Distiendan los nervios de la primera cita riéndose a carcajadas en una obra de teatro.

A photo posted by 400Cervantes (@400cervantes) on

Bogotá es definitivamente una ciudad de teatro; por algo es la casa del Festival Iberoamericano cada dos años. Si estás un poco nervioso (o nerviosa) antes de la primera cita, nada mejor que ir a reírse con una buena comedia o show de stand up. Siempre están en temporada en alguno de los muchos teatros de la ciudad.

Vuelen (literalmente, no solo de emoción) en Sopó.

A photo posted by Caro (@krolines85) on

Empezamos esta lista con una opción un tanto arriesgada. Sopó es un pueblo ideal para volar en parapente que se encuentra a 45 minutos de Bogotá. Compartir esta experiencia llena de adrenalina es una excelente opción para conocerse de una manera auténtica. Además, pueden endulzar la tarde comiéndose un rico postre en La Cabaña de Alpina, mientras disfrutan de la maravillosa vista de la Sabana de Bogotá.

Visiten un museo o galería… y que el placer de lo estético los una.

Para los que ya se saben amantes del arte, qué mejor que compartir esta afición juntos en la primera cita. Y para los que aún no deciden si gustan de la historia o del arte, pues esta es una gran forma de averiguarlo: en buena compañía. Bogotá cuenta con varios museos como el Museo Botero, el Museo del Oro Banco de la República o el Museo Nacional de Colombia. También es posible encontrar galerías más pequeñas, donde se exhiben obras de artistas contemporáneos e innovadores como Luis Carlos Cifuentes (quien se destaca por hacer ingeniosos retratos con comida). Si ingresas a los sitios web de los museos y galerías, encontrarás actividades especiales que quizás coincidan con la fecha de tu cita. ¡Así tendrás tiempo de prepararte! 😉

Si no es arte, que sean los deportes: disfruten de un clásico de fútbol en el estadio.


Si les gusta el fútbol, qué mejor idea que dejarse contagiar por la emoción de los goles, los gritos y los cánticos de las barras en el estadio El Campín. Tal vez terminen dándose un gran abrazo en medio de la euforia del momento. O quizás ese sea solo el comienzo 😉

Vayan de compras al mercado de las pulgas en Usaquén.


Usaquén, uno de los barrios más pintorescos ubicado al norte de Bogotá, es perfecto para una primera cita. Todos los domingos, su mercado de las pulgas expone artesanías, ropa y todo tipo de curiosidades. Caminar y comprar algo interesante puede ser una excelente excusa para conocer un poco más de los gustos de cada uno mientras recorren el lugar. Pueden terminar el día caminando por sus empinadas calles de piedra y ladrillo, sentándose en una de las bancas de la plaza principal o en alguno de los bares y restaurantes del lugar.

Salgan a dar un paseo a la ciclovía.

A photo posted by Amok Von GSP (@amokthegsp) on

La ciclovía bogotana es todo un plan, aunque no he escuchado de muchas parejas que hayan tenido su primera cita aquí. ¿Por qué no? Todos los domingos y festivos de 7:00 am a 2:00 pm, muchas de las principales calles de la ciudad le dan cabida a las bicicletas y peatones dejando de lado los carros, buses y motos. Si la vida activa es lo tuyo, este espacio que la ciudad ofrece para montar en bicicleta, trotar, caminar o simplemente pasear a tu perro es perfecto para compartir con alguien. Según un gran amigo, las mejores ideas surgen caminando. Imaginate lo que puede surgir caminando con alguien que te agrada, bajo el sol bogotano…

Monten a caballo a las afueras de la ciudad.

Las afueras de Bogotá pueden ser tan atractivas como la ciudad misma. Con muchas actividades por hacer y lindos paisajes, zonas como La Calera pueden convertirse en perfectas primeras citas. Una gran cantidad de lugares ofrecen cabalgatas para todos los gustos, inclusive planes románticos (piensa bien si vale la pena invertir un poco más en esa persona). Definitivamente, una manera más atrevida para romper el hielo de ese primer encuentro es cabalgar en las montañas que rodean a la ciudad.

Pueden “ver las estrellas” en El Planetario de Bogotá.

A photo posted by Cindy Better (@cindy_better) on

El Planetario de Bogotá es un sitio poco común para conocerse, pero lo cierto es que puede resultar interesante hablar del cielo, las estrellas y el firmamento en la primera cita. Los cortometrajes del espacio y eventos especiales como las observaciones nocturnas pueden resultar en una cita más romántica de lo que imaginamos.
Para más información, pueden visitar www.planetariodebogota.gov.co

Desayunen tamal en La Puerta Falsa.

A photo posted by Andres Gaviria (@aagaviriah) on

No hay nada mejor que un buen desayuno para comenzar el día, y más si es en buena compañía. La Puerta Falsa es uno de los restaurantes más antiguos y famosos de Bogotá. Ubicado en el centro histórico de La Candelaria, y muy concurrido por turistas, es famoso por su típico tamal con chocolate. Así que si se les antoja comida típica y dar un buen paseo por uno de los barrios más coloridos, éste es un buen lugar para comenzar un agradable día.

Póngase a prueba con la adrenalina de los deportes extremos.

En cercanías a Bogotá, los más extremos pueden pasar una primera cita llena de adrenalina. A solo hora y media de la capital, se encuentra Tobia, uno de los sitios más famosos para practicar rafting, canopy o torrentismo. Con rafting, por ejemplo, descubrirás si tu pareja puede trabajar en equipo o si es de las que deja de remar…

A video posted by Manuel Mora (@jomamorga) on

Si lo que quieren es conquistar la cima o buscar una cueva oscura para el romance, Suesca es un buen lugar para practicar escalada y espeleología.

A photo posted by maria paula (@pauk_mesti) on

Practiquen yoga gratis en uno de los parques de la ciudad

A photo posted by Rodrigo Lezama (@dongato77) on

Si están en la onda más espiritual, aprovechen alguno de los parques de la ciudad que ofrecen clases de yoga gratuita, como El Virrey, Alcalá, Sauzalito o El Country. Allí podrán disfrutar un poco de la naturaleza y hacer un ejercicio que los relaja, para prepararse para lo que puede venir después 😉

O deléitense con un picnic en el parque más grande de Bogotá…


Un picnic puede ser un romántico comienzo y una excelente excusa para hablar e intimar. Cualquiera de los muchos parques de Bogotá es perfecto para este plan, pero el Simón Bolívar se destaca por ser el más grande. Colmado de zonas verdes, un lago, una ciclovía, zonas de ejercicios y una plaza de eventos, puede ser el plan perfecto (y también económico).

Disfruten de un buen concierto.


Si las fechas coinciden, ir a un buen concierto puede ser una inmejorable y recordada primera cita. Festivales como el Estéreo Picnic ofrecen no solo buena música, sino espacios para relajarse al son de un buen trago, ofertas gastronómicas, actividades interactivas de las marcas y hasta un hippie market. Ya sean artistas locales o internacionales, este tipo de shows son un pretexto perfecto para cantar y acercarse un poco más, al ritmo de sus canciones favoritas.