1. La Cafetería

Crédito: Esta imagen ha sido republicada por @lacafeteriagdl y pertenece originalmente a @styleambitions.

Si te late la onda hipster, éste es definitivamente el sitio para ti. El nombre de La Cafetería no deja mucho lugar a dudas, sus bebidas con cafeína son la especialidad de la casa. El tradicional latte y el café con cardamomo son excepcionales, pero también tienen unas cuantas opciones menos ortodoxas como las malteadas de mazapán o las infusiones de matcha y menta. Además, el lugar es encantador. Su interior es la perfecta mezcla entre sala de estar de abuelita y departamento millennial, mientras que su exterior es idóneo para las tardes calurosas de Guadalajara. ¡Vale la pena darse una vuelta!

 

2. Café 5 Pm

Si la taza gigante de café que está en la fachada no llama tu atención, seguro lo hará el increíble jardín surrealista de su interior. Con sus luces colgantes y su muro llorón, el ambiente de Café 5 Pm es uno de sus principales atractivos. No obstante, no podemos olvidar sus deliciosas bebidas. Aunque está un poquito elevado de precio, el sabor lo compensa. Si no toleras mucho la cafeína, puedes pedir un café pequeño y alguno de sus postres, pero si tienes una noche larga por delante, no te puedes perder sus tazas jumbo. No te faltará energía, te lo aseguro.

 

3. Caligari Café

Actualmente, muchos tapatíos prefieren el café PalReal, pero yo conocí el concepto cafetero de los dueños en el Caligari y muchos años después aún le soy fiel. Aunque tiene el mismo propietario, este lugarcito oculto en el barrio de Santa Teresita tiene un concepto mucho más relajado y bohemio que su sucesor. Además de un café preparado por auténticos expertos, el lugar está cubierto de ilustraciones hechas a mano y una vibra muy alternativa. El Caligari es pequeñito, acogedor y cool. Si no se te antoja un café, también puedes chelear o disfrutar de alguno de sus suculentos platillos.

 

4. Amorosocafé

A post shared by Amorosocafé (@amorosocafe) on

Este sitio se autodenomina como un laboratorio de café y la verdad es que tienen razones para hacerlo. Amorosocafé sirve granos recién tostados y preparados cuidadosamente por sus hábiles baristas, pero no sólo eso. Parte de su encanto recae en su amor por las bicicletas, ya que todo el lugar está decorado con un tema ciclista. Si te gusta pedalear y la cafeína, ésta es la cafetería adecuada para ti.

 

5. El Terrible Juan

Aunque su nombre lo insinúa, el café de este sitio no tiene nada de terrible. Por el contrario, es una chulada. El Terrible Juan se ha convertido en una de las opciones consentidas de los tapatíos y con buena razón. Sus cafés son fuera de este mundo y el staff siempre está más que dispuesto a sugerirte opciones y explicarte sobre sus diferentes bebidas. Asimismo, el lugar tiene una vibra muy artesanal, por lo que no puedes perderte la oportunidad de probar alguna de sus mezclas.

 

6. Taller de Espresso

Si a ti lo que te gusta es el café de verdad y no tonterías, éste lugar es para ti. Aunque el Taller de Espresso se especializa en la venta de granos tostados y equipo para cafeterías, también tienen un expendio de café dedicado a alterar tu sistema nervioso de la mejor forma posible.

 

7. Peligro al Fondo

A post shared by PELIGRO (@peligroalfondo) on

Lugar con buen café y súper instagrameable, ¿qué más se puede pedir? Peligro al Fondo simula una especie de invernadero o vivero donde sirven unas tazas sublimes y cargadas de cafeína. Toda una experiencia multisensorial alrededor del café.

 

8. Suculenta Café

Con sus bebidas servidas en mason jars y su pan hecho en casa, Suculenta Café es una opción increíble para aquellos que están en busca de una cafetería auténtica, pero tranquila y sin todo el furor de otras opciones más populares. Su menú es ideal para acompañar un espumoso capuccino y la decoración es perfecta para adornar tu muro de Facebook.