución, ¡pueden ser peligrosas!

 

3. Cantina la Fuente

A photo posted by @tenamic on

A veces, el tequila sabe mejor acompañado del ambiente adecuado. La Fuente, al ser una de las cantinas más emblemáticas de Guadalajara, es el lugar perfecto para disfrutar de un tequila como todo un tapatío. Con una historia que se remonta a 1921, allá cuando a las mujeres aún no se les permitía entrar a este lugar, esta cantina posee un encanto de antaño que se enfatiza por estar ubicada en pleno Centro Histórico de Guadalajara.

El lugar está repleto de historias y leyendas urbanas. Se rumora que la bicicleta que está colgada sobre la barra fue el pago de un borracho al que se le agotó la plata y también dicen por ahí que si eres turista, la primer copa va por cuenta de la casa. Pero nunca sabrás la verdad a menos que visites el lugar y lo compruebes por ti mismo.

 

4. Casa Bariachi

De nuevo, si quieres un buen mariachi para acompañar un buen tequila, pero prefieres no ir hasta Tlaquepaque, Casa Bariachi es muy buena opción. Con equipales de cuero, papel picado y un menú variado, este lugar cuenta con un escenario en medio de su zona de restaurante donde puedes disfrutar de las mejores canciones de mariachi mientras pasas el rato. Además, ¡su carta de tequilas es enorme!

 

5. La Lupita Cantina

Si la zona en la que está ubicada no logra disuadirte, puede que el luchador semi desnudo de la entrada lo haga. ¡Pero resiste! Valdrá la pena.

La Lupita es uno de esos bares de Guadalajara que se han hecho famosos por su deliberado estilo de barrio. El encanto de su tequila no reside particularmente en su calidad, sino en el hecho de que está servido en bolsitas de plástico con popote. Esta presentación, inspirada en los chocomilks de tianguis, más la decoración kitsch y la música de boda, generan una mezcla irresistible para cualquier aficionado de los destilados del agave.

 

6. Los cantaritos de la carretera

A photo posted by Joso Torres (@josootorres) on

Si tienes antojo de un cantarito, pero tampoco te quieres tomar la molestia de ir hasta Tequila, siempre puedes aprovechar los puestos que hay en las afueras de la ciudad. Por la Carretera a Nogales, en Periférico Sur y en otras salidas de Guadalajara puedes encontrar estos establecimientos callejeros en las orillas de las carreteras que abastecen de tequila a cualquier viajero. Pueden no parecer muy elegantes a simple vista, pero el sabor es inigualable (y también son más baratos que en un bar promedio). Ojo, las cantidades de tequila que sirven en cada cántaro te impedirán volver a tomar el volante en un buen rato.

 

7. Los Famosos Equipales

A photo posted by Ma Gpe Duran Nuño (@lupitadn) on

Aunque “Las Nalgas Alegres” (su bebida más icónica) no contiene tequila, eso no quiere decir que no puedas disfrutar de este destilado de agave en uno de sus tradicionales equipales. Al ser otra de las cantinas de muchas generaciones atrás, a las mujeres tampoco se les permitía sentarse en la barra, pero a partir de 2007 se unió a la equidad de género y ahora cada quien puede elegir el lugar que mejor le plazca. Como plus, el lugar está cubierto de fotografías de Las Chivas, en caso de que te quieras sentir más tapatío.  

 

8. La Cervecería Chapultepec

Sé que por el nombre no lo parece, pero logró entrar en la lista gracias a sus caballitos. $18.00 pesos el shot. De nada.

 

9. Restaurant Bar Oriental Mascusia

A photo posted by Rene Nuño (@_reneoficial) on

Hace tiempo que los botaneros perdieron su auge en la Ciudad de Guadalajara; sin embargo, el Bar Mascusia aún mantiene viva esta tradición y mientras tú sigas bebiendo, ellos te siguen alimentando. Tortas ahogadas, caldo de camarón, pozole… Todo es cortesía de la casa, siempre y cuando consumas sus bebidas. No se pueden perder su tequila derecho ni sus famosas cazuelitas.

 

10. En compañía de tus mejores amigos

Una amiga regia, quien ya lleva un tiempo viviendo en Guadalajara, me dijo una vez que para disfrutar al 100% de un tequila debes de estar rodeado de la gente que más quieres. No importa el lugar, la música o la marca, sino el ambiente y las personas con quienes lo tomas. Así que, reúne a tus amigos, júntense en una casa y abran una botella. A final de cuentas, ya sea con 7 Leguas o con Tonayan (está bien, me pasé… que por lo menos sea Jimador), recuerden que, en palabras de mi amiga tapatía adoptiva, “el verdadero tequila es la gente”.