1. Atún con olivas


Un bocadillo clásico de los almuerzos valencianos. Sano, proteico y lleno de sabor, el atún en aceite con el toque amargo de las olivas es una combinación infalible entre pan.

2. Rosquilletas y horchata


Aunque lo habitual es mojar en la horchata fartons, o incluso coca de llanda, los valencianos de pura cepa sabemos que las rosquilletas y la horchata forman un dúo perfecto. No importa que sean ligeramente saladas, las rosquilletas (no las llames pan de pipas ni palitos) junto con nuestra bebida más amada son una de las meriendas veraniegas favoritas.

3. Buñuelos y chocolate


Muy típicos durante las fallas, los buñuelos de calabaza (siempre con agujero) son los compañeros ideales para el chocolate. Mojar churros en el chocolate está bien, pero mojar buñuelos es insuperable.

4. Patatas y pan


Dice el refrán que “pan con pan, comida de tontos”, y es lo que muchos piensan cuando comprueban que somos capaces de añadir patatas fritas a la mezcla de cualquier bocadillo. Existe incluso el bocadillo de patatas bravas y, como en el resto de bocatas, lo importante es la salsa que acompaña esta mezcla tan sorprendentemente deliciosa.

5. Café Licor y cola


Si podemos llamar a alguna combinación de bebidas 100% valenciana, esa es el burret. La teoría de que la Coca-Cola se inventó en Aielo de Malferit (Valencia) está muy contrastada; si a eso le añadimos el licor café de Alcoy, tenemos una bebida alcohólica que resucita a un muerto a base de cafeína.

6. Allioli con cualquier cosa


La pareja formada por ajo y aceite son los superhéroes de nuestra nevera. Que el arroz a banda ha salido un poco soso, allioli; queremos potenciar el sabor de la fideuà, allioli; nos ponen un poco de pan para picar y lo untamos con… allioli. El allioli (ajoaceite en castellano) nos combina con casi todo, con carne de la torrà, en la picaeta, con las bravas o en cualquier bocadillo, el allioli arregla cualquier mal plato y lo llena de potencia y sabor.

7. Pasas y nueces


Las cocas valencianas tienen muchas combinaciones, el pisto y el atún y cebolla son favoritas entre las cocas saladas. Y entre las dulces hay una pareja que supera a todas las demás, la coca de pasas y nueces. Energía pura para desayunar o merendar en una coca que mojada en un café con leche o un chocolate es una maravilla.

8. Cacau y olivas


La combinación más repetida en los almuerzos valencianos. No hace falta pedirlos, son los delanteros titulares que acompañarán a tus bocadillos a media mañana. En el banquillo calentando estarán los tramussos (altramuces), y puede que unas bravas o encurtidos, pero cacahuetes y olivas son la pareja goleadora por excelencia.

9. Pollo y conejo


Nuestro plato más conocido solo admite en su receta tradicional dos tipos de carne, pollo y conejo. Por eso mucha gente directamente pide una paella de pollo y conejo y así evita sorpresas. Otro dúo paellil lo forman la bajoqueta y el garrofó, que, unidos al dúo del sofrito, tomate y pimentón, protagonizan este festival por parejas en el que siempre ganan los comensales. Porque la pareja más importante de todas es la formada por la paella y los domingos en familia.

10. Blanco y negro


Nuestra versión del Black & White de Michael Jackson es este bocadillo que mezcla a blancos (longanizas) con negros (morcillas). Si alguno se atreve con un trío puede añadir habas o incluso optar por hacer una cama redonda e invitar a la mezcla a chorizos y ajoaceite. Importante que estén cocinados a la brasa, el sabor es mucho más intenso.

11. Mistela y pasteles de boniato

Una publicación compartida de @isabel.puey el


A la hora de tomar los dulces, la mistela es la reina de nuestras las bebidas espirituosas. Este vino dulce marida a la perfección con rosegones y turrones, pero su compañero favorito es el pastisset de moniato. Este dulce típico de Navidad ha enamorado a la mistela y juntos a miles de valencianos.

12. Helado de turrón y galleta


Cucurucho, barquillo, o las galletas clásicas para los helados de corte, el turrón y el crujiente de la galleta son inseparables. El helado de turrón de Jijona tiene muchos pretendientes, pero su amor verdadero es la galleta, pregúntale y verás.

13. Tomate y cebolla


La base de la ensalada valenciana son dos ingredientes, tomate y cebolla. Juntos funcionan de maravilla en cualquier sofrito, pero en crudo son indispensables en todas las ensaladas. Tomates con sabor y cebolla tierna, un poco de aceite de oliva y a disfrutar de la vida.

14. Arrop y tallaetes


Seguramente los jóvenes nunca hayáis escuchado hablar de este dúo, que, como el Dúo Dinámico, es de otra generación. El caso es que este postre antiguo combina cortadas de calabaza con una especie de melaza llamada arrope. Aún hay lugares donde lo puedes encontrar y sorprenderte con la pareja que forman este postre de nuestros abuelos.