Foto: Marco Sacchi

1. El cordobés no va con prisa.
Va embalao.

2. El cordobés no está despistado.
Está ennortao y probablemente apollardao.

3. El cordobés no come mucho.
Come una hartá.

4. El cordobés no se escapa del trabajo un rato.
Se va una mijilla.

5. En Córdoba cuando uno se queja mucho no es un pesado.
Es un pejiguero.

6. En Córdoba no se rompen cosas.
Se descuajaringan.

7. En Córdoba no se dicen tonterías.
Se dicen pegos y parches.

8. El cordobés nunca es antipático.
En todo caso puede ser mu esaborío o tener mu mala follá.

9. En Córdoba no se sale de paseo por el pueblo.
Se dan bureos o vuertas.

10. En Córdoba no hay tiquismiquis.
Hay pamplinosos, parchosos y chuminosos.

11. En los patios cordobeses no se riegan las macetas más de la cuenta.
Se dejan enguachisnás.

12. Los cordobeses no desquician a su madre.
La ponen negra.

13. Los cordobeses no buscan ni van a mirar algo que les pueda interesar.
Como mucho bichean.

14. El cordobés no se remete la camisa.
Se la ataca.

15. El cordobés nunca mueve algo con ímpetu.
Lo zangarrea.

16. El cordobés no va de paella o barbacoa al campo.
Va de perol.

17. El cordobés no come una miga de pan.
Come un miajón.

18. En Córdoba no te imitan la voz de forma burlesca para reírse de ti.
Como mucho te remean.

19. En Córdoba no hay bebidas aguadas.
Hay galipuches.

20. Los cordobeses no se distraen con otra gente por la calle.
Chusnean.

21. Los cordobeses no se impresionan.
Se quedan eclipsaos.

22. En Córdoba no te llevan a tu casa en coche.
Te alargan a tu casa.

23. El cordobés no se cae de bruces ni de boca.
Se mete una hocicá que ve la estrellas.

24. El cordobés no limpia con una bayeta mojada.
Limpia con una ruílla.

25. Una cordobesa no se pone pendientes.
Se pone zarcillos.

26. Un cordobés no se cae al suelo fuertemente.
Se pega un jardalaso.

27. El cordobés no deshace la cama.
La esfarata.

28. Los cordobeses no tienen encimeras en la cocina.
Tienen polletes.

29. Los cordobeses no te juzgan diciendo “ahí va, ¡mira cómo va ese!”.
Como mucho te examinan y dicen “¡cucha ese…!”

30. Los cordobesas y las cordobesas ni tienen buena presencia, ni tienen maña.
Son apañaos y apañás.