Queso y dulce

En Buenos Aires le suelen llamar vigilante y también se lo conoce como Martín Fierro. Consiste en un trozo de queso y otro de dulce compacto del mismo tamaño, uno sobre el otro, que se come como postre. De acuerdo a la zona, la combinación del tipo de queso y el tipo de dulce varía. El clásico dúo es preparado con algún queso fresco con dulce de membrillo o de batata; están los fanáticos del “fresco y batata”, que sostienen que es la auténtica combinación, y los que defienden a capa y espada la autenticidad del membrillo.

En la región del noroeste se sirve combinando queso de cabra con dulce de cayote o de tuna, mientras que en el sur se suele usar queso de oveja y se acompaña con dulce de sauco, frambuesas, o maqui. En el noreste se consume con dulce de mamón, y en el litoral se utiliza el dulce de naranjas amargas.

A post shared by Ramiro Guiñazú (@ramirogg) on

Mate y pizza a la mañana del domingo

Este dúo es famoso los domingos por la mañana, ya que es muy común que en las casas se coma pizza los sábados por la noche, y si quedaron porciones sin comer, se guardan para disfrutarlas a la mañana siguiente frías, sin calentar, acompañando el mate de la mañana. ¡Un dúo tan excéntrico como delicioso!

Choripán y chimichurri

Un choriprán no es ni más ni menos que un chorizo asado dentro de un pan francés, y de por sí ya son un gran dúo. Sin embargo, para alcanzar la perfección, el choripán se come con un aderezo muy particular, llamado chimichurri: un mix bien picadito de perejil, ajo, ají molido, orégano, pimienta negra, vinagre aceite y sal.

A post shared by Touchef (@touchefapp) on

Duraznos con crema

Este clásico postre es tan simple como delicioso: dos o tres mitades de duraznos en almíbar con un par de cucharadas de crema chantilly por encima. ¡Un manjar!

A post shared by Barbara (@barbie.vera.04) on

Milanesas con papas fritas

Milanesa es un tipo de preparación de origen italiano que consiste en un filete fino pasado por huevo y pan rallado, que luego se cocina frito o al horno; hay de pollo, de pescado, de soja, de vegetales, de cerdo… pero en la Argentina, si es de carne de res, se llama milanesa, a secas. Es la comida más popular del país (se come en promedio tres veces por semana en cada hogar). Se la acompaña con ensalada de vegetales, puré de papas o en sándwich, pero su pareja ideal son las papas fritas.

Las milanesas también se preparan “a la napolitana”: con una feta de jamón, salsa de tomate y queso derretido arriba. Por supuesto ¡con muchas papas fritas!

A post shared by Camilo (@camilopizzeria) on

Los ñoquis y los días 29 de cada mes…

Los ñoquis son una pasta de papa, ricota y a veces espinaca mezcladas con harina que en la Argentina tienen una particularidad: se comen casi exclusivamente los días 29 de cada mes (se los conoce como “Los ñoquis del 29”). Debajo del plato se coloca debajo un billete como un antiguo ritual de prosperidad que se remonta al siglo VIII. Como buena pasta, se comen con tuco, una montaña de queso rallado arriba y se termina de limpiar el plato levantando lo que quede con trozos de pan.

Crédito: vincealongi

Picada con birra

Una picada es un plato de fiambres y quesos, papas fritas, aceitunas, maníes, berenjenas en escabeche y algún que otro snack salado que no puede acompañarse con otra bebida que no sea una cerveza, también llamada por su denominación en italiano: “birra”. Este dúo es cada vez más famoso en Buenos Aires, donde las cervecerías artesanales ofrecen distintas variedades de birras tiradas.

Crédito: ostrosky

Pizza y fainá

En la Argentina se acompaña la pizza con un plato de origen genovés a base de harina de garbanzos, aceite de oliva, agua, sal y pimienta, que se llama fainá. Se prepara en los mismos moldes que se usan para hacer las pizzas y la forma en que se come popularmente este dúo es poniendo la porción de pizza debajo de la de fainá. Algunos comen la fainá separada de la pizza, otros fria y hay pizzerías que la condimentan poniendo cebolla de verdeo en la mezcla.

A post shared by Ivy Tapia (@ivanaaracelit) on

Empanadas de carne y vino tinto

En el norte argentino cada provincia tiene su propia receta de empanadas y hasta hay concursos muy concurridos, populares y reñidos para definir cuál es la mejor empanada de acuerdo a la región. Pero lo que nadie pone en discusión es cuál es el complemento perfecto para formar con la empanada un gran dúo: una copa de vino tinto; puede ser malbec, cabernet sauvignon o patero… ¡pero tinto al fin!

A post shared by wonderpili (@wonderpili) on

Flan con dulce de leche (¿y crema?)

Si bien el flan con dulce de leche es un dúo muy popular, hay que decir que este dúo se convierte muchas veces en trío cuando se le agrega crema chantilly, y pasa a llamarse “flan mixto”. El flan es un postre que se prepara a base de leche, huevos y azúcar. Una vez servido, se le agrega al costado una cucharada de dulce de leche casi del mismo volumen que el flan y -si es mixto- una similar de crema chantilly del otro lado. Sea como dúo o como trío, éste es sin dudas el postre más famoso y popular de la Argentina.

A post shared by M (@_melisae) on

Chorizo y morcilla

Si vas a comer a una parrilla argentina y pedís “un matrimonio”, el mozo va a entender perfectamente que le estás pidiendo un chorizo y una morcilla. Hablamos en este caso de un chorizo criollo, sin curar, que puede ser de carne de res, cerdo o ambos; la morcilla -conocida en otros lugares como moronga- puede ser común (la de Argentina no lleva ningún tipo de cereal en la preparación) o “vasca” que es similar a la anterior pero con el agregado de pasas de uva, nueces y maní.
Se consumen calientes como entrada, antes del típico asado a las brasas, y se sirven al mismo tiempo.

A post shared by Gabriel Burgos (@gabo.burgos) on

Fideos con tuco

Los fideos son una de las comidas más consumidas en la Argentina. Pueden ser espaguetis, tallarines, macarrones, fetuccinis o fusiles y se consumen acompañados por una salsa a base de tomate, cebolla, ají, y algunas veces también con carne de res estofada o molida. Esta salsa, más allá de las variantes en su preparación, se la conoce como tuco. Una vez servidos, los fideos con tuco se espolvorean con una generosa cantidad de queso parmesano rallado.

Café con leche y medialunas

Las medialunas son una especie de croissant (dulce si son de manteca o saladas si son de grasa). Para una taza de café con leche no hay mejor partenaire que las medialunas de manteca bañadas con una delgada capa de almíbar. Y si hablamos de café con leche y medialunas debemos decir que se comen de a tres y se van mojando en el café antes de comerlas… ¡un manjar que podés encontrar en todos los bares del país!

A post shared by Joana Barros (@joanambarros) on

Mate con tortas fritas o bizcochos

La torta frita es una masa con forma de disco, dorada y crujiente a base de harina, agua tibia y sal que se fríe en grasa. Es el bocadillo perfecto para acompañar al mate en las tardes de lluvia. Otra variante de este famoso dúo son los bizcochos de grasa, que también son salados y se compran en las panaderías, a diferencia de las tortas fritas, que se preparan en las casas y se comen en el momento.

A post shared by Angelina's (@angelinasind) on

Churrasco y ensalada

En la Argentina le decimos churrasco a un filete grueso de carne de res asado a la plancha, sin más condimento que un poco de sal; si ese trozo de carne tiene hueso, se llama bife. Se trate de un churrasco o un bife, la dupla se complementa con una ensalada, tradicionalmente de lechuga, tomate y cebolla, conocida como ensalada mixta. Hay quienes prefieren ensaladas con otros ingredientes, como zanahoria y huevo duro, papa y huevo, papa y perejil, o radicheta y ajo.

Salchichas con puré

Sin dudas las salchichas con puré son el dúo más famoso elegido por los niños. Tan famoso que hasta tiene una canción y formó parte de la película animada Metegol. No es más que una salchicha de viena con puré de papas… ¡una combinación tan sencilla como perfecta!

Arroz con pollo

El arroz con pollo es un clásico de toda la gastronomía iberoamericana, pero en cada lugar tiene su propio toque. En la Argentina es casi como una paella pero sin mariscos, con una textura similar al tradicional plato español y muy diferente al risotto italiano. Generalmente se prepara en una cacerola el arroz blanco (aunque algunos lo preparan amarillo), junto a las presas de pollo previamente doradas en aceite, y luego se le agregan arvejas, cebolla, ají, y zanahoria en cubos pequeños. Un dúo famoso por su sabor, aroma y contundencia, ideal para esos días en que sentís que nada podría calmar ese hambre que tenés.

A post shared by Arlene Bonney (@alwayschavez) on

Banana con dulce de leche

Podría ser simplemente un postre, pero esta dupla es también una merienda, un desayuno o un tentempié para cualquier momento del día, especialmente cuando te atacan las ganas de comer algo bien bien dulce. Se trata nada más y nada menos que de una banana bien madura con una línea de dulce de leche que recorre su parte superior, siguiendo la curvatura de la fruta, de extremo a extremo. ¡Un shock de dulzor y energía!

A post shared by Antoneella🦁 (@antonellad27) on

El asado y… ¡los domingos!

El asado es la comida más tradicional argentina. Cualquier corte de carne de res, pollo, achuras y hasta vegetales puestos sobre una parrilla con brasas debajo es un asado. Pero el asado es mucho más rico si se come domingo al mediodía y disfrutando desde unas horas antes de toda la previa: encender el fuego, armar una picadita mientras se cocina, tomar un aperitivo y luego, una vez dispuesto todo, abrir un buen vino tinto y saborear lo que vaya saliendo de la parrilla. Un ritual que suele durar horas y que reúne a familias enteras y a grupos de amigos en ¡un día para relajarse, descansar y disfrutar!