Photo: Foto Para Ti/Shutterstock

Los pueblos de montaña más encantadores de México

México
by Kiev M. 6 Jan 2020

1. Zacatlán 

Zacatlán es uno de los pueblos de montaña más pintorescos de Puebla y gran parte de su fama se la debe a la fruta que lleva como apellido. Las manzanas de Zacatlán son tan buenas que gran parte de la economía del pueblo depende de su cosecha. De hecho, dicen que aquí se produce la mejor sidra de todo el país, además de un motón de licores y conservas que no le dan tregua al antojo. 

Pero Zacatlán es mucho más que manzanas. Aquí se fundó la primera fábrica de relojes monumentales de Latinoamérica y su herencia relojera está representada en el reloj floral de la plaza central y en el Museo de Relojería de Relojes Centenario. En las instalaciones de Relojes Centenario puedes ver un espectáculo gratuito de luz y sonido todos los sábados en punto de las nueve de la noche. 

Zacatlán te va a atrapar con su pintoresca arquitectura y con sus paisajes surreales una vez que baja la niebla por las tardes, pero las bellezas naturales que rodean a este rincón de la Sierra Norte de Puebla no deben pasar desapercibidas. A pocos kilómetros del pueblo encontrarás enormes cascadas, ríos, cañadas y senderos boscosos y en cada lugar encontrarás muchas actividades como paseos a caballo, tirolesa y rapel. Y ya que andas cerca, no olvides visitar el famoso valle de las piedras encimadas. 

Zacatlán tiene muchas opciones distintas donde puedes hospedarte, desde cabañas en el bosque con todos los servicios hasta hoteles boutique para pasar un fin de semana verdaderamente romántico. 

 

2. Mazamitla 

Mazamitla es un pueblito que parece salido de un cuento. Se encuentra enclavado en la Sierra del Tigre en Jalisco y no son pocos los viajeros que hablan maravillas de este lugar. Es el destino perfecto si lo que quieres es acurrucarte frente a la chimenea de una cabaña en medio de un majestuoso bosque o explorar senderos que te dejarán con la boca abierta gracias a su encanto natural. Y no es puro cuento, la belleza de este rincón serrano ha hecho que le apoden la Suiza mexicana. 

El senderismo es una de las mejores alternativas para descubrir los tesoros que Mazamitla esconde en sus bosques, como ríos, arroyos y cascadas. También puedes aventurarte a explorar las zonas más altas del Cerro del Tigre y el Cerro del Chacal desde donde tendrás vistas increíbles de toda la sierra.

pueblos de montaña

De regreso al pueblo de Mazamitla, no te cansarás de caminar y tomar fotos de sus pintorescas calles empedradas, delineadas por casonas blancas con balcones y tejados de madera.  Seguro también te llamará la atención la parroquia de San Cristóbal por sus peculiares campanarios que parecen las torres de un palacio chino. 

En el centro hay un montón de cafecitos, bares y restaurantes con atmósfera bohemia para pasar el rato a gusto antes de regresar a tu cabaña en el bosque. 

 

3. Real de Catorce

Real de Catorce es una joya enclavada en el altiplano potosino. Si vas en invierno puede ser el sitio perfecto para disfrutar de un paisaje invernal —con todo y nieve—, pero también es ideal para todos aquellos que quieren olvidarse del mundo moderno y reencontrarse consigo mismos en el corazón de la tierra sagrada de los huicholes. 

17 imágenes que demuestran que Real de Catorce es uno de los rincones más mágicos de México

Foto: Rulo Luna

Desde Real de Catorce puedes realizar paseos a caballo por los cerros y valles de los alrededores, además de disfrutar de la vida sencilla que se vive del otro lado del Túnel Ogarrio. Este túnel es la única entrada al pueblo y toda modernidad parece quedarse al otro lado de sus dos kilómetros de longitud. 

Si eres fanático de la fotografía te encantará este lugar en el que las noches estrelladas y los amaneceres son de una belleza única, siempre enmarcados por el paisaje desértico que se pierde en la inmensidad del altiplano. 

 

4. Corredor de la Montaña 

El Corredor de la Montaña se encuentra en el estado de Hidalgo y abarca los pueblos de Real del Monte, Mineral del Chico y Huasca de Ocampo. Los tres pueblitos tienen alma minera debido a que toda esta zona llegó a ser uno de los principales productores de plata en el mundo. Hoy en día sus minas ya no se explotan industrialmente pero siguen siendo un gran atractivo turístico.

Pueblos Mágicos México

Foto: Rulo Luna

Pero empecemos con Real del Monte. Este pueblito es uno de los más fotogénicos de Hidalgo ya que preserva la arquitectura característica de los antiguos reales de minas. Aquí te perderás por callejuelas y callejones que desembocan en pequeñas plazoletas rodeadas de edificios multicolores. Cabe mencionar que Real del Monte fue habitado durante muchos años por una comunidad de mineros ingleses que dejaron huella tanto en la cultura como en la apariencia de muchas casas del pueblo. El platillo típico de Real del Monte es el paste, la típica empanada de carne con papa que servía de almuerzo a los mineros ingleses en su hora de descanso. Entre los lugares más atractivos del pueblo está su plaza central, el Panteón Inglés, las minas Acosta y La Dificultad, el ex Hospital Minero, el Museo del Paste y el bosque de oyamel del parque El Hiloche.

Muy cerca de Real del Monte te encontrarás con el Parque Nacional Mineral del Chico. Toda la zona es perfecta para hacer senderismo, escalada en roca y paseos en motocicletas 4×4 con las que puedes llegar a miradores espectaculares como la Peña del Cuervo o el Valle de los Enamorados. Al llegar al pueblito de Mineral del Chico no puedes dejar de visitar su jardín central, el mercado de antojitos, los expendios de pastes, el museo y tienda minera, y agarrar calor con una tachuela, un shot de licor acompañado de una galleta María (suena raro pero tienes que probarlo). 

Y así llegamos hasta Huasca de Ocampo, el primer Pueblo Mágico del estado de Hidalgo. Y el denominativo le queda de maravilla pues Huasca es famoso por sus leyendas sobre duendes, al grado de tener un museo dedicado a estos extraños seres. Huasca cuenta con una innumerable cantidad de atractivos naturales como el Bosque de las Truchas, la ex Hacienda de Santa María Regla y la espectacular Peña del Aire. 

 

5. Chignahuapan 

A Chignahuapan también lo llaman el pueblo de la Navidad. La razón es que aquí se producen esferas navideñas durante todo el año. La fama de las esferas de Chignahuapan es internacional pero también lo son sus aguas termales. A unos quince minutos del centro del pueblo se encuentra el Hotel Termales Chignahuapan, un refugio perfecto para escapar del frío de la montaña y de paso eliminar todas las toxinas acumuladas durante el año. Algunas habitaciones del hotel cuentan con sus propias tinas de aguas termales y vistas a la increíble cañada en donde se encuentra el hotel.

pueblos de montaña
Photo: Shutterstock/Fernando Blancas Santos

El pueblo de Chignahuapan es pequeño pero eso no le resta encanto. Aquí podrás visitar joyas arquitectónicas como la Parroquia de Santiago Apostol —cuya fachada es una muestra del estilo barroco indígena o tequitqui y es una de las iglesias más interesantes de México— y el colorido Kiosco Mudéjar que adorna la plaza principal.  

 

6. Creel

Enclavado en la espectacular Sierra Tarahumara, el pueblo de Creel es perfecto para disfrutar de algunos de los paisajes más espectaculares de México. Si vienes en invierno, debes venir abrigado porque aquí sí cae nieve en serio. Al estar en el corazón de la sierra, Creel ofrece una gran variedad de atractivos naturales entre peñas, cascadas, desfiladeros, bosques, cuevas, puentes de piedra y valles. 

Por cierto, ninguna visita a Creel está completa sin una visita a la Casa de los Artesanos, donde puedes adquirir increíbles piezas de cestería fabricadas por los rarámuris. 

 

¿Cuáles son tus pueblos de montaña favoritos? ¡Platícanos! 

 

 

 

Save Bookmark

We use cookies for analytics tracking and advertising from our partners.

For more information read our privacy policy.